Ejercicios para practicar en el año 2021

Manos libres

Por Francisco Macías Medina / @pacommedina

Los inicios de año permiten que hagamos un corte y que tengamos la sensación de reinicio, aunque en realidad el tiempo sea permanente. Es difícil resistirse a la escalada de consejos en finanzas, salud -ahora más que nunca-, así como de nuevas habilidades, en su gran mayoría digitales.

Se abre la puerta a propósitos diversos que buscan orientar expectativas que desconocemos si las viviremos. Quizás vivir es lo que sea más importante.

El año 2021 será un año electoral, en el que es previsible que los malestares, la polarización política y la incertidumbre nos tome en una mala posición, por eso será importante practicar otras alternativas.

Recientemente en una entrevista en La Jornada, el sociólogo Edgar Morín expresaba que “debemos de aprender a vivir en la incertidumbre”, por lo que sugiere estar atento a lo inesperado.

Esto me recuerda la importancia de fortalecer nuestra mirada y sentidos en general, preguntarnos por aquello que gestiona nuestro tiempo y atención, para poder incluso sorprendernos. Por ejemplo, hace apenas unos días veía la imagen de una mujer y su pequeña hija que repartían pedazos de pizza a personas que esperan noticias en las afueras del Hospital Civil Fray Antonio Alcalde.

La imagen sorprende por la iniciativa, por la acción de entrega y gratuidad, pero también por su escala: hace lo indispensable al atender una necesidad prioritaria.

Morín al hacer referencia a las crisis, señala que despierta miedos y regresiones mentales pero también la imaginación creativa. Nos hace una clara invitación a fortalecer este ejercicio de libertad y de evitar unirnos a los ejércitos del temor que invaden las redes sociales o actores que lo único que buscan es someternos a una realidad limitada.

Ahora que nos encontramos en una fase nueva de esperanza por la existencia de una vacuna, es sorprendente y triste observar discusiones cuyo origen es el desconocimiento a lo nuevo o que buscan continuar con posturas individuales mercantiles que debieron de haber muerto por esta “nueva normalidad”.

Edgar Morín, nos sugiere “tener el coraje de afrontar” como respuesta. Cuando escucho la palabra coraje, pienso en que nos requiere cierto ánimo interior, fuerza, vitalidad y hasta de un sentido activo. Hay que seguir prioritariamente a todas las personas que han dado un paso adelante para afrontar, pienso en colectivos feministas, madres que buscan a sus hijos e hijas, periodistas y personas o instituciones que defienden derechos.

Que sean las fuerzas que abran nuevos caminos, palabras y formas de hacer, las que nos permitan seguir navegando en la incertidumbre y al mismo tiempo con la certeza de que podemos vivir

Comparte

Manos Libres
Francisco Macías Migrante de experiencias, observador de barrio, reflexiono temas de derechos humanos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer