La respuesta de La Voz del Sur al Tribunal Electoral demuestra inconciencia sobre violencia simbólica contra las mujeres: Cladem

El pasado 22 de febrero, el Tribunal Electoral del Estado de Jalisco (TEEJ) sancionó al medio de comunicación La Voz del Sur de Jalisco por cometer violencia política contra las mujeres en razón de género; sin embargo, el medio alegó que se trataba de un “atentado contra la libertad de expresión”. Si bien, acataron la resolución, se mantuvieron firmes en el argumento de que “no privaron a nadie de sus derechos políticos”.

Frente a ello, el grupo de mujeres que presentó la denuncia por violencia, afirmó que la resolución del TEEJ marcó un precedente sobre la responsabilidad que tienen los medios de comunicación respecto a la igualdad de género.

Considerando que La Voz del Sur no entendió la falta que cometió, preparan dos oficios de contestación para señalar que la respuesta del periódico no corresponde a la sanción impuesta.

Por Ximena Torres / @ximena_tra

“Vamos a acatar su resolución, primero como un acto de respeto a las instituciones y segundo para estar actualizados en temas de paridad de género, pero con la firme convicción de que no somos asesinos, ladrones, abusadores, ni privamos a nadie de sus derechos políticos o de su participación en la próxima campaña, como dice su acuerdo”, esa fue parte de la respuesta que el director del medio de comunicación La Voz del Sur de Jalisco, Alfredo Pérez Herrera, dio sobre la sanción impuesta por el Tribunal Electoral del Estado de Jalisco (TEEJ) al mismo periódico por cometer violencia política contra las mujeres en razón de género.

Sin embargo, para el grupo de mujeres que denunciaron el contenido de La Voz del Sur, lo resuelto por el TEEJ es un precedente respecto a la responsabilidad que tienen los medios de comunicación de respetar los derechos de las mujeres todo el tiempo y en todos los temas.

“La importancia de la sentencia va mucho más allá de la sanción individual a La Voz del Sur de Jalisco; es decir, va más allá de un periódico local, va para todos los medios, en cualquier latitud, en cualquier lado” afirma Guadalupe Ramos Ponce del Comité de América Latina y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) Jalisco, quien junto con G 10 x Jalisco, el Consejo Ciudadano 100 por Jalisco A.C., la Federación de Empresarias Mexicanas (FEMAC) Jalisco, Portavoces de Paz y otras mujeres a título personal, hicieron la denuncia contra el medio involucrado el pasado 25 de enero ante el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC Jalisco) .

La sanción emitida el 22 de febrero de 2021 por el TEEJ incluía una amonestación económica de hasta 2 mil días de salario mínimo general vigente, una disculpa pública en la siguiente edición de La Voz del Sur con las mismas dimensiones y ubicación que la imagen de la publicación denunciada, abstenerse de realizar publicaciones similares en el futuro y someterse a un curso de capacitación orientado a la prevención de la violencia de género.

Por ello, la portada publicada el 26 de febrero por el medio de comunicación incluía la disculpa pública por cometer violencia simbólica en contra de las mujeres firmada por su director, pero en un espacio aún más grande se leía “INJUSTICIA” y “En una resolución sin precedente, el Tribunal Electoral Arrolla la Libertad de Expresión y la Circulación de Ideas y Opiniones”.

El mismo día, Alfredo Pérez Herrera, director de La Voz del Sur aseguró en su columna titulada “Injusticia y Atropello a la Libertad de Expresión” que la resolución del Tribunal es anticonstitucional porque “los medios tenemos el derecho y la obligación de analizar el desempeño de las y los políticos, así como señalar sus abusos e irregularidades en su actuar”.

Según explica, la injusticia se debe a que se les “ha dado trato de delincuentes, llevando a un medio de comunicación y a su director a tribunales como si se hubiera cometido un delito”.

Sobre ello, Guadalupe Ramos de Cladem explica que es evidente que en el medio no ha entendido que cometieron un acto de violencia simbólica de género, ni dimensionan la gravedad de ello. Eso, implica el riesgo de que la falta se cometa de nuevo.

Agrega que la sanción no pone en contradicción el derecho humano a la libertad de expresión de los periodistas, porque como dicta el Artículo 6o constitucional, la libertad tiene sus límites en el respeto a los derechos de las demás personas. En este caso, no sólo se trata de una afectación individual o personal de derechos de las mujeres, sino contra la sociedad en general.

“Les decimos con la frente en alto: ese tiempo y montones de papeles deberían invertirlos en perseguir a los verdaderos delincuentes, a quienes sí violan, matan o golpean… a los políticos corruptos que al cobijo del poder violentan de manera real a las mujeres” finaliza la columna de Pérez Herrera publicada el pasado 26 de febrero.

Las mujeres que hicieron la denuncia con la que empezó el procedimiento sancionador, ahora preparan oficios de contestación al TEEJ y al Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco porque aseguran que la respuesta de La Voz del Sur no corresponde a la sanción impuesta, principalmente la de emitir una disculpa pública con las mismas dimensiones y ubicación que la imagen denunciada.

Los argumentos del Tribunal Electoral del Estado de Jalisco

El contenido por el que se sancionó a La Voz del Sur fue una imagen publicada el 22 de enero pasado en la portada del medio. En ella aparecen dos mujeres jalándose del cabello acompañada de las leyendas “Mujeres pelearán por la alcaldía de Zapotlán” y “Hasta el momento hay siete precandidatas registradas”.

En el Tribunal Electoral del Estado consideraron que la imagen vulneraba los derechos políticos de cualquier mujer que participe o tenga la intención de participar en la vida política de Zapotlán el Grande y en general, de Jalisco, ya que banalizaba y restaba valor a su trabajo y propuestas. Y es que el contenido da a entender que, en las contiendas electorales, las mujeres no son racionales y razonables, sino que se agreden para lograr sus objetivos.

Además, el contenido tiene un impacto diferenciado en las mujeres porque alimenta estereotipos en lugar de resaltar las cualidades de las contendientes, tales como su trayectoria profesional, propuestas y resultados positivos en cargos políticos anteriores.

Finalmente, la autoridad resaltó los impactos reales que implica la violencia simbólica, pues “es la base de todos los tipos de violencia, que a través de las costumbres, tradiciones y prácticas cotidianas se refuerzan y reproducen las relaciones basadas en la sumisión de las mujeres”.

Por las consideraciones anteriores y por lo dispuesto en el Código Electoral del Estado de Jalisco sobre violencia política contra las mujeres en razón de género, el TEEJ consideró como infractor a La Voz del Sur y se registró tanto al medio de comunicación, como a su director, en la base de datos de sujetos sancionados a cargo de la Secretaría General del mismo Tribunal.

Comparte

Ximena Torres
Estudiante de periodismo, fotógrafa y reportera feminista trabajando por hacer el periodismo en el que creo. Interesada en temas como justicia para las mujeres, salud, movilidad e interculturalidad. Ganadora del Premio Jalisco de Periodismo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer