Nada es lo que parece

La Calle del Turco

Por Édgar Velasco / @Turcoviejo

 

¿Han oído hablar de la Prueba del Pato? Seguro que sí, es simple: si cualquiera de ustedes, amigues míes, se topa con un pájaro que se ve como un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces lo más seguro es que esa ave que están viendo sea, efectivamente, un pato. Desde su simpleza, esta prueba es muy eficaz para explicar el mundo y todo lo que en él vemos. A menos, claro, que uno viva en la Nueva Jaliscia, ese idílico proyecto de nación libre, soberana, independiente, que vive defendiéndose —no sabemos bien de qué, pero el spot dice que se defiende— y que es encabezado por Enrique Alfaro.

Aquí, en la Nueva Jaliscia, si el ave se ve como pato, nada como un pato y grazna como un pato, es probable que sea un zanate. O una güilotita. O una paloma. O lo que sea, menos un pato. ¿No me creen? Veamos algunos ejemplos:

Suponga usted que otra vez la madre naturaleza nos castiga con el látigo de su desprecio y las presas están secas, los ríos inservibles y Chapala a medios chiles. Ha llegado el momento de racionar y las autoridades han decidido que será necesario hacer cortes al servicio de agua potable en algunas colonias de la zona metropolitana de Guadalajara. ¿Se ve como un tandeo, corta el servicio como un tandeo, trae complicaciones a los ciudadanos como un tandeo? Bueno, pues se equivocan: según las autoridades no se trata de un tandeo, cómo creen, si esos nomás pasaban con el PRI y con el PAN y el gobernador influencer prometió que no habría más de esos nunca más. Esto es un… suministro rotatorio de agua potable. Risas grabadas.

* * *

Primer acto: A finales del año pasado, en una entrevista el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, fue cuestionado sobre si buscaría meterse a la presidencia de Guadalajara. El empresario que devino político respondió con el Manual de los Lugares Comunes en la mano: dijo que no, pues respetaría el derecho de Ismael del Toro a buscar la reelección.

Segundo acto: A mitad de semana, Ismael del Toro, también conocido como el alcalde invisible, anuncia que no competirá en la elección, renunciando así a su posibilidad de ser reelecto. Avienta por delante “motivos familiares”, relacionados con la salud de una de sus hijas.

Tercer acto: Apenas un día después, Movimiento Ciudadano anuncia que su candidato para contender por Guadalajara va a ser… Pablo Lemus. Inserte aquí el meme de falsa sorpresa de su preferencia.

¿Se ve como que le están aplanando el camino a la gubernatura a Lemus, huele a que le están limpiando el camino a la gubernatura a Lemus, suena a que le están allanando el camino a la gubernatura a Lemus? Nah, para nada. Llegar a la alcaldía de Guadalajara justo en el trienio previo a la elección del gobierno estatal es nada más mera coincidencia.

(Ojo: no pretendo invalidar la muy respetable preocupación del señor Del Toro por la salud de su hija. No obstante, sí me parece muy cobarde que se esconda detrás de ella y la use como salida de emergencia luego de ser el presidente municipal más invisible en mucho tiempo, opacado por la sombra, bastante grande hay que decirlo, de su exmentor, Alfaro. ¿Oh, Enrique, Enrique: por qué le has abandonado?)

* * *

Junio de 2020. Cientos de personas salen a protestar, a pesar de estar en plena subida de contagios de covid-19, por la muerte de Giovanni López a manos de la policía municipal de Ixtlahuacán de los Membrillos. En las pantallas —de televisión y de los móviles— vemos una patrulla arder y a muchas personas haciendo destrozos en palacio de gobierno. Vemos a policías regresar pedradas, a policías montonear a los detenidos, a policías hacer detenciones arbitrariamente y al azar. Vemos a un sujeto prender fuego a un policía y luego vemos imágenes que presuntamente demuestran que el incendiario era del equipo policial. La versión no se desmiente y tampoco hay un detenido por eso.

Al día siguiente, los reportes son escalofriantes: policías vestidos de civil armados con palos y bates hacen un cerco en las inmediaciones de la calle 14, sede de la Fiscalía. Sin identificarse y en camionetas sin rótulos, realizan detenciones arbitrarias, se llevan a jóvenes, los retienen, les quitan sus pertenencias, los amedrentan y luego los dejan, en camionetas con rótulos de panadería, en colonias de la periferia. Al día siguiente, otra manifestación. En una foto vemos a seis policías cargando a un joven inconsciente luego de la madriza que le dieron.

¿La muerte de Giovanni se ve como abuso de poder propiciado por el mensaje bravucón del gobernador ante la pandemia, huele a abuso de poder propiciado por el gobernador, se hizo como un abuso de poder cobijado desde el mando mayor del gobierno estatal? Noup. Toda la responsabilidad es de los malos policías municipales, no de los buenos policías estatales. Posoye.

¿Se ve como represión, se mueve como represión, hace como represión? Nope. En la Nueva Jaliscia eso es “una actuación ejemplar de los elementos de seguridad”.

¿Se ve como que dieron la orden de reprimir, huele a que dieron la orden de reprimir, luce como que dieron la orden de reprimir? Jamás. Lo que pasa, dijeron primero, que había unos elementos desobedientes. No, no, no. En realidad, dijeron después, es que el crimen organizado había infiltrado a la Fiscalía de Jalisco. Una acusación tan seria que no ameritó una sola investigación profunda y cuyo ruido se aplacó con tres chivos expiatorios.

Manejo contradictorio de la pandemia, ataques contra la prensa, reciclado de proyectos como El Zapotillo, protección al negocio inmobiliario, crisis de desaparecides, crisis de seguridad (con asesinato de exgobernador incluido), pleitos con la Federación, reverencias a la Federación… todos son inventos. Porque aquí, en la Nueva Jaliscia, nada es lo que parece. Ni siquiera los patos.

Comparte

La calle del Turco
Édgar Velasco Reprobó el curso propedéutico de Patafísica y eso lo ha llevado a trabajar como reportero, editor y colaborador freelance en diferentes medios. Actualmente es coeditor de la revista Magis. Es autor de los libros Fe de erratas (Paraíso Perdido, 2018), Ciudad y otros relatos (PP, 2014) y de la plaquette Eutanasia (PP, 2013). «La calle del Turco» se ha publicado en los diarios Público-Milenio y El Diario NTR Guadalajara.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer