¡No son tres, no son cuatro, no son cinco, somos todos!: A tres años de la desaparición forzada de Marco, Daniel y Salomón

#HastaEncontrarlos

Durante la acción memorial a tres de la desaparición forzada de Javier Salomón Aceves Gastélum, Marco Francisco García Ávalos y Jesús Daniel Díaz García, ocurrida el 19 de marzo de 2018 en Tonalá, Jalisco; sus amigos, compañeros y profesores escribieron un pronunciamiento que ZonaDocs reproduce con su autorización.

MARCO, DANIEL, SALOMON, tres años de que nos los arrebataron, hoy probablemente ya se habrían graduado y habrían comenzado a trabajar en producciones, y ya no serían mis alumnos, si no mis colegas.

Dos años después nos arrebataron a otro compañero, ya graduado, allá en San José del cabo: Andrés Francisco Gastélum Hernández. Y este año nos arrebataron a la hermana de otro ex alumno: Wendy Sánchez Muñoz.

Me hacen falta, nos hacen falta, siempre hay una sensación de vacío desde el día que se los llevaron, no puedo evitar verlos en cada estudiante nuevo que entra, no tengo palabras para describir lo que es dar clase sabiendo que esto se sigue repitiendo y no puedo evitar pensar: ¿Cuántos más ?: ¡Ni uno más! es siempre la respuesta, la gritan las madres y padres que no encuentran a sus hijos , y los hijos que no saben dónde están su madre o su padre.

El día de hoy estamos aquí para preservar la memoria para dejar de forma permanente lo que comenzó hace 3 años, un símbolo tomado por las familias de desaparecidos, las mujeres organizadas y la sociedad civil, resignificado esta glorieta como un espacio de memoria y lucha. Queremos que esta memoria perdure.

Y hoy sigo pensando: ¿Cuánto dolor más? ¿Cuánta sangre? ¿Cuánto horror? ¿Cuántas familias más han de sufrir antes de que esto termine?

Por lo pronto, aquí estamos nosotras y nosotros, hablando un lenguaje distinto para tratar de frenar la violencia, un lenguaje no muchas veces entendido, pero que siempre ha estado allí en la historia para acompañar a todo ser humano que necesita saber que hay alguien que vive las mismas violencias, las mismas tristezas.

Ustedes nos arrebatan la vida y nosotros escribimos poesía sobre la tragedia humana; ustedes se matan entre sí y nosotros componemos música que sea un llanto por los muertos y desaparecidos; ustedes nos desaparecen y nosotros levantamos un monumento para los que se llevaron, para que sea un espejo donde ustedes vean sus rostros y no puedan escapar de ellos, y así también esta ciudad nunca olvide a los que están esperando ser encontrados.

Ustedes se disfrazan de monstruos, y nosotros vemos atrás de sus ojos y queremos contar su historia, porque hay una, no contada, atrás de su mirada amenazante vemos el terrible miedo que les carcome desde su infancia y dicta cada una de sus acciones, pues solo alguien con un terrible miedo a la existencia opta por destruirla.

Y si, también lloramos por ustedes, no les odiamos, ustedes son ese espejo roto que representa todo lo que en nuestra sociedad ha fallado:
Les fallamos porque hoy en México la esclavitud sigue vigente.

Les fallamos cuando el campo fue condenado por los estados a ser saqueado y explotado para el beneficio de las grandes ciudades y los grandes terratenientes.

Les fallamos cuando en México no hay justicia e igualdad, pues están a la venta de quien puede pagarla. Les fallamos cuando todos permitimos que la realidad sea una pirámide donde el poder se ejerce de arriba hacia abajo y no desde la organización social horizontal.

Les fallamos pues seguimos aceptando un sistema educativo que violenta todos los días a los niños poniéndoles números para hacerles creer que hay humanos que valen más que otros.

Les fallamos cuando permitimos que se instaurara la idea de que el objetivo de esta vida es la acumulación de capital sin importar el costo.

Les fallamos cuando establecimos que ser hombre es ser una máquina de guerra y sometimiento, y que para hacerlo tiene que arrancarse el corazón, incapaz de expresar el amor.

Les fallamos al no garantizar en nuestros niños una vida sin violencia.

Les fallamos cuando no escuchamos su dolor y sus demandas antes de que fuera demasiado tarde.

Les fallamos y hoy también asumimos esa responsabilidad para tratar de cambiar es tas realidades.

Cuando salgamos de esta locura, cuando encontremos a todas y todos, espero que podamos mirar esta glorieta, ver hacia atrás y decirnos: ¡esto no debe de volver a pasar jamás!

¡Ni una, ni uno mas!


¡No son tres, no son cuatro, no son cinco, somos todos!

¡Si al arte, no a la violencia!

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer