El valor social de la información

AMEDI Jalisco

Por César Mora / @AmediJalisco

Vivimos en la era de la información y durante este último año nos hemos enfrentado a una gran cantidad de información en medios digitales, por lo que el valor social de la información cobra relevancia.

La información tiene un valor incalculable, ha generado un mercado de consumo digital en donde nuestros propios datos tienen un valor que aún desconocemos. Pero la importancia de la información es más amplia, por su efecto social, ya que gracias al acceso a la información podemos saber que existen 3.9 millones de unidades económicas en nuestro país, de las cuales 370 mil corresponden a nuestro Estado y es el comercio la actividad de segmento más amplio.

Además, podemos saber que en nuestro país existen 80 millones de usuarios de internet, los cuales utilizan en un 95% los teléfonos inteligentes, que el 90% lo utiliza para obtener información. También que el rango más amplio de acceso a internet se encuentra entre los 12 a los 24 años, y que en Jalisco tenemos 280 mil adultos mayores de 60 años.

Lo anterior nos permite conocer de manera amplia la situación de nuestro contexto y conocer qué sectores pueden ser los más afectados, cuáles son los principales medios de consulta de información, o qué cantidad de vacunas se requieren para atender el primer segmento de la población.

Es importante mencionar los elementos que deben considerarse para que la información tenga valor social. En principio, la información debe ser un bien público, que pueda ser consultada por cualquier ciudadano, sin exclusión alguna. Otro elemento es que, al ser un derecho garantizado por el Estado, se debe procurar una difusión proactiva y focalizada, esto es, mayor información con la mayor calidad posible y segmentada por grupos de interés, lo que conlleva a una utilidad social.

Otro elemento con sus características, la información debe ser comprensible para todo público, pertinente en cuanto a lo que se espera de la misma y confiable, es decir, debe generar certeza de su veracidad. El último elemento es que la información debe generar valor público. El valor público es a lo que los ciudadanos le damos importancia, que lo percibimos de manera satisfactoria, porque garantiza nuestros derechos, satisface nuestras necesidades y es de calidad. Por ejemplo, en un trámite para la obtención de un documento, al ciudadano lo que le interesa es reducir su tiempo al momento de realizar dicho trámite, eso es lo que le otorga valor. La información generará valor público cuando los usuarios perciben esta cualidad al recibirla porque les permite tomar decisiones relevantes.

Anwar Shah ha establecido que los gobiernos locales (aquellos que están más próximos a las necesidades de la sociedad) deben tener tres características fundamentales: ser responsables con las obligaciones conferidas; responder a las necesidades de sus ciudadanos y deben rendir cuentas de sus acciones y asumir el escrutinio público.

La importancia del gobierno es que posee una estructura ejecutora de recursos, acciones, programas y políticas públicas, por lo que es un importante generador de información y en época de crisis, la comunicación debe dotar de certidumbre a la sociedad. La falta de empatía y compromiso social de los gobiernos en la generación de información durante este año de pandemia ha sido una constante.

Por ejemplo, una evaluación a las capitales del país realizada por CIMTRA en 2020 mostró que solo 9 de 32 capitales obtuvieron calificación aprobatoria sobre información relacionada con el Covid-19, en promedio obtuvieron 40 por ciento de calificación. Esto cobra relevancia al ser el municipio el gobierno más próximo a la sociedad.

A principios de este mes se dio a conocer que el Instituto de Transparencia de la Ciudad de México realizó una revisión de los programas sociales surgidos para atender la contingencia sanitaria por el Covid-19, identificando que sólo en 4 de 10 de ellos se publica el padrón de beneficiarios, por lo que desconocemos si el ejercicio de los recursos se ha realizado de manera eficiente.

En días recientes, el Instituto Nacional de Transparencia (INAI), ordenó a la Secretaría de Salud federal entregar información detallada de 130 hospitales que fueron concluidos en esta administración para atender de mejor manera la pandemia por Covid-19, después de que se hubiese señalado que la información era inexistente, información básica en tiempos de pandemia.

Otro de los casos que podemos destacar es la falta de información en la aplicación de la vacuna en nuestro Estado, principalmente en Guadalajara, generando aglomeraciones para obtener un espacio que garantizara su derecho a la salud, o bien, la reciente respuesta a la información solicitada por un medio local al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses.

Estos casos evidencian la falta de respuesta a las necesidades de información y la nula rendición de cuentas de los gobiernos hacia los ciudadanos. Sin duda queda mucho por hacer, pero el valor social de la información será efectivo cuando la información permita atender necesidades de la población, generando una percepción de satisfacción por su fácil acceso, comprensión, oportunidad y confiabilidad.

Comparte

Amedi Jalisco
Impulsa la discusión pública sobre el ejercicio de las libertades de expresión e información y el derecho a la información, así como promueve el respeto, por parte de las instituciones gubernamentales y los medios de comunicación, de los derechos relacionados con la obligación legal y ética de garantizar a los mexicanos información veraz y objetiva sobre los asuntos de interés público.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer