La comunidad LGBTTTIQ+ en Jalisco demanda representación y propuestas electorales para erradicar la violencia y discriminación

En el marco del proceso electoral 2020 – 2021 los colectivos de la diversidad sexual en Jalisco como Voto Incluyente exigen a los y las candidatas que contienden por un cargo público que sean sensibles ante las problemáticas de la comunidad LGBTTTIQ+ y que, de resultar electos, trabajen para garantizar sus derechos humanos y erradicar la discriminación.

Desde el colectivo, presentan una agenda política de temas que las autoridades deben atender entre los que se incluyen la erradicación de la violencia, la salud y educación sin discriminación, los derechos laborales, la cultura incluyente y la participación política de las personas de la diversidad sexual.

Por Ximena Torres / @ximena_tra

Con el proceso electoral 2020 – 2021 y especialmente con el inicio de las campañas el pasado 4 de abril, se abre una nueva oportunidad para avanzar en la deuda que los y las funcionarias públicas tienen con respecto a los derechos de la comunidad LGBTTTIQ+. Por tal motivo, organizaciones locales como Voto Incluyente emprenden la lucha para denunciar actos de discriminación y reclamar representación real para la población de la diversidad sexual.

Voto Inlcuyente es un colectivo integrado por personas LGBTTTIQ+, que no está afiliado a ningún partido político y que a partir de las elecciones de 2012 trabaja para incentivar la participación de la comunidad diversa en la vida pública y política de Jalisco. Desde entonces, quienes conforman la organización han identificado que los y las candidatas que contienden a los cargos públicos de la entidad no los y las representan. Algunos, por incumplir sus propuestas de campaña sobre temas de la diversidad cuando resultan electos, y otros por ni siquiera tomar en cuenta sus necesidades y exigencias de la comunidad.

Si bien reconocen que, a diferencia de 2012, ahora hay mayor apertura por parte de los y las candidatas para atender y hacer propuestas para la comunidad de la diversidad sexual, siguen sin legislar para ellos, ellas y elles.

Luis Guzmán, integrante del colectivo, explica que algunos de los partidos políticos de creación más reciente, incluso, incluyen en sus estatutos garantizar los derechos de las personas LGBTTTIQ+, lo cual resulta contradictorio al revisar que algunas de las personas que los integran y que ocuparon cargos públicos en el pasado, no legislaron sobre el tema en aquel entonces:

“Hay, como siempre, partidos políticos y candidatos y candidatas que dicen que sí, que ellos están a favor (de los derechos de la comunidad LGBTTTIQ+), pero es la misma historia. Ya no creemos en ellos, porque lo mismo nos dijeron en 2018, en 2015 y en 2012, y no lo hicieron” dice Luis de Voto Incluyente.

Esas promesas incumplidas se muestran, por ejemplo, en el retraso de la armonización de la ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo o género. Y es que, aunque las personas homosexuales pueden casarse en Jalisco desde 2016 debido a la acción de inconstitucionalidad 28/2015 de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN); los artículos 258, 260 y 267 bis. del Código Civil del Estado, se refieren al matrimonio como una unión entre hombre y mujer hasta la actualidad. Eso provoca que las instituciones públicas que proveen la seguridad social no reconozcan los derechos de parejas del mismo sexo.

Los temas pendientes de la agenda LGBTTTIQ+

Aún desde la desconfianza que provocan los años de promesas incumplidas, este proceso electoral 2021 Voto Incluyente se reunirá con los y las candidatas a cargos populares para presentarles una agenda política de acciones para garantizar el ejercicio pleno de los derechos humanos de las poblaciones de la diversidad sexual.

La agenda se divide en siete ejes de trabajo con múltiples líneas de acción cada uno, y considera como grupos de atención prioritarios a las personas intersexuales, niños, niñas y adolescentes, personas adultas mayores, personas con discapacidad, personas privadas de la liberta, madres solteras, personas indígenas y afrodescendientes, personas en situación de calle y personas migrantes, desplazadas o en condición de asilo.

El eje 1 sobre la justicia y erradicación de la violencia, incluye tipificar la privación de la vida de una persona en razón de su orientación sexual, identidad de género, expresión de género o características sexuales; prevenir y erradicar las terapias de conversión, así como las intervenciones quirúrgicas de “normalización genital” no consentidas a las personas intersexuales, entre otras acciones.

El segundo eje de salud integral y sin discriminación exige garantizar que las personas trans accedan a servicios de endocrinología y procedimientos quirúrgicos de reasignación de sexo; garantizar la atención a las personas portadoras del virus de inmunodeficiencia humana (VIH) desde su detección hasta lograr la indetectabilidad; entre otras.

Respecto a la educación para la inclusión y no discriminación se aborda la implementación de programas de estudio que incorporen los derechos sexuales y reproductivos con información basada en evidencia científica y perspectiva de derechos humanos.

El cuarto eje de los derechos laborales e inclusión económica incluye crear políticas públicas que brinden atención integral a personas LGBTTTIQ+ en situación de pobreza, descriminalizar el trabajo sexual, así como fortalecer las protecciones laborales de quienes lo ejercen y sancionar a las empresas que discriminen a las personas con sexualidad diversa.

Los ejes de la cultura incluyente y medios de comunicación, fortalecimiento del estado laico y participación política LGBTTTIQ+, proponen sensibilizar y capacitar a los medios con herramientas para la no discriminación, promover y respaldar candidaturas de personas de la diversidad sexual y otras acciones.

La participación de personas LGBTTTIQ+

Luis Guzmán lamenta que en Jalisco el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) no llame a los partidos políticos a comprometerse a postular a personas de la comunidad LGBTTTIQ+ en el proceso electoral actual.

En cambio, el Instituto invitó a los partidos a firmar el “Pacto por el Respeto, Reconocimiento y Participación de las personas de la Diversidad Sexual LGBTTT+”, que desde el análisis de Voto Incluyente no ha significó una mayor inclusión de las personas de diversidad sexual en las candidaturas.

Por su parte, la consejera del IEPC, Zoad García, señaló que en este proceso electoral 2020-2021 se diseñó un formato de inscripción de candidaturas que permitió, a quien así lo decidiera, a hacer visible su orientación o identidad de género no normativa.

“El formato lo diseñamos de tal manera que quien decidiera hacer visible orientación de género o su identidad de género no normativa lo pudiera hacer” expresó en entrevista con ZonaDocs.

No obstante, aseguró que para el siguiente proceso tendrán que realizar “acciones afirmativas para que cada vez más las personas que se postulen a las candidaturas representen a todos los grupos y llegar a una democracia más incluyente”.

El colectivo reconoce que sí hay un número mínimo de candidatos y candidatas con orientaciones sexuales diversas por algún cargo en Jalisco. Sin embargo, más allá de eso, lo que exigen es la participación de personas sensibles y receptivas ante las necesidades y derechos de todas las personas, pues que algún funcionario o funcionaria se declare abiertamente LGBTTTIQ+ no implica que realmente representará y legislará por los derechos de la comunidad.

“Si algún candidato hace una declaración en contra de nuestros derechos claro que lo vamos a exhibir. Y también a los que están a favor y lo han dicho. A ellos y ellas a lo mejor hasta les vamos a exigir más, porque si dicen que reconocen los derechos de la diversidad, pues que lo cumplan”, dice Luis Guzmán.

En Voto Incluyente también harán un esfuerzo para que los y las ciudadanas tengan material para hacer votos más informados estas elecciones a través de un Observatorio por la Igualdad. Para ello hacen recomendaciones iniciales, como permanecer vigilantes ante las propuestas de los y las candidatas que no son viables. Por ejemplo, las de personas candidatas a presidencias municipales que prometen modificar las leyes del estado de Jalisco.

También, revisar la apertura de los y las candidatas para hablar del tema de la diversidad sexual, su discurso al respecto y las propuestas e iniciativas que presentaron en el pasado quienes ya han ocupado cargos públicos.

Comparte

Ximena Torres
Estudiante de periodismo, fotógrafa y reportera feminista trabajando por hacer el periodismo en el que creo. Interesada en temas como justicia para las mujeres, salud, movilidad e interculturalidad. Ganadora del Premio Jalisco de Periodismo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer