Seguridad y crisis de derechos humanos en Jalisco: ¿Hacia dónde debería apuntar la agenda política en las elecciones?

#JaliscoElecciones2021

Jalisco vive uno de los momentos más críticos en materia de seguridad y derechos humanos de su historia, pues somos el estado con más personas desaparecidas en el país, el que más cuerpos exhuma de fosas clandestinas, y entre los que más homicidios y feminicidios registra.

En contraparte, el debate político-electoral -una vez más- “propone” ideas bajo una lógica que parece no asociarse con la realidad de las personas y donde lo importante no es la seguridad, en tanto derecho, sino la narrativa que se puede tejer alrededor de ésta y para cual sólo se ofrecen medidas paliativas y no estructurales.

Este texto inaugura la apuesta electoral de ZonaDocs, la cual tiene como objetivo hablar de lo urgente, lo necesario y lo deseable en temas claves para la vida democrática del estado de cara al próximo 6 de junio.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco

La seguridad es un tema del que no pueden escapar las y los candidatos en campaña, y lo cierto es que no todos tienen en torno a ésta, propuestas claras que le permitan saber a la ciudadanía cómo y de qué manera se pueden minar las diversas violencias estructurales que les atraviesan y que, lamentablemente, tienden a condicionar su vida cotidiana.

Hasta ahora hemos escuchado que la inseguridad va a disminuir con la presencia de drones vigilantes y con más cámaras de seguridad, armamento, patrullas y policías, pero poco oímos la seguridad ciudadana con una lógica de derecho humanos.

Para identificar cuáles son los elementos claves que debemos tomar en cuenta durante el proceso electoral en materia de seguridad y derechos humanos, platicamos con Francisco Macías, abogado y defensor de los derechos humanos.

¿Cuáles son los temas pendientes en materia de seguridad y derechos humanos?

Lo primero que debemos de tener claro es que la elección se vive en tres niveles; es decir, se van a elegir legisladores federales, y la labor de estos diputados es muy importante porque en materia de seguridad propiamente, la mayor parte del presupuesto proviene de la federación… y la experiencia que tenemos nos ha dejado claro que a nivel local podrá haber mucho reclamo, pero se recauda muy poco para poder redistribuir el recurso en todos los temas de seguridad.

El papel de estos diputados, tanto los federales como lo locales, es clave porque participan en la discusión de estos presupuestos y porque inciden en la rendición de cuentas, además de que tienen la obligación, aunque esto lo hagan muy poco, de propiciar debates y contrapesos en torno a las decisiones que se puedan tomar en la materia.

Del ámbito federal podemos pasar a lo municipal, pues si aquí algo falla puede generar un problema sistémico, pues una mala decisión impacta de manera directa en la vida de las personas.

-¿Entonces dónde deberíamos centrar la atención?

Regresando a lo federal, lo que yo veo es una multiplicidad de temas y en concreto señalaría los indicadores de los crímenes de alto impacto, específicamente, en lo que se refiere a homicidios y feminicidios, pero también la estrategia de militarizar la seguridad, a través de la Guardia Nacional, lo que evidentemente ha sido insuficiente, inconsistente y con altos riesgos en razón del mecanismo que ellos mismos crearon, pues aunque iba dirigido a detener los crímenes de alto impacto, esto no ha funcionado en cuanto a números y tampoco en razón de la capacidad de operación e inteligencia porque no existe un combate real a la macrocriminalidad.

En México, lo que estamos experimentando es la creación de islas de impunidad que se están haciendo cada vez más duras al verse robustecidas por la inacción y la falta de presencia de las autoridades, pero también por la ausencia de un debate en torno a la militarización de la seguridad, lo que debería ser una obligación de las y los diputados, pero éstos no han discutido sobre los pocos resultados de la estrategia que aprobaron, ni de sus consecuencias: la victimización.

¿Y los mecanismos de protección, y las víctimas de la violencia?

Lo que ahora observamos es una gran debilidad en los mecanismos protectores de los derechos humanos por una pérdida de autonomía, pues se han apegado más a la agenda política, lo que hace que ahí también se pierdan contrapesos.

El otro gran tema pendiente de la seguridad son las víctimas porque ellas padecen también la debilidad de los mecanismos que deberían de protegerles como la CEAV (Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas), y obviamente, el tema central ahí es la Fiscalía General y las fiscalías locales, pues aunque en el membrete son autónomas, son inactivas en muchas de sus funciones sustantivas, tienen una rendición de cuentas muy baja y sus alcances se apegan más a la agenda de los gobiernos centrales que la justicia que tendría que buscar para las víctimas.

Una cruda radiografía

En Jalisco, del 1 de enero de 2015 al 31 de marzo de 2021, han sido asesinadas 14 mil 752 personas; el 38% de estos asesinatos fueron cometidos con el uso de armas de fuego; esto acorde con la información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Si a estas víctimas se le sumasen, cuestión que el Gobierno de Jalisco no hace, el número de cuerpos exhumados de fosas clandestinas en los últimos años, la cantidad de homicidios se incrementaría a 16 mil 376; pues el estado concentra el 15% de todos los cuerpos localizados en fosas clandestinas del país, tal y como lo informó la Comisión Nacional de Búsqueda, el pasado 8 de abril.

Esta misma instancia federal señaló que Jalisco es ahora el estado con mayor número de personas desaparecidas del país con 12 mil 443 (10 mil 675 hombres; 1,753 mujeres y 15 sin identidad), pero esto es un tema poco abordado en las campañas más allá de que existan condolencias o preocupaciones.

En cuanto a feminicidios, conforme a la Dirección de Planeación y Estadística de la Fiscalía del Estado de Jalisco, del 2015 al 2020 se han cometido 293, lo que nos sitúa entre los primeros cinco estados con más feminicidios en el país; sin embargo, el Comité de América y El Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem), ha señalado que esta cifra oficial es muy cuestionable, pues menos del 10% de los homicidios de mujeres son tipificados como feminicidios en el estado.

Esta dura realidad, lamentablemente, ha servido para enaltecer una narrativa que, en el marco de las campañas políticas, sólo toma un problema tan grave como la seguridad como parte de un marketing político que hace del miedo un botín; sobre ello, ahondamos con Francisco Macías:

¿Qué sensación te deja la manera en que las y los candidatos han hablado sobre la inseguridad y la crisis de derechos humanos que se vive en Jalisco?

Las campañas lo que en su mayoría hacen es promover un producto específico que tiene una gran desconexión con lo que está viviendo la gente, hoy por hoy un candidato que quisiera tener una agenda de seguridad tendría que buscar el fortalecimiento de la policía civil, los contrapesos de la militarización y el combate a las distintas violencias, principalmente a las provocadas por el crimen organizado, y tomar también como prioridad las desapariciones de personas desde mecanismos de no repetición y reparación.

A esto debería sumarle todo lo relacionado con la agenda de género, pues no basta sumarse o reprobarla, sino proponer acciones concretas, desde los ámbitos de la competencia del puesto al que contienden, para detener la violencia feminicida.

¿En ese sentido, qué elementos podrías recomendar para que las y los ciudadanos puedan identificar buenas propuestas en materia de seguridad?

Lo que yo propondría es hacer un ejercicio donde podamos poner en un tablero las propuestas de las y los candidatos conforme el modelo de seguridad del cual éstos hablen; por ejemplo, colocar por un lado aquellos que hablan de un modelo de seguridad pública que sólo obedece a la operación; es decir, que sólo propone comprar más chalecos, armas, patrullas, contratar más policías y que independientemente de los indicadores que muestran malos resultados en este modelo insisten en mirar a la seguridad desde esta óptica.

Y por otro lado colocar para quienes la seguridad pública debe responder más a un modelo de seguridad ciudadana con una perspectiva de derechos; en este modelo al policía se le ve como un componente más de la sociedad… se le ve como un policía que es próximo a los derechos de la sociedad, y donde parte de su función es poder interactuar con las necesidades y abogar por las necesidades de las personas para, así, poder tener inteligencia para detectar los factores de riesgo que es donde se originan los grandes fenómenos de delincuencia y donde están también los orígenes que generan la macrocriminalidad. Esto ayudaría a identificar dos distintos modelos de seguridad que hoy están presentes en los discursos electorales.

Además, Francisco Macías remendó identificar la narrativa desde donde las y los candidatos hablan de la seguridad, pues muchas veces reducen el tema a una noción simplista de “buenos contra malos”, lo cual en nada ayuda a la comprensión de la violencia, la seguridad y los derechos humanos desde un sentido holístico.

¿Qué proponen los partidos políticos en materia de seguridad?

Si la o el ciudadano revisa, las plataformas políticas de los diversos partidos que están contendiendo en el proceso electoral en Jalisco encontrará que para ellos los elementos más prioritarios son:

PAN

  • Realizar las adecuaciones necesarias para la homologación de las leyes en materia de seguridad, prevención del delito y readaptación social.
  • Impulsar los esquemas de capacitación para los cuerpos policiales.
  • Promover que los Ayuntamientos y el Gobierno del estado generen las previsiones necesarias para mejorar las prestaciones sociales y económicas de sus elementos.

PRI

  • Hacer valer el estado de derecho en materia de procuración de justicia.
  • Disminuir los delitos de alto impacto.
  • Coordinación metropolitana en temas de seguridad pública.

PRD

  • Atender y resolver las causas sociales de la violencia y el acceso a la justicia.
  • Crear el instituto ciudadano para la prevención social del delito.
  • Rechazar toda política de seguridad discriminatoria que criminalice la pobreza.

PVEM

  • Reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial Del Estado de Jalisco.
  • Endurecer las penas por el delito de portación ilícita de armas de uso exclusivo del ejército.
  • Crear un modelo único de policía.

PT

  • Prevención de la Delincuencia
  • Procuración de Justicia en las fases de averiguación previa y proceso penal.
  • Actuación de los órganos jurisdiccionales.

Movimiento Ciudadano

  • Promover un modelo de seguridad ciudadana en el que se privilegia la seguridad de las personas desde una perspectiva de derechos humanos.
  • Desarticulación de las bases económicas y financieras de las redes delincuenciales estatales y sus vínculos con las nacionales.
  • Poner énfasis en la profesionalización y dignificación de la carrera policial como parte fundamental de la estrategia.

MORENA

  • Erradicar la corrupción y reactivar la procuración de justicia.
  • Pleno respeto a los derechos humanos que permee todas las acciones e instituciones de gobierno
  • Reformular el combate a las drogas, la estrategia prohibicionista es ya insostenible.

PES

  • Fortalecimiento de las Instituciones en materia de seguridad y justicia.
  • Reformar la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Publica para que incluya un modelo de estructura único de las corporaciones policiales.
  • Reestructurar el funcionamiento de las Fiscalías Generales de Justicia bajo modelos homologados que transparenten el ejercicio de recursos y los resultados de la política de persecución penal a partir de indicadores de desempeño.

SOMOS

  • Crear un Sistema de Impartición de Justicia moderno, eficaz y transparente.
  • Modernizar del sistema de impartición de justicia con apego a los principios de debido proceso, en el que se asegure el acceso a todas las personas a un juicio justo.
  • Modernizar del sistema de readaptación social y cumplimiento de sanciones, para apegarse a los principios de presunción de inocencia.

HAGAMOS

  • Propiciar la integración de la población dentro de las actividades de prevención, y generar condiciones de cercanía entre la población y las autoridades.
  • Fortalecer la vinculación entre los cuerpos de seguridad pública a nivel estatal y municipal en conjunto con la sociedad.
  • Generar condiciones que promuevan el acceso de la ciudadanía a los mecanismos de impartición de justicia.

FUTURO

  • Combatir con las estructuras que generan la violencia, como el machismo, la corrupción y la injusticia social que priva de los derechos fundamentales a las personas más vulnerables.
  • Combatir al crimen organizado a través de la inteligencia financiera, que “sigan el dinero” hasta topar con las o los responsables.
  • Impulsar el establecimiento de un modelo bien estructurado y socializado de policía comunitaria, un modelo que incluya procesos de sensibilización, capacitación y reconocimiento institucional..

 

Comparte

Darwin Franco
Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer