El Portal de la Resistencia y la digna rabia en Colombia

“Usted es un mentiroso, un habla mierda. Los policías rompen las casas todas las noches y gasean sin importar si hay niños, ancianos o enfermos” le dijo una manifestante en el Portal de la Resistencia (Portal Américas) al secretario de gobierno de Bogotá, Luis Ernesto Gómez, después de que no asumiera ninguna responsabilidad frente a los abusos que se han cometido contra los manifestantes durante el Paro Nacional en este lugar.

Por Colombia Informa

El Portal de la Resistencia queda en el suroccidente de Bogotá. Allí se conectan a través del Transmilenio las localidades de Kennedy y Bosa, una de las que tienen la mayor densidad poblacional en la ciudad y en las que se encuentran algunos de los barrios más empobrecidos.

Durante el Paro Nacional el Portal de la Resistencia ha servido como espacio de encuentro y organización. Esta reunión de personas ha generado procesos organizativos como el espacio humanitario “Al calor de la olla”, creado como un lugar de encuentro, discusión y acciones culturales, pero también ollas comunitarias para la alimentación de manifestantes y demás transeúntes. Allí también se han instalado puntos de Atención Pre Hospitalaria -APH- para atender a los heridos. Todo ha sido autogestionado y organizado de manera pacífica y comunitaria.

Esto contrasta con el tratamiento que ha dado la Policía y el Escuadrón Móvil Anti Disturbios -Esmad- a los encuentros comunitarios en el Portal, pues no solo ha confrontado las manifestaciones pacíficas, sino que al interior de las instalaciones del Transmilenio ha instalado un centro de operaciones en donde guarda armamento y detiene manifestantes. Incluso se han denunciado hechos de tortura protagonizados por la fuerza pública que han ocurrido en esta estación.

El viernes 21 de mayo (día 23 de las movilizaciones) se realizó un espacio de interlocución entre el secretario de gobierno y los manifestantes. Allí se exigió respeto por el espacio humanitario, el retiro del Esmad y el desmonte del centro de operaciones que la fuerza pública instaló en la estación. Además, los manifestantes mencionaron puntos que aluden al pliego nacional como la renta básica universal, así como el desescalamiento de la violencia que noche a noche ha dejado personas heridas, asesinadas y desaparecidas.

Después de cada intervención, el secretario de gobierno reconoció el uso excesivo de la violencia por parte de la fuerza pública, pero no asumió ningún tipo de responsabilidad. Así, no dio explicaciones frente al accionar de la policía, lo cual es preocupante si se entiende que la autoridad distrital debería responder por las acciones de la policía en la ciudad. Tampoco se logró llegar a ningún tipo de acuerdo frente al retiro de los uniformados del refugio humanitario.

Finalmente el secretario y demás funcionarios de la alcaldía se retiraron del espacio de diálogo. Más tarde la policía volvió a arremeter contra los manifestantes que, una noche más, resistieron ante los ataques de los uniformados y de las 5 tanquetas que llegaron al lugar.

El Portal de la Resistencia se ha convertido en un sitio emblemático del Paro Nacional pues, por un lado, ha sido uno de los puntos en los que se han vivido constantes y crueles hechos de represión, Todas estas denuncias se han realizado gracias a los reportes de las organizaciones defensoras de Derechos Humanos y a la prensa alternativa que cada noche han acompañado a los manifestantes.

Por otro lado, miles de personas continúan llegando a diario para participar de las actividades de protesta y articular acciones creativas que, con digna rabia, nutren a diario este espacio humanitario gestado en colectivo.

***

Este texto se publicó originalmente en Colombia Informa:

https://www.colombiainforma.info/el-portal-de-la-resistencia-y-la-digna-rabia/

 

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer