La necropolítica del cáncer México

MAROMA

Por Emma M. Oropeza De Anda / Integrante de Maroma: Observatorio de Niñez y Juventud

Foto: Christian Cantero / @ChristianChMalv

 

Escuchar la palabra cáncer para nombrar a todo eso que alguien a quien amamos o una misma está viviendo es una de las mayores pesadillas que pueden llegar a convertirse en realidad. El horror aumenta cuando aparece la imposibilidad de acceder a un tratamiento que por lo menos nos abra la puerta a la posibilidad de luchar por preservar la vida. ¿Te imaginas que alguien a quien amas o tú misma estuvieran en esa situación? Tan sólo pensar en la probabilidad de que eso ocurra se siente horrible ¿verdad? Quizá tan horrible que nuestra psique no nos permite ni siquiera pensarlo y decidimos ignorar el tema… hasta que no nos explota en la cara, hasta que el diagnóstico de cáncer entra a nuestra vida para congelarlo todo, para recordarnos la fragilidad de la existencia y de los sueños que nos quedan por cumplir.

Sé que pensar en esto es horrible, pero por favor ahora imagina que no puedes acceder a ese tan deseado tratamiento médico para tu ser querido o para ti misma, no puedes porque alguien decidió que el Sistema de Salud mexicano debía ser reformado y desapareció el Seguro Popular con todo y el Fondo de Protección contra Gastos Catastróficos, un subsistema del Seguro Popular que financiaba por completo los tratamientos para algunos tipos de cáncer y que permitió ganar la batalla oncológica a muchísimas personas de todas las clases sociales, de todos los grupos étnicos, de todas las religiones y de todas las preferencias políticas, ¡el cáncer no discrimina y los programas de atención médica tampoco deben hacerlo!

Las y los mexicanos tenemos derecho a la salud, nos lo repiten en todas y cada una de las clases de Formación Cívica y Ética. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos puntúa que:

Toda persona tiene derecho a la protección de la salud, si las personas hacen uso de los servicios de salud tienen el derecho de obtener prestaciones oportunas, profesionales, idóneas y responsables.

¿Entonces por qué desaparecer el Seguro Popular sin tener listo para su plena ejecución un programa más acorde con los valores del gobierno actual? Esos que dicen tomar la opción por los pobres, pero a la vez les privan de su derecho a la salud y a la preservación de la vida. ¿Entonces por qué han permitido que por más de 960 días las niñas, niños, mujeres y hombres diagnosticados con cáncer en nuestro país estén siendo privados de medicamentos oncológicos? Les están dejando morir, les están matando por omisión o quizá con toda la intención.

Es preciso explicar ahora el concepto “necropolítica”, la necropolítica se refiere al uso del poder político y social para decidir las políticas que determinan quién vive y quién muere, justo como se está dictando la política de salud en México, privando a algunas personas de su derecho a la sanidad pública y al acceso a los medicamentos que requieren. Incluso podemos identificar esta tendencia en el entorpecimiento del sistema de vacunación para COVID-19, mismo que requirió de un registro virtual en un país como el nuestro en que sólo el 56.4% de los hogares cuentan con internet, y solo el 44.3% con una computadora. ¿Te imaginas cuantas personas adultas mayores no pudieron acceder a su derecho a ser vacunadas por falta información y recursos para realizar el registro?

No cerremos los ojos ante la crueldad, ante la insensibilidad de quienes dictan la política de acuerdo a sus intereses económicos. Es verdad que nuestro Sistema de Salud jamás ha sido ejemplar, porque en México no tenemos un Sistema de Protección Social que nos ampare, sino secretarias desvinculadas que dificultan su correcto funcionamiento, sin embargo, es evidente que se está ejerciendo el poder para directa o indirectamente decidir quien vive y quien muere. No seamos parte de esto, por favor apoyemos y exijamos el abastecimiento de medicamentos oncológicos y atención sanitaria para todes, es nuestro derecho y nuestra obligación exigir su cumplimiento.

Por favor rompe el silencio, por elles, por tus seres queridos y por ti.

Comparte

Maroma
Maroma es un observatorio de la niñez y la juventud. Somos un grupo interdisciplinario de personas involucradas en los sectores académicos, comunitarios, públicos y privados con fines de gestión y bienestar para la niñez y juventud que busca incidir en políticas públicas y movimientos sociales con un enfoque de innovación social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer