¿Dónde está Oliver?: A 3,284 días de su desaparición

A Oliver Díaz Toscano lo desaparecieron el 10 de julio de 2012 en la Plaza El Palomar en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco.

A nueve años de su desaparición, su madre no ha dejado de buscarlo pese a las ineficiencias institucionales, pues no hay seguimiento de su caso ni se ha presionado para que alguno de los tres detenidos explique qué fue lo que hicieron con Oliver.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco

Dos mil 384 días han pasado desde que Oliver Díaz Toscano fue desaparecido en la Plaza Palomar en Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco. Cada uno de estos días han sido contados por Julieta, madre del también taekwondoín de quien no se sabe nada desde el 10 de julio de 2012.

A nueve años de su desaparición, las distintas áreas de la Fiscalía del Estado de Jalisco que se han hecho cargo del caso no han dado a la familia Díaz Toscano ninguna información sólida de qué pudo haber pasado con el joven. A Julieta esto le ha hecho perder la confianza en las autoridades, pues en lugar de darle calma siente que la acosan por la presión que ha hecho para que realmente busquen a su hijo.

Incluso, en este último año, la única llamada que recibió de parte de la Fiscalía fue para darle información sobre que las sospechas que existían sobre su familia ya habían sido descartadas; sin embargo, fueron incivos en entregarle unos supuestos papeles en su domicilio: “A mí esto me pareció muy sospechoso, pues yo tengo tiempo de no ir a Fiscalía, así que no tenían mis actuales datos, y así fue como supe que quizá no eran de Fiscalía quienes me marcaron”.

Esta, lamentablemente, no es la primera vez que la señora Julieta recibe el acoso de personas ajenas por sus labores de búsqueda y exigencia de justicia; esto lo reportó en Fiscalía para dejar nuevamente antecedentes; no obstante, ahí le notificaron que para seguir avanzando en su investigación era obligatorio que ella tramitara la declaración de ausencia y la presunción de muerte: “Yo no he querido hacer esto porque para mí es muy difícil, pues siento que es como ya estarlo enterrando, y lo que hago es buscarlo hasta que lo pueda encontrar”.

Estos trámites que le exigen en Fiscalía no debieran condicionar ningún tipo de investigación, pues se tratan de trámites de tipo civil que no deben tener vinculación con el proceso penal que la señora Julieta tiene por la desaparición de su hijo Oliver.

Los hechos y las exigencias de Julieta

Oliver Díaz Toscano fue visto por última vez el 10 de julio de 2012 en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga; las dos líneas de investigación que están vigentes para saber qué fue de Oliver apuntan a dos hechos; el primero, la detención de un joven al que se le conoce como «El Toscano» pero sobre el cual la Fiscalía se ha negado a buscarlo en los centros penitenciarios locales y federales; el segundo hecho es la aprehensión de tres personas que presuntamente participaron en la desaparición de Oliver.

Estas personas fueron detenidas por integrantes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada en la Ciudad de México; sin embargo, la Fiscalía tampoco le ha informado a Julieta qué fue lo que declararon y qué información pudieron haber dado para saber dónde está su hijo. La Fiscalía ha mantenido toda esta información en secrecía.

Otra de las posibles explicaciones de la desaparición de Oliver Díaz Toscano, a decir de Julieta, son las actividades que los primos de éste realizaban y sobre las cuales poco se han investigado de parte de las autoridades; por ello, es que a nueve años les manda este mensaje:

“Les hablo con el corazón en la mano a las esposas de Hugo, Alejandro y Ulises Vega Valencia, Ustedes son madres y tienen hijos, a Ustedes les hablo para que me digan lo que saben, les pido que hablen con sus esposos para que éstos se comuniquen en lo privado y me digan dónde y cómo está mi hijo, o para que me digan dónde me lo dejaron, sólo eso les pido”.

Son ya 3,284 días sin Oliver; desde entonces, Julieta no ha dejado de preguntarse: «¿por qué se lo llevaron? ¿por qué a él?»; las respuestas no llegan porque la Fiscalía no han dado ni el más mínimo resultado; sin embargo, ella no va a claudicar ni dejará de colocarse el uniforme de taekwondo de su hijo (Oliver fue medallista de oro por Jalisco en la Olimpiada Nacional del 2006), el cual con orgullo porta cuando va a alguna manifestación o acto público para exigir su búsqueda y localización.

Comparte

Darwin Franco
Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer