“Fuimos todas, Alfaro:” Frente Feminista de Jalisco y Las Paritaristas exigen retiro de cargos a mujeres detenidas por protestar

El pasado 9 de julio, 10 integrantes del Frente Feminista de Jalisco que protestaban a las afueras de las instalaciones de la Secretaría de Educación del estado fueron detenidas por la policía estatal, a través del accionar del grupo “Ateneas”. Todo se desarrolló bajo el uso excesivo de la fuerza y la represión sin importar que dos de ellas eran menores de edad y una más cargaba a su bebé de tres meses en brazos.

Durante los días posteriores, desde el Frente han realizado distintas manifestaciones para exigir a esta dependencia el retiro de los cargos imputados a sus compañeras; que van desde daño en las cosas, daño al patrimonio urbano, pandillerismo, lesiones, hasta delitos contra representantes de la autoridad. Además, de un monto de 195 mil pesos por concepto de reparación del daño a favor de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ).

Este lunes a través de un acto público frente a Casa Jalisco, Las Paritaristas, grupo integrado por mujeres de diversas fuerzas políticas, se sumaron a la consigna “Sin Cargos las 10” y “Fuimos todas, Alfaro” para demandar al Gobernador del estado que acepte que las diez manifestantes solamente ejercían su derecho a la protesta social.

Texto y fotografías por Leslie Zepeda / @lesszep2

Este lunes a las afueras de Casa Jalisco, la residencia del gobernador Enrique Alfaro, el Frente Feminista de Jalisco junto con la agrupación de Las Paritaristas – quienes han militado como mujeres políticas abiertamente feministas en el estado- se unieron para exigir al mandatario estatal que sean retirados los cargos a las 10 mujeres manifestantes el pasado 9 de julio en las inmediaciones del edificio de la Secretaría de Educación. Aunado a ello, demandaron justicia para las víctimas de violencia sexual dentro de escuelas de nivel básico, así como, alto a estas prácticas deplorables.

Una de las mujeres detenidas e integrante del Frente Feminista de Jalisco acudió a este espacio, además, con la demanda de que se resarzan los daños ocasionados a sus compañeras que, al igual que ella, fueron sometidas a diversas formas de violencia durante la detención policial:

“Yo estoy exigiendo un peritaje psicológico porque a raíz de eso tengo despertares nocturnos, no tengo apetito, todo el tiempo estoy en sentido de alerta. No quiero salir a la calle porque traigo a mi cría en brazos y no me la puedo despegar, entonces siento que soy muy identificable, me siento perseguida”, explicó.

La también madre, denunció las amenazas y la intimidación que experimentó de parte de las agentes policiales de la corporación “Ateneas” -responsable de la detención-, quienes, a la par, la responsabilizaron por acudir con su bebé e, incluso, le mencionaron que “se lo quitarían para entregarlo al DIF”.

Aunado a ello, señaló que ni a ella, ni a sus compañeras les informaron sobre sus derechos durante el momento de la detención, sino que tuvieron que “leerlos desde un celular”; mientras que, dijeron haber recibido amenazas de muerte en el proceso de detención por parte de las mismas agentes policiales:

“En mi caso me leyeron mis derechos hasta que salí del parte médico, lo que fue una hora y media después (de la detención) se nos tomaron fotos, se nos trató con violencia, no sólo física, sino también psicológica. Nos amedrentaron, nos decían de todo para intimidarnos, incluso amenazas de muerte” señalaron.

Desde Las Paritaristas, la política Itzul Barrera señaló que, desde su perspectiva, los cargos impuestos son totalmente desproporcionados, ya que, uno de ellos les prohíbe acercarse a menos de 500 metros de cualquier edificio público, lo que limita su libre tránsito consignado como un derecho que debe ser garantizado según la Constitución Política de México en el artículo 11.

A decir de Las Paritasitas, su objetivo al aliarse con el Frente es claro, crear presión mediática y política para que los cargos imputados sean retirados a las 10 manifestantes. Y es que, destacan dos elementos vitales que deben ser considerados: 1) ellas estaban ejerciendo su derecho como ciudadanas a la protesta social y, 2) dichos cargos repercuten en su vida cotidiana pues han sido estigmatizadas y criminalizadas.

“Después de las declaraciones de nuestro gobernador al decir que por unas se descalifica el movimiento de todas, nosotras que además de ser feministas somos un grupo de mujeres que participan en la vida pública quisimos coadyuvar con las mujeres del Frente para arropar y señalar que el movimiento feminista somos todas y que él no elije quien o no participa en el movimiento feminista. Lo que hacen unas, lo hacemos todas”.

Al respecto, habrá que advertir que en una rueda de prensa convocada días después de las detenciones, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro ofreció declaraciones públicas donde calificó como “actos de violencia” las acciones de protesta feminista y exigencia de justicia del día 9 de julio:

“Estamos ante un problema de violencia brutal y pareciera que el responsable de lo que pasó ese día es el gobierno. Estamos explicando que ante este asunto se han tomado todas las medidas necesarias, que no había una justificación para una cosa así y perdón, pero yo lamento mucho que por unos o por unas se descalifique un movimiento que tiene toda la legitimidad y que nosotros le tenemos un profundo respeto a las manifestaciones de las mujeres para evitar agresiones en contra de ellas, para buscar equidad. A todo ese movimiento le expresamos nuestra solidaridad, nuestro respeto y nuestro reconocimiento, pero perdón, la violencia no tiene justificación”, expresó el mandatario.

La criminalización durante esta y todas las manifestaciones feministas en general es persistente

“Cuando una mujer sale de esos estándares es cuando empiezan a criticarla. ante los ojos públicos siempre vamos a ser las malas madres. Si nos quedamos en casa malo, si salimos malo, pero una madre también lucha, una madre no deja de ser mujer por el hecho de convertirse en madre. Es hora de que se empiecen a dar cuenta de que el rol de madre es diferente al que se ha vivido todos estos años”, exclamó la joven madre manifestante.

Por último, agregó que es importante la unión como mujeres militantes del feminismo en Jalisco, pues, en su opinión, al gobierno no le importa las diferentes ideologías a la hora de reprimir la libertad de expresión:

“Hoy fuimos nosotras, pero si siguen criminalizando las protestas, mañana van a ser otras. Al Gobierno no le importa si eres liberal, si eres radical, lo que sea. El gobierno simplemente te va a reprimir porque pone a todas las feministas en un costal. Tenemos que estar unidas para que no vuelva a pasar”.

***

Las mujeres fueron inicialmente imputadas por los delitos de daño en las cosas, daño al patrimonio urbano, pandillerismo, lesiones y delitos contra representantes de la autoridad; sin embargo, tras la valoración del caso el juez determinó que únicamente les serían atribuidos los delitos de pandillerismo y daño a las cosas, además, se decidió que podrían llevar a cabo el proceso en libertad.

Comparte

Leslie Zepeda
Periodista y fotógrafa feminista. Forma parte de CUCiénega Fem.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer