Una escuela para madres, padres y familias con hijes trans

La escuela para familiares con personas trans de la organización Impulso Trans arrancó el pasado 25 de julio con la charla ¿Cómo apoyo a mi hije trans? Este espacio buscó que madres y padres pudieran expresar sus emociones y procesos para ayudarse mutuamente a comprender a jóvenes trans de distintas edades.

Estos lugares para el diálogo y reflexión son necesarios en un país donde, según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), las mujeres y hombres trans son discriminados en sitios públicos, en 41.67% y 37.98% de los casos respectivamente.

Texto y fotografías por Leslie Zepeda / @lesszep2

La relación y aceptación que forman las personas trans dentro de sus círculos de confianza y familiares son fundamentales para su desarrollo y transición. Sin embargo, estas no siempre son las adecuadas, así lo demostró el diagnóstico que realizó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en 2018 sobre la población trans y diversa en el centro del país. Los resultados fueron visibles: el 40% de los hombres trans entrevistados reconocieron que su familia ni siquiera conversaba o aceptaba su identidad de género, así mismo, al 34% de las mujeres trans.

Por ello, la organización Impulso Trans consideró necesario ofrecer información importante para aquellas madres o padres de hijes trans que tienen la necesidad de conocer cómo acompañar y apoyar a sus niñes y adolescentes dentro de sus hogares. Esta serie de pláticas que forman parte de algo muy semejante a una “Escuela para padres y madres” arrancó el pasado 25 de julio con la charla: ¿Cómo apoyo a mi hije trans?

En este espacio pudieron compartir grupalmente las experiencias que han vivido y aprendido al lado de sus hijes. La plática fue presentada por Natalia de Alba y Romario Araiza, ambos psicólogues especialistas en temas de disidencias sexuales y temas afines.

Durante la charla, Romario Araiza, habló sobre la negación de identidades y cómo estas prácticas pueden convertirse en acoso, incluso, aunque se trata de un familiar. Es decir, esto sucede cuando alguien insiste en nombrar a esa persona con el pronombre que le fue impuesto y no por el que eligió: ella, él o elle.

Por su parte, Natalia de Alba reconoció que un ámbito familiar seguro es indispensable para sus hijes, más aún cuando están atravesando por un proceso de transición y aceptación de su identidad:

“Es importante para las personas trans vivir su transición al lado de personas que les hagan sentir segura, amada, apoyada y creo que la familia es un pilar importantísimo para la expresión de su identidad. Se ha comprobado en muchísimas experiencias que cuando una persona entra en proceso de transición es acompañada por familiares, pues obviamente disminuyen los factores de riesgo a tener depresión, ansiedad, riesgo de suicidio o discriminación”.

Durante la sesión aprendieron sobre la diferencia entre orientación sexual e identidad de género. Además, compartieron sus experiencias como padres y madres de hijes trans, por lo que han atravesado y, sobre todo, sobre sus aprendizajes en este proceso, particularmente, a reconocer que cada proceso es distinto tanto para sus hijes como para sí mismos.

Un tema recurrente durante la charla fue el de la seguridad. Uno de los padres compartió el temor persistente con el que vive al saber que su hija es una mujer trans en medio de un país que les violenta continuamente, desde la discriminación hasta la violencia física:

“¿Cómo se enfrentan al mundo cuando todo mundo los va a estar señalando? ¿Cómo lo protejo?” se cuestionó uno de ellos.

Elena Plascencia, una de las madres asistentes reconoció que ella y su familia han pasado por un proceso complicado y con muchas preguntas, pues su hija recientemente se identificó como mujer trans. No obstante, como su madre, ha tratado de entenderla, asimilarla y comprenderla:

“Ha sido complicado, días de llorar, días de reflexión, días de pedir perdón, pero estamos en el camino. Lo más importante es que ya tenemos un grupo de papás que estamos viviendo lo mismo, con muchas dudas, culpas y preguntas, pero con ganas de ver a nuestros hijos felices”, agregó Elena.

Izack Alberto Zacarías, hombre trans, abogado y actual presidente de la organización mencionó que existe una ausencia de información evidente respecto a las problemáticas que atañen a la población trans en general, lo que, en su opinión, significa que hasta el momento el Estado no ha subsanado este vacío que podría garantizar un avance para comprender las realidades que enfrenta esta población. Por su parte, mencionó que desde Impulso Trans han trabajado para construir estadísticas basadas en la población usuaria de la asociación, la cual, expone que, alrededor del 75 u 80% no recibe un apoyo completo por parte de su familia.

“Ahorita empezamos con la actividad de escuela para familias, justo porque aquí en el hogar es donde muchas personas trans reciben violencia o viven discriminación y sabemos que si te quedas en una situación de calle el asunto se puede complejizar mucho más. Desde la experiencia que tenemos, cuando las familias están presentes, aunque no entiendan el tema o les cueste nombrarles, aquí están las familias, entonces las transiciones son mucho más amigables, más llevaderas,” reconoció el activista.

Por lo tanto, desde la organización consideran importante que las familias tengan acceso a la información y que también trabajen los temas

“A mamás y papás les es complicado porque les dieron una educación, les dijeron cómo debían ser las cosas, pero de repente llega su hije y les tumba el castillito que a veces para las familias es complejo”.

En ese sentido, resaltó la importancia del apoyo, acompañamiento y arropo que deben brindar a sus hijes, puesto que, ellas, ellos y elles se enfrentan o enfrentarán continuamente a diversas violencias, discriminación y negación de derechos afuera de sus hogares. Por lo tanto, dijo, “no hace falta que sus hijes sean “corridos” o “expulsados” de sus casas, incluso, que ahí mismo sean expuestos a distintos tipos de agresiones o violencia psicológica, que no respeten sus nombres y/o pronombres”.

“Al no sentirse con el apoyo de la familia, entonces los dejas totalmente en la indefensión. Incluso cuando ya somos personas adultas los lazos familiares continúan siendo importantes”, agregó el activista.

Lo complejo de este tema radica en las enseñanzas culturales, señaló Izack; por ejemplo, explicó, “se nos ha enseñado a soportar agresiones de nuestra madre, padre o cualquier otro familiar por el hecho de mantener algún parentesco”, sin embargo, advierte, esto “debe romperse”. Sobre todo, consideró, porque el hogar puede ser el primer sitio donde la población trans es violentada y son precisamente esas enseñanzas las que favorecen que elles normalicen estas formas de violencia, no las identifiquen y después no puedan denunciarlas.

Respecto al papel que tiene esta escuela para madres, padres y familias con hijes trans, Romario Araiza enfatizó en que su labor no es imponer datos e información, sino acompañar y guiar:

“Nos conmueve un montón que ellas mismas (las madres) sean las que vayan dando como esas estrategias comunitarias de cómo fue cuidar a mi hija, cómo fue mejor para mí, verte y espejearte con esa persona. La intención del grupo sería eso, que las mismas familias fueran su propio apoyo. Si bien ahora como psicólogo y psicóloga estamos siendo la guía, al final el grupo busca ser un espacio que se sostenga de las familias, que proponga, sea entre padres ese acompañamiento. Que sean ellas mismas las que den esas estrategias por caminos que ya pasaron”.

La psicóloga Natalia de Alba aseguró que la realidad que enfrentan como madres y padres con la transición de su hije trans también es complicada y se puede ver afectada por duelos, ansiedad, depresión o sentimientos de culpa. Sin embargo, una forma de sobrellevarlos es colectivizándolos y apoyándose en las familias que ya pasaron por el proceso que probablemente alguien más va comenzando.

Además, el psicólogo Romario Araiza advirtió que es importante tener presente el contexto, las condiciones y realidad que cada familia atraviesa. Lo que significa que no todas contarán con las mismas herramientas ni tendrán el mismo acceso al conocimiento en el tema.

“Justamente en Impulso trans se trata de que sea un acceso amigable para todas las personas. Sin embargo, hay familias que, para llegar, por ejemplo, tardan más tiempo en el transporte público y eso ya les expone, con la situación de ahora de la pandemia”.

***

En las próximas sesiones los temas a abordarse estarán relacionados con las inquietudes de las familias, como: hormonas, tipos de masculinidades, formas para compartir información con el resto de la familia, aspectos legales para el cambio de nombre en su acta de nacimiento y área médica para hijes que quieren cambiar aspectos de su cuerpo.

Desde la organización tienen pensado que las pláticas, además de realizarse de forma presencial, también puedan ser transmitidas vía Internet, esto pensando, sobre todo, para personas que necesitan este servicio, pero son habitantes de municipios alejados del Área Metropolitana de Guadalajara.

Hasta ahora, cada sesión se tiene planeada para cada tercer domingo de cada mes a las 10 de la mañana, no tiene un costo o precio fijo, sólo se pide a las y los asistentes una aportación voluntaria para quien cuente con posibilidades económicas.

***

Impulso Trans es una asociación civil que lucha por los derechos de la población trans en Jalisco bajo la creación de espacios seguros para su libre desarrollo. Desde hace 8 años comenzaron a trabajar por:

“Lograr el fortalecimiento de las Personas Trans: Transgénero, Transexuales, Travestis, Intersex y LGBQ+, a través de información oportuna, veraz y confiable, además de generar estrategias que promuevan la visibilización y la inclusión en espacios de salud, laborales, educativos y sociales, incidiendo en la elaboración de políticas públicas, bajo un enfoque de igualdad y no discriminación, integrando la Perspectiva de Género y Derechos Humanos.”

Cuentan con cinco formas de apoyo para las personas trans que así lo soliciten, entre ellas está la consejería, donde se les guía en la etapa de transición, particularmente, para quienes recién están viviendo el proceso de presentarse con un pronombre, compartir su identidad con familiares y amigos y demás aspectos que incluyen este proceso que les acompañará en las distintas etapas de su vida. También se encuentran: canalización médica, orientación jurídica, vinculaciones laborales y espacios de socialización.

En el siguiente número puedes contactar directamente a la organización para incorporarse a la escuela para familiares de personas trans: 3310382509, así como en su página de Facebook donde también encontrarás información sobre sus múltiples servicios: https://www.facebook.com/impulsotransac

Comparte

Leslie Zepeda
Periodista y fotógrafa feminista. Forma parte de CUCiénega Fem.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer