“Nos siguen faltando” reclaman familiares de Kenia y Karla, mujeres trans desaparecidas junto a familias buscadoras en Zapopan

Con una acción religiosa familiares de Kenia Duarte Pérez y Karla García Duarte, jóvenes trans desaparecidas el 18 de septiembre de 2020 en la colonia Mesa Colorada Oriente de Zapopan, se unieron a la exigencia de aparición con vida de las decenas de personas que también han sido desaparecidas en esta zona periférica del Área Metropolitana de Guadalajara.

Al menos 16 nombres de personas desaparecidas fueron escritos y colocados por sus familiares en una lona de pellón a las afueras de la iglesia El Señor de los Rayos, donde además de orar por sus seres queridos, lanzaron globos blancos al cielo mientras reafirmaron su compromiso de encontrarles y traerles de regreso.

A la acción se sumó la familia de Jaime Adrián Rodríguez Solís, joven de 29 años que desapareció junto a Kenia y Karla y del cual todavía se desconoce su paradero.

Texto por Dalia Souza / @DaliaSouzal y Darwin Franco / @DarwinFranco.

Fotografías por Christian Cantero // @christian_ch_malviviente // @christiancantero

Kenia Duarte Pérez y Karla García Duarte se encuentran desaparecidas desde el pasado 18 de septiembre de 2020; las jóvenes trans fueron vistas por última vez a las 11:15 p.m. cuando se dirigían a una fiesta en la colonia Mesa Colorada Oriente en Zapopan.

A casi un año de su desaparición y en el marco del Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, sus familiares llevaron a cabo una acción religiosa para pedirle a su Dios que “les dé paz, tranquilidad y justicia divina de que aparezcan”, señaló la señora Ana, madre de Kenia.

“Hay una tristeza en mi corazón muy enorme, una agonía que el no tenerla ya casi un año es muy difícil. De verdad le pido a las autoridades que me ayuden, que me ayuden a localizarla porque ya casi es un año” exclamó.

Y es que, precisó que desgraciadamente todavía no hay avances”, incluso, cuando el Comité contra las Desapariciones Forzadas (Comité CED) de las Naciones Unidas, -tras una petición de Acción Urgente- haya demandado al Estado Mexicano a través de sus tres niveles de gobierno a que emprenda acciones inmediatas para la búsqueda y localización de estas dos jóvenes desaparecidas.

Según explicó esta madre buscadora, el Comité CED les ha asignado una abogada para que lleve su caso. Esperan que el accionar de una persona externa e independiente agilice el proceso de búsqueda, investigación y localización de ambas jóvenes, ya que hasta el momento la Fiscalía del Estado de Jalisco ha sido omisa en ofrecerles respuestas “para saber qué pasó, dónde están”, pues asegura la señora Ana “¡no se las pudo haber tragado la tierra!”

“La ONU ahorita nos está apoyando con la licenciada particular pero desgraciadamente no hay avances, no hay información, no hay localización de Karla y Kenia, que es lo más importante”.

Al acto religioso que se llevó a cabo en la iglesia de El Señor de los Rayos, ubicada en la misma colonia donde presuntamente ocurrieron los hechos que terminaron en la desaparición de las jóvenes, acudieron otras familias con seres queridos desaparecidos.

Entre ellas, ahí estaba María de Jesús Solís Aguilar, madre de Jaime Adrián Rodríguez Solís, joven de 29 años que fue desaparecido junto a Kenia y Karla el día 18 de septiembre de 2020.

De acuerdo con la señora María, las dos jóvenes y Jaime son amigos desde la infancia, por lo que, ese día iban juntos a sus casas después de la fiesta a la que acudieron, pero de la que no consiguieron regresar.

Denunció, además, sentir que su caso ha sido invisibilizado y minimizado por las autoridades, quienes, pareciera que han puesto mayor interés en la búsqueda de Kenia y Karla, aun cuando la mayoría de las informaciones que se encuentran contenidas en sus carpetas de investigación han sido proporcionadas por su familia.

Ahora mismo, gracias a su insistencia y tenacidad ha conseguido que la carpeta de investigación de su hijo sea integrada a la de ambas jóvenes, esperando que esto signifique un avance en su proceso y en la pronta localización de su hijo. Incluso, advirtió que junto a los tres fue desaparecido otro joven de quien solo se sabe que su caso está en el área de secuestros.

“Yo quiero justicia, yo quiero que me lo busquen igual que como se busca a las mujeres, igual que como se busca a los niños cuando desaparecen, porque los hombres están olvidados. Son demasiados hombres los que están desaparecidos y se les busca menos. Entonces, exigimos justicia, yo quiero que mi hijo regrese y que también se le busque igual que como a cualquier persona” reclamó la madre de Jaime.

En el patio que antecede a la iglesia de El Señor de los Rayos una lona de pellón pende de una de sus paredes, en esta puede leerse con letras grandes y mayúsculas “DESAPARECIDOS” y en otras más pequeñas las frases “Hasta Encontrarlos” y “Dónde están”. Ocho fotografías y 16 nombres también destacan en el cartel, se trata de los seres queridos desaparecidos de las familias que decidieron unirse a esta acción y que habitan en los alrededores de la colonia Mesa Colorada Oriente en Zapopan:

Christian Ernesto Galindo Grajeda; Ricardo Alonso Jiménez; Alexis Eduardo López Ruiz; Martha Elena Aguilar; Víctor Roberto Murillo; Jaime Adrián Ramírez; Raúl Sánchez Medina; César Eduardo Castro; Mauricio Cruz Núñez; Kenia Pérez Duarte; Karla García Duarte; Eduardo Osbaldo Soria Mendoza; Juan Carlos Arellano; Juan Manuel Sánchez; y Roberto Aguilar Martínez.

***

Christian Ernesto Galindo Grajeda

Christian Ernesto Galindo Grajeda fue desaparecido a los 24 años el 14 de mayo de 2021; su madre Sandra, explica que todo sucedió en las inmediaciones de su casa en la colonia Jardines de la Esperanza, ahí mismo en Zapopan. El joven vivía con su pareja y, por lo tanto, la última que lo vio fue ella.

Narra que, en palabras de esta mujer ambos fueron “levantados” y sólo ella consiguió “salir viva” de aquel momento:

“Al parecer salió de la casa en la que vivía con su pareja, fue ahí en Jardínes de la Esperanza y la persona con la que él vivía dice que salieron juntos y que los levantaron y que a ella la soltaron y que a él lo mataron delante de ella”.

La denuncia por la desaparición de Christian fue levanta el 20 de mayo de 2021, en ésta advirtió a su ministerio público y a su policía investigador lo dicho por la pareja de su hijo y, si bien, la mujer fue llamada a declarar tiempo después, esta acción sólo se tradujo en estigma y revictimización para el joven y su familia:

“Ella da una declaración muy fuerte de mi hijo, donde ella dice que él estaba involucrado con un grupo delictivo, la verdad yo desconozco si en realidad fue cierto o no fue cierto, así que le dije a los de Fiscalía “aquí no estamos para juzgar, estamos para ayudar y en este caso yo estoy buscando a mi desaparecido, que es mi hijo. Ya lo que haya él hecho en vida, él ya lo pagó con su muerte y si no, pues yo hago responsable a estas dos personas de su desaparición de él”.

Y es que para Sandra está claro que lo más importante es localizar a su hijo.

Sus exigencias, como la mayoría de estas mujeres buscadoras es que la Fiscalía del Estado de Jalisco “se ponga a trabajar”, ya que, le queda claro que encontrar a las y los desaparecidos no es su prioridad:

“Yo les he dicho “dime tú qué has investigado para yo ver cómo va la averiguación”. Yo ya les he llevado todo. Yo exijo que trabajen o nada más. Nomás quiero recuperar a mi hijo, muerto, vivo, pero saber dónde está, por qué, porque ya son tres meses y medio y yo no sé nada de él”.

***

Roberto Aguilar Martínez

Patricia busca a su esposo, Roberto Aguilar Martínez quien fue desaparecido a los 49 años el 15 de diciembre de 2015, salió de su trabajo en una fábrica ubicada en la Zona Industrial de Guadalajara, pero ya no regresó a su hogar.

Ella, asegura que durante estos últimos 6 años la Fiscalía del Estado de Jalisco sólo ha acudido una vez a realizar diligencias de búsqueda en las inmediaciones del lugar en el que fue desaparecido Roberto, por lo que, considera que no ha habido avances sustanciales en su carpeta de investigación:

“La verdad no me dicen que hay solo avance. Una sola vez me dijeron que fueron a preguntar a la fábrica en la que trabajaba, pero en lo que respecta a mí no me han dicho si han ido a buscar a otras partes”.

Ya que en ese momento Roberto tenía que trasladarse desde Guadalajara hasta el municipio de Tala, lugar donde radicaba su familia, Patricia cree que su desaparición pudo haber ocurrido en el trayecto a su hogar; sin embargo, la pregunta a esta respuesta continúa sin ser respondida por las autoridades obligadas a hacerlo.

“Yo puse todo en manos de Dios”, dice a seis años de la desaparición de su esposo, mientras mantiene intacta la esperanza de volverle a ver:

“Aunque ya van a ser seis años y todo el mundo me dice que si todavía tengo esperanzas, que, si todavía tengo algo, pues la verdad ¡sí, yo sí tengo esperanzas! Y vivo, muerto, como sea, pero más que nada tener una noticia porque es muy desgastante estar pensando qué pasó… pues para nosotros es como si se lo hubiera tragado la tierra porque no sabemos absolutamente nada”.

***

“No exijo justicia, no busco culpables, no busco quién fue, yo busco a mi hija, yo la quiero a ella, como Dios quiera, pero sí encontrarla ya” dice la madre de Kenia quien exige a las autoridades del estado de Jalisco que pongan todo en sus manos para traer de vuelta a su hija, a su amiga Karla, a su amigo Jaime y a cada ser querido ausente que hace falta en sus hogares:

“Jaime es un desaparecido más que desapareció con Karla y Kenia porque se fueron los tres juntos… estamos en busca también de él y no nomás de él, de muchos desaparecidos que hay y que no hallamos respuestas y porque pasa el tiempo y pasa el tiempo y no sabemos nada”, finalizó.

Comparte

ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer