“Después de las ausencias”: teatro documental para la búsqueda de las y los desaparecidos

#HastaEncontrarles

Julieta Casavantes es directora de teatro, pero sobre todo es una artista comprometida con su tiempo; por ello, sus puestas en escena “Ausencias” y “Después de las ausencias” hablan sobre lo que implica tener y buscar a un ser querido desaparecido en México.

Ella ha encontrado, desde el teatro, una manera particular de emprender y acompañar la búsqueda de las miles de madres, lo cual ha hecho co-creando con éstas obras que buscan sensibilizar a las audiencias sobre esta grave violación a los derechos humanos.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco

Fotos: Cortesía Anhelo Teatro

Hablar de desapariciones no es fácil. Representar lo que viven las familias de las más de 94 mil personas que han sido desaparecidas en México, tampoco lo es; por ello, Julieta Casavantes, directora y productora de Anhelo Teatro, ha apostado por la construcción de puestas en escena donde las familias participen de manera activa.

Su elección por realizar y producir teatro documental nació en su natal Chihuahua, donde su familia acompañó de manera decisiva y constante las protestas que realizaba la familia de Alicia De Los Ríos, integrante de la Liga Comunista 23 de Septiembre que fue desaparecida hace más de 43 años por los cuerpos de contrainsurgencia del Estado mexicano.

Desde entonces supo lo que era una desaparición, pero también supo de la dignidad que tienen las familias que buscan. Eso fue algo que, de acuerdo a sus memorias, nunca olvidó y que acompañó también su incorporación a las manifestaciones que, desde 2013, comenzaron a realizar las familias de las y los desaparecidos de Jalisco.

Para conocer de su trabajo y su actual obra “Después de las Ausencias”, en ZonaDocs platicamos con Julieta Casavantes, aquí los resultados de esta entrevista.

¿Julieta cómo es que surgió en ti, el interés de retratar en el teatro la búsqueda que hacen las familias de sus seres queridos?

Cuando yo me vengo a vivir a Jalisco, empiezo a ver que la problemática de los desaparecidos era muy fuerte aquí, que había muchos, eso me llamó mucho la atención porque no sabía, la verdad, que en Jalisco hubiera tanta violencia y que ocupara los primeros lugares en índice de desaparición de personas.

Después entré a la maestría y te tuve a ti de maestro, y pues tú hablabas mucho del tema y yo tenía un tema de investigación que la verdad no me motivaba, no me hacía vibrar y cada vez me llamaba más la atención el tema de los desaparecidos; así fue que decidí cambiar de dirección y hacer mi proyecto artístico de titulación pues en relación a este problema.

Así fue como hice ese primer montaje: “Ausencias”, que fue, más bien, un proyecto académico, con él me di cuenta que había mucho que decir sobre el tema y que, además, también que era imposible pensar también que podíamos representar el dolor de las familias.

Y que entonces había más bien que buscar un formato que permitiera que fueran las familias las que hablaran, las que tuvieran la palabra y no nosotros como artistas queriendo ser algo con el dolor de las familias, tratando de interpretarlo. Entonces, ahí inició la espinita de hacer teatro documental, así es como nació: “Después de las ausencias”.

Julieta Casavantes durante el montaje y ensayo de “Después de las Ausencias”

Justo me interesa ahondar en ello, en la creación de “Después de las ausencias”, y de cómo surgió la idea a través del teatro documental, pues en esta obra centras parte de la narrativa en la búsqueda de Antonio Reynoso Hernandez, quien fue desaparecido el 30 de agosto de 2013 en Tlaquepaque, Jalisco, por policías estatales.

¿Cómo fue para ti el acercamiento con su familia, con Mayra, su madre y cómo hacer para invitar a las familias, justo para que tengan voz en una circunstancia que es muy dolorosa?

El primer acercamiento que yo tuve fue a través de la investigación, en artículos que encontré como el que escribiste tú sobre las tres desapariciones de Toño. Entonces, yo me acuerdo que ese caso, desde el principio, me llamó mucho la atención; me pareció increíble que hubiera pasado algo así, que le hubieran negado a Mayra la posibilidad de poner la denuncia de los hechos tal y como se habían sucedido.

Yo no tenía idea de cómo acercarme a las familias, porque hay que tener tanto tacto. Entonces me enteré de que iba a haber una misa en la Catedral de Guadalajara, así que acudí a la misa y, entonces, vi a una muchachita con el cartel de Toño y yo dije: “no manches, es la familia de Toño”.

Entonces me acerqué y pregunté “¿tú eres algo de Toño?” y ella me dijo “sí, soy su hermana”, yo no pude evitar ponerme a llorar y luego llegó Mayra y nos abrazamos y lloramos. Ya después comprendí que no podía volver a hacer eso, que no podía ponerme a llorar con las familias, pues lo que ellas necesitan es soporte.

Después de ello, en “Ausencias” se armó una instalación, afuera en el lobby del teatro Vivian Blumenthal, y ahí entrevisté a la señora Mayra. Ahí surgió una relación con ella.

Su búsqueda, para mí, me pareció paradigmática, entonces, le pregunté si estaría dispuesta a participar en este proyecto (“Después de las Ausencias”) y justo coincidió con que ella se acababa de jubilar, así que me dijo que sí. Así fue como decidimos que ella fuera parte del proyecto.

Mayra, madre de Toño, presente durante un ensayo. Ella porta saco rojo.

En tu obra, no sólo señalas que Toño es víctima de desaparición forzada, sino también que él, lamentablemente, no ha sido la única persona que ha padecido esto. De ahí que me parezca importante que los protagonistas de la obra sean dos jóvenes que representan, justo, a las principales víctimas de desaparición en México.

De las cosas que yo busqué compartir es que las desapariciones tienen una historia, un pasado. De ahí que me documenté y me puse a leer mucho para tener clara la historia de la desaparición forzada en México; por ello, la obra retrata cómo es que en los setentas, decenas de militares fueron entrenados por la CIA, y que luego de esto, éstos han aplicado estas técnicas de violencia y tortura.

Entonces era importante que se entendiera lo que es la violencia institucional, desde dónde viene y cómo evolucionó hacia este otro tipo de violencia institucional, ésta que está disfrazada de crimen organizado.

Y sobre los actores, pues justo yo los escogí por eso, por el perfil. Ahí yo estuve cuidadosamente haciendo el casting, pensando cuál de las actrices que conozco que son muy jóvenes es el tipo de chica que son desaparecidas, cuál de los actores que yo conozco tiene el perfil del tipo de chavo que es desaparecido; así fue que elegí a Alex Morán y Adriana Palafox, los actores de la obra.

En México y en Jalisco, el perfil de las personas que han sido desaparecidas son: mujeres entre 14 y 24 años, y hombres entre 14 y 29 años; éstas habitantes de colonias periféricas.

En ese sentido, ¿por qué consideras importante que el teatro se involucre más con la búsqueda de las personas desaparecidas?

Ahora hay muchos artistas que están hablando justamente sobre el tema; esto porque creo que muchas y muchos creadores están comprometidos con su tiempo, pero hace falta mucho trabajo por lo duro de la realidad.

Pero es complicado porque muchas veces, como audiencias, lo que queremos es ver cosas que nos alejen de la realidad, pues hay temas que no queremos ver, pero es importante que sepamos lo que está pasando para que justamente podamos incidir en ello.

Ojalá el arte fuera un punto de inflexión en el que nosotros podamos detenernos y mirar el tema y ya no tener el mismo punto de vista que teníamos, que podamos entenderlo mejor y que podamos sensibilizarnos, empatizar más con las familias.

Pero en el teatro, la verdad, hay contados esfuerzos por hablar del tema, por eso es que me animé a hacerlo, y para hacerlo me documenté y preparé; además de que me asesoré con Luisa Pardo, co directora de la compañía de Las Lagartijas Tiradas al Sol, que es una de las compañías de teatro documental más importantes en Latinoamérica y es una compañía mexicana reconocida a nivel internacional; ella me asesoró, también lo hizo Teofilo Guerrero en la parte de dramaturgia.

¿Cómo, cuándo y dónde se puede ver “Después de las Ausencias”?

Acabamos de tener dos funciones en el Foro Periplo como parte del Circuito Nacional de Artes Escénicas; ahí todavía vamos a tener otras presentaciones; sin embargo, vamos a estar el 14 y 21 de octubre en el Teatro Alarife a las 20 horas.

Luego nos vamos a ir a una gira donde estaremos el 23 y 24 de octubre en Tepic, Nayarit; el 30 de octubre en Morelia, Michoacán, y luego regresamos otra vez a Guadalajara al Foro El Venero, donde nos presentaremos el 24 y 25 de noviembre.

Y por último, nos volvemos a dar funciones el 5 de diciembre en Colima; ahí ya termina nuestras presentaciones del 2021, y ojalá en el 2022 podamos seguir gestionando presentaciones, pero mucho depende mucho de las instituciones y del presupuesto.

***

“Después de las Ausencias” es una obra producida por Anhelo Teatro, si quieren conocer más de su trabajo y puestas en escena pueden hacerlo en https://www.facebook.com/anheloteatro/

Comparte

Darwin Franco
Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer