“Less históricAs” una acción entre mujeres por la rebeldía lésbica y feminista en Guadalajara

“Coleta-Colectivo Lésbico Tapatío” convoca a las mujeres lesbianas de Jalisco y del país a unirse en una marcha para visibilizar su existencia y resistencia en el marco del Día de las Rebeldías Lésbicas en América Latina y el Caribe.

Invitan a todas las mujeres lesbianas, lesbianas feministas y mujeres feministas en general a movilizarse en protesta por sus derechos.

Por Leslie Zepeda / @lesszep2

Desde hace 11 años Coleta-Colectivo Lésbico Tapatío ha realizado la Marcha Lésbica anual para conmemorar su lucha como mujeres lesbianas en contra del sistema y el Estado que continuamente las violenta. Este año, en su décima edición: “Less históticAs” convocan a marchar por todas las mujeres lesbianas que fueron invisibilizadas en la historia.

En rueda de prensa este jueves 14 de octubre, las integrantes del colectivo señalaron que se trata de una marcha de protesta, lésbica y feminista exclusiva para mujeres donde no se permitirá el acceso de carros alegóricos, negocios particulares y hombres. Explicaron que desde 2014 han establecido estos límites pues entre personas de la misma comunidad LGBTTTIQ+ han sido discriminadas como lesbianas; por ello, consideran importante remarcar sus necesidades específicas como prioridad.

“Nosotras no sentimos que los hombres sean aliados, en nuestra experiencia corpórea y de salud mental coincidimos en que muy pocas de nosotras nos vinculamos con hombres, entonces no hay forma en que nos puedan apoyar en la marcha porque son nuestros agresores, no queremos que estén ahí, no nos hacen sentir seguras,” denuncia Elsa Padilla, integrante de Coleta.

A la par, las integrantes del colectivo reconocen que estas y otras formas de violencia específicas que se perpetran en su contra son una razón movilizadora para salir a marchar el próximo 16 de octubre:

“Sabemos como lesbianas feministas que el Estado es cómplice de la violencia hacia nosotras de los crímenes de odio contra las lesbianas como lo son las desapariciones, feminicidios, la discriminación en cualquier espacio público, la invisibilización de nuestra existencia, los dentros en donde las violenciaS correctivas, la violación a nuestros derechos humanos y la impunidad con que dejan libres a los agresores.”

A la movilización asistirán mujeres lesbianas activistas provenientes de distintos estados del país como: Ciudad de México, Estado de México, Veracruz, Oaxaca, Chiapas, Puebla, Baja California, Sonora, Tijuana, entre otros.

Violencias cotidianas para las mujeres lesbianas

Según la Encuesta Global LGBT+ Orgullo Pride 2021, el 11% de la población en México se identifica como no heterosexual, esta categoría incluye a personas homosexuales, bisexuales, pansexuales y asexuales, pero no lesbianas. Esto significa que no hay un registro exacto que las contabilice como parte de la comunidad diversa del país.

Las integrantes de “Coleta-Colectivo Lésbico Tapatío” aseguran que los tipos de violencia que enfrentan son múltiples. Sin embargo, la violencia estructural es de las más fuertes. Un ejemplo de ello es la falta de educación sexual integral que atienda de manera específica sus necesidades como mujeres lesbianas.

Elisa Padilla, precisó que tampoco hay políticas públicas que garanticen su seguridad y, en caso de ser víctimas de delitos, los procesos de justicia son dilatorios y deficientes:

“En los centros de justicia tampoco hay protocolos de protección para las lesbianas para protegerlas, incluso de su propia familia, porque existen las órdenes de restricción, pero cómo la pongo contra mi familia si ahí vivo. O sea no tienen protocolos para nada, no pasa nada”.

Para Coleta las terapias de conversión o Esfuerzos para Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG) son espacios donde se perpetran formas de violencia inimaginables “tortura física y mental para que cambien” su orientación sexual, aunque eso sea imposible” expresaron.

 

De acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) la exposición a estas terapias genera afectaciones múltiples, ya que son “procedimientos forzados, coercitivos o involuntarios” que causan “dolor y sufrimiento físico y mental, de forma severa y de por vida”:

“Algunos de los efectos de los ECOSIG incluyen: aumento de la depresión, de las tendencias suicidas y de la homofobia internalizada; la disminución de la autoestima; el aumento de las percepciones distorsionadas sobre la orientación sexual” manifiesta el organismo de derechos humanos.

El colectivo denunció que en la actualidad el Estado continúa permitiendo las terapias de conversión:

“Las mismas familias privan de la libertad a las compañeras lesbianas y las internan en estos espacios donde viven estas terapias que inmediatamente deben ser prohibidas y penadas. Sabemos que esto afecta la salud emocional, física, psicológica, de las compañeras” manifiestan.

La rebeldía lésbico-feminista en Guadalajara

“Coleta-Colectivo Lésbico Tapatío” surgió en 2010 ante la falta de espacios donde las mujeres lesbianas en Guadalajara pudieran compartir sus experiencias, sentires, preocupaciones y necesidades. A pesar de que ya había espacios para la diversidad sexual, no sentían que ellas eran visibles ante la sociedad y ante la misma comunidad.

En ese mismo año decidieron realizar una marcha anual para celebrar su orgullo como lesbianas en Guadalajara. Solo el contexto de pandemia pudo interrumpir la movilización en el 2020.

Lorena Ruíz integrante del colectivo advirtió en rueda de prensa que ellas decidieron hacer lo que el Estado no les dio:

“Decidimos que lo que teníamos que hacer era tomar el espacio público, pero no solamente estar en la marcha, sino extenderlo, así que decidimos hacer un mes dedicado a las lesbianas y empezamos a hacer todas las actividades”.

“Acá nosotras estamos exigiendo cosas específicamente para las lesbianas porque somos invisibilizadas incluso dentro del movimiento LGBT y nosotras ya no estamos dispuestas a estar en esos espacios donde no somos respetadas, donde somos tratadas como una población más que se les puede vender algo” agrega Elsa Padilla

Por lo tanto, entre mujeres, decidieron colectivizar sus experiencias como lesbianas y generar espacios donde pudieran expresarse en el espacio público, donde sufrían discriminación y no podían exponer acciones afectivas con sus parejas por las miradas y/o comentarios violentos. A esto se sumaba/suma vivir discriminación laboral por su orientación sexual.

“El trabajo ha sido abrir espacios para existir porque existimos en todos lados. Todo ha sido, además de las experiencias de otras compañeras, también desde nuestras propias experiencias, porque muchas somos docentes, oficinistas, psicólogas, tecnólogas, habemos muchas y nos ha pasado, nos han sacado de espacios, nos han corrido, nosotras somos lesbianas y nos ha pasado a nosotras, expresa Macrina de Fuega, integrante de Coleta.

Para sumar al mensaje que realiza el colectivo en pro de la visibilidad lésbica en la ciudad, además de la marcha anual, han realizado obras de teatro lésbicas, cine para lenchas, conferencias sobre temas de identidad, charlas para madres y padres con hijas lesbianas, adaptación de poemas en acciones de denuncia y más.

***

“Coleta-Colectivo Lésbico Tapatío” es una organización autogestiva que nunca ha optado por el financiamiento gubernamental, han sido ellas quien por su cuenta han sumado esfuerzos entre mujeres para financiarse, organizarse, movilizarse, apoyarse, cuidarse, contenerse.

A partir de 2014 decidieron nombrarse como un colectivo lesbo-feminista que integra a otras colectivas que también luchan por los derechos de las mujeres, así lo menciona Elsa Padilla:

“Nos nombramos como lesbianas por mantener relaciones sexuales con mujeres, sino que somos lesbianas porque priorizamos nuestras relaciones con las otras mujeres, ya sea mediante afecto, cuidados, amistad, pareja. Este es un espacio que sigue siendo exclusivo para mujeres lesbianas y para mujeres en general que vienen a acompañar la lucha lésbica, pero no hay hombres, no son bienvenidos, porque es un espacio exclusivamente para nosotras. Muchas compañeras vienen de otros estados reconociendo también esto” finalizó Donají del Río.

La cita es el próximo 16 de octubre a las 5:00 p.m. en la Rambla Cataluña, ubicada en el cruce de las calles Escorza y Juárez Para las mujeres que deseen unirse a la batucada durante la marcha podrán acudir desde las 4:00 pm para ensayar las consignas y ritmos que realizarán durante la misma.

 

Comparte

Leslie Zepeda
Periodista y fotógrafa feminista. Forma parte de CUCiénega Fem.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer