Ciudades Latinoamericanas en Acción: una respuesta integral para la región

Asuntos del Sur

Por Ana Montañez y Trinidad Reynoso Castillo, analistas de Innovación Pública 360

El sur, la periferia, el extractivismo, lo urbano, la innovación, la paridad y la emancipación, Latinoamérica es todo eso y más. Se extiende por 19.2 millones km² y alberga a más de 650.000.000 habitantes, la mayoría de los cuales habla español o portugés. Pero lejos de estar definida sólo en términos geográficos o lingüísticos, son las personas excluidas, la informalidad laboral, la precarización, la falta de acceso a la vivienda, la violencia, entre otros, los rasgos comunes. América Latina es territorio en disputa, un escenario de violencias políticas y ambientales. Es conflicto y acción por y para la democracia.

La gobernanza latinoamericana

Según LAPOP, en América Latina existen cerca de 17 mil gobiernos locales, y más del 77% de sus representados dice no confiar en ellos. A su vez, según el Latinobarómetro, sólo el 48% de la población dice apoyar las democracias y se viene observando un aumento del porcentaje de ciudadanos que se muestran indiferentes, llegando al 28% en 2018. Además, hay seis países de la región donde más de un tercio de la población es indiferente al tipo de régimen: El Salvador, Honduras, Brasil, México, Panamá y Guatemala.

Asimismo, esta desconfianza en las democracias se intensifica con el aumento de la corrupción estatal presente. La misma se incrementó notablemente durante la pandemia del COVID – 19, promoviendo un sistema de desigualdad y vulnerabilidad en ciertas partes de la región. Una de las principales consecuencias fue que los ricos se hicieron más ricos y los pobres más pobres, exacerbando los abismos de desigualdad y pobreza en Latinoamérica.

Frente a este contexto, el nuevo objetivo de los gobiernos de la región debe ser hacerle frente a la corrupción, apostando por una gobernanza democrática y transparente que valore un espacio abierto a la participación y la superación de las desigualdades.

La diversidad e integración regional

La región está caracterizada por mucha desigualdad social pero la pandemia del COVID – 19 trajo consigo un incremento del mismo. En este contexto, los grupos más vulnerables han sido los más afectados por la crisis económica y sanitaria que se ha vivido los últimos dos años. Alrededor del mundo, las mujeres, los pueblos originarios, la población afrodescendiente y el colectivo LGBTQIA+ han sido los actores que han sufrido las mayores consecuencias pero, en América Latina, las consecuencias son aún mayores.

La población latinoamericana cuenta con uno de los mayores índices de habitantes de pueblos originarios, el cual alcanza el 8,5% e incluye a 26 millones de mujeres. Este sector de la sociedad constituye casi el 30% de las personas en pobreza extrema, donde las mujeres son las más afectadas. La pandemia del COVID – 19 incrementó estos números.

Dado el aumento de la violencia, desempleo y pobreza, los nuevos pactos sociales deben reconocer estos diferentes impactos y poner a las cuestiones de género en el centro de las acciones y políticas públicas de los gobiernos, para lograr llegar a un escenario de mitigación y recuperación efectivo y sostenible. Incluyendo a las diversidades en la toma de decisiones se podrá lograr una salida de la pandemia más sostenible.

La democracia ambiental

América Latina es una región en disputa, ambientalmente hablando. No solo cuenta con muchos recursos naturales que extrae para exportar al centro sino que, también, es una de las principales regiones que se ve afectada por el cambio climático sin ser la región principalmente responsable.

En este contexto, los pueblos originarios son especialmente afectados por las consecuencias de la crisis climática. Ejemplos de esto se observan en las comunidades indígenas costeras de Centro América y el Caribe, que se encuentran particularmente desprotegidas ante el aumento del nivel del mar. También pueden mencionarse a las comunidades originarias que habitan los bosques y las selvas del continente americano, las cuales sufren de manera muy directa los efectos de la deforestación, los cambios en el uso del suelo y sus efectos adversos para los ecosistemas locales. Según el Banco Mundial, para el 2050 habrá 16 millones de personas que se verán obligadas a movilizarse dentro del territorio de sus países debido a los impactos del cambio climático. De esa cifra, se estima que 17 millones de personas migrarán dentro de la región latinoamericana.

A su vez, en la región, aparece otro actor afectado por la crisis climática: los defensores ambientales. Según el Global Witness, en el 2020 se registraron 227 ataques letales, es decir, más de cuatro personas fueron asesinadas por semana debido a las causas ambientales que defendían. Además, por segundo año consecutivo, Colombia lideró el ranking del reporte con la muerte de 65 defensores ambientales en el 2020. De los 227 asesinatos ocurridos en 2020, 226 ocurrieron en el Sur Global. Y más de 1/3 de los asesinatos fueron realizados contra pueblos indígenas. Si bien en 2018, 22 países de América Latina y el Caribe firmaron el Acuerdo de Escazú, siendo un momento histórico para el avance de la democracia ambiental, estos ataques a los defensores siguen sucediendo.

Para resolver esta situación, es fundamental que los Estados de la región sitúen la agenda ambiental en el centro de las formulaciones de las políticas estatales, debido a que defender democracias ambientales implica fortalecer una gestión ambiental transparente, participativa y justa; favoreciendo la buena gobernanza, la sostenibilidad del desarrollo económico y protegiendo, también, a los pueblos originarios.

Una respuesta integral

Frente a este contexto de triple crisis (representatividad, de género y ambiental) en América Latina, surge una nueva alternativa para defender las democracias, los ciudadanos y las diversidades: Ciudades Latinoamericanas en Acción (CiLA).

CiLA será uno de los mayores eventos anuales de la Innovación Pública de latinoamérica, un espacio de intercambio único, con un elaborado programa que incluirá presentaciones, entrevistas, stands virtuales y espacios de co creación. Reunirá a los líderes más influyentes, innovadoras iniciativas de gobiernos a nivel local, organizaciones sociales, universidades, organismos internacionales y laboratorios de innovación ciudadana y de gobiernos de latinoamérica, con el objetivo de compartir las tendencias, las mejores prácticas y las lecciones aprendidas sobre las capacidades de gestión pública y, así, promover una mayor gobernanza democrática.

En un contexto donde las ciudades latinoamericanas han sido el espacio donde se dieron los mayores desafíos y presiones sociales durante la pandemia del COVID – 19, pero también fueron el epicentro de las respuestas innovadoras, aparece este espacio como un lugar de intercambio de buenas prácticas. CILA 2021 apunta a maximizar la inteligencia colectiva y, de este modo, las experiencias a lo largo de la región para construir ciudades abiertas, equitativas, inclusivas, participativas y sostenibles en el tiempo.

Las organizaciones convocantes, Asuntos del Sur y Fundación Ciudadanía Inteligente, buscan marcar la agenda para establecer un nuevo marco democrático en línea con su moderno estilo organizacional. Por un lado, Asuntos del Sur es una organización que diseña e implementa innovaciones políticas para desarrollar democracias paritarias, inclusivas y participativas con acción en Latinoamérica. Gestiona y desarrolla proyectos en 17 países, contribuyendo a la formación de más de 5.000 líderes y lideresas. Trabaja con gobiernos subnacionales, desarrollando políticas públicas con enfoque de Gobierno Abierto, inclusión, participación e incentivando el uso de tecnologías cívicas.

Por otro lado, Fundación Ciudadanía Inteligente es una organización latinoamericana inclusiva y feminista que lucha por la justicia social y la transformación de las democracias. Se caracteriza por desarrollar herramientas tecnológicas que conectan a la ciudadanía con sus representantes, promueven la rendición de cuentas y la participación ciudadana, así como también desarrolla herramientas de incidencia y construcción colaborativa de proyectos que respondan a problemáticas sociales en conjunto con la ciudadanía.

La alianza de estas dos instituciones dentro de CiLA 2021 busca establecer un nuevo modelo democrático donde el ambiente, las diversidades y la gobernanza participativa sea el foco de los gobiernos locales latinoamericanos para así fortalecer las democracias en tiempos de crisis.

***

Para ser parte u obtener más información sobre CILA2021, dirigirse a la web del evento: https://www.cila2021.org/

Comparte

Asuntos del Sur
Somos una organización que diseña e implementa innovaciones políticas para desarrollar democracias paritarias, inclusivas y participativas. Conoce más en www.asuntosdelsur.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer