El ritual de recordar y despedir

La Hilandera

Por Rosario Ramírez / @la_hilandera

La pandemia y las medidas implementadas para controlar la propagación del virus nos impidieron la realización de rituales a la usanza habitual: estando ahí. Evidentemente esto va más allá de ir o no a la iglesia, al templo, o a distintos servicios religiosos que habitualmente asociamos con los rituales, también, y me atrevo a decir que particularmente, este cambio lo sentimos en todo ese conjunto de acciones que personal y colectivamente se movilizan cuando una persona muere. Y el año pasado contamos a muchas a raíz del avance del covid, de la falta de atención a otros padecimientos que casi de un momento a otro se convirtieron en no prioritarios y por lo que implica vivir en un país como el nuestro…

El tema es que los rituales de despedida y memorial se hicieron más breves en algunos casos, se mediatizaron -todavía recuerdo con claridad la primera vez que “asistí” a un funeral a través de un live desde facebook-, o simplemente pasaron al plano de lo privado y de lo personal, dejando a cada persona la gestión de un duelo que anteriormente se hacía o se apoyaba de manera colectiva de acuerdo con las tradiciones familiares, las costumbres según la creencia o las posibilidades de cada unx.

A propósito de las festividades del día de los muertos, para muchas personas y familias este año fue el primero en el que sumamos a los altares caseros a nuestros muertos de la etapa pandémica. Para algunxs fue el momento de rememorarles y honrarles, pero también el momento de enfrentar abiertamente un duelo que quizá no ha terminado; porque ¿cómo hacemos estos cierres emocionales y simbólicos que nos permitían los rituales ahora que no podemos realizarlos? ¿Cuál es la manera idónea de gestionar el duelo ahora que tenemos o tuvimos que aprender a hacerlo por nuestra cuenta y no bajo el cobijo del colectivo, como solía ser?

Era suficiente dar un vistazo a las redes sociales para ver cómo todo se llenaba de cempasúchil, de papel picado, de construcciones modestas o muy elaboradas que daban forma a los altares de este año. Sin duda, además se ser una muestra de la espectacularidad de la celebración desde un aspecto cultural, el mosaico de altares llevaban consigo muchas historias de pérdida, de los goces de quien se honraba, y también un largo repaso por recetas familiares que quizá hoy sólo se realizan en fechas especiales como esta. Pero este año también fuimos testigos de muchos relatos donde precisamente hacer un altar o poner la foto de esa persona que se fue no sucedió porque hay todavía muchas emociones implicadas y un duelo que es eso, un dolor activo, algo que todavía se siente.

Hay muchas interpretaciones sobre el momento en el que las almas “vuelven”. Hay quienes dicen que el primer año esas almas no regresan y que son más bien ayudantes de otras en su retorno. Hay quienes afirman que es hasta el segundo año donde las almas ya tienen el permiso de presentarse y acudir al llamado. El hecho es que más allá del orden divino o del más allá que les gestiona los pases de salida y llegada, aquí hay ausencias que nos siguen significando, haya pasado un mes o años. A través de los altares conocemos las historias familiares, las caras, gustos y placeres de quienes ya no están, pero también conocemos la importancia de estas personas para quienes les sobrevivimos.

Sirva esta nota para abrazar a quienes este año perdieron seres queridos, para quienes han puesto por primera vez el nombre o la foto de esa o esas personas hoy ausentes, y para aquellxs que hoy todavía están gestionando el duelo. Estoy segura que, como decía en alguna nota anterior, cuando todxs nos reencontremos, tendremos que reconstruirnos ahora colectivamente.

***

Y si quieres saber más del abordaje socioantropológico de los antares, no se pierdan esta serie: https://bit.ly/30pQDCV y https://bit.ly/3D852Sh

Comparte

La Hilandera
Rosario Ramírez Morales Antropóloga conversa. Leo, aprendo y escribo sobre prácticas espirituales y religiosas, feminismo y corporalidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer