México militarizado: ¿hacia dónde vamos?

#FIL2021

En el marco de la Feria Internacional de Libro de Guadalajara se realizó el panel “Abrazos, balazos, etc… La silenciosa militarización de México en curso”; al centro del debate estuvieron las decisiones que el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tomado en materia de seguridad y donde el ejército se ha mantenido poderosamente inamovible.

Por Aletse Torres Flores / @aletse1799

En el marco de una crisis de violencia que ha costado la vida de cientos de miles de personas en México, Andrés Manuel López Obrador llegó a la presidencia en 2018 con el compromiso de desmilitarizar la vida pública en el país; sin embargo, el presidente ha impulsado la militarización tanto dentro como fuera del ámbito de la seguridad: ¿Qué implican estas decisiones para la seguridad y la democracia en México?

Esta fue la pregunta central que se hicieron las y las ponentes: Daira Arana Aguilar, Miguel Adrián Ramírez González, Raúl Benítez Manaut, Tonatiuh Guillén López, Javier Sicilia Zardain y Martha Patricia Solís Minor, quienes integraron el panel “Abrazos, balazos, etc… La silenciosa militarización de México en curso” dentro de la FIL.

El diálogo comenzó con las preguntas: “¿Qué opinan sobre el uso de las fuerzas armadas? y ¿Por qué el gobierno decide emplearlas?”, la cual realizó el moderador Jorge Luis Chabat Madrid.

Daira Arana Aguilar, maestra en asuntos internacionales, expresó que la militarización en el país ha sido constante desde administraciones pasadas, pues se ha visto al ejército participar en espacios y labores que no le corresponden. No obstante, señaló que la militarización no sólo involucra este aspecto, es un fenómeno más profundo que afecta diversas aristas de la sociedad.

“No se trata de quien hace las cosas, sino cómo se hacen las cosas. Tenemos que observar que el uso de la fuerza va más allá de quien lo realice, más bien deberíamos de preguntarnos ¿por qué decidimos actuar así?” manifestó Arana.

Para la especialista, esta manera de ver los problemas sociales termina ocasionado más violencia, inseguridad y violaciones a los derechos humanos de la ciudadanía.

Anudado a esto, el investigador Raúl Benítez Manaut, recalcó que la “inservibilidad” de la legislación mexicana para combatir al crimen organizado, es otro factor que abona al uso de las fuerzas armadas.

“No me gusta repetir esto, pero la legislación mexicana es un embrollo, no está actualizada y termina siendo poco funcional para combatir los retos a los que se enfrenta el México actual”.

Esto debido a que a la falta de protección por parte del Estado que percibe la población, lo encuentran en las armas. Es decir, los símbolos asociados a la fuerza armada son vistos como la solución de la violencia, cuando termina siendo más caótica su implementación.

Por su parte, Miguel Adrian, coordinador del Comité Internacional de la Cruz Roja, considera que sobre todo se deben de preservar los derechos humanos. Además, expuso que el lenguaje juega un papel en la construcción de la violencia, palabras como: “enemigo deben de erradicarse de los espacios correspondientes a la seguridad pública”.

Foto: Prensa UdeG.
“Si el sistema está podrido, la violencia no cesará”

En la segunda mesa, la académica Martha Patricia Solís, invitó a la audiencia a preguntarse sobre su papel en la militarización del Estado Méxicano, pues para ella: “nuestro” deber como ciudadanos y ciudadanas exigir un marco legal efectivo, mejoras en las políticas públicas y sobre todo apostarle a la educación”.

Para Solís, es primordial apostar por la educación de la población y, a su vez, construir una cultura de paz con el propósito de promover una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechacen la violencia y previenen los conflictos.

Desde la poesía y el periodismo, Javier Sicilia denunció que la corrupción está presente en todos los ámbitos y para él, ésta ha sido un factor en el mal uso de las fuerzas en el país.

“Si algo nos ha enseñado el presidente es que todo el sistema está podrido, y mientras siga así, la violencia no cesará”.

Finalmente, Tonatiuh Guillén, investigador y sociólogo, narró cómo la militarización ha llegado a institucionalizarse; un ejemplo es la participación de las fuerzas armadas en las fronteras del país y la presencia de militares dentro del Instituto Nacional de Migración (INM).

Guillén además agregó que “no es una cuestión menor”, es decir, no se trata de una solución de un solo momento. La introducción de las fuerzas armadas a las instituciones como la migratoria sólo es el inicio”; entonces, la verdadera pregunta para el investigador es: “¿hacia dónde nos dirigimos con estas acciones?”.

Una de las respuestas a las que llegaron es que, lamentablemente, la militarización del país ha dejado más violencia, así que la solución sería dejar de replicar este modelo de seguridad que tanto ha impulsado el actual gobierno de López Obrador.

Comparte

Aletse Torres
Vivo de café, amo los gatos, no creo en las etiquetas. Desde niña quise ser periodista por Spiderman, me invento unas fotos, cubro cualquier tema con pasión, respeto y verdad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer