La industria cárnica controla los estudios sobre su impacto ambiental

Medios Aliados

La industria cárnica, según la FAO, es responsable del 14.5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Pero investigaciones académicas son más benévolas con este tipo de consumo, investigaciones financiadas por la misma industria que evalúa

Texto: Mariana Lenharo / Bocado

Foto de portada: Sidney Oliveira / Agencia Pará/ Fotos públicas

BRASIL.- ¿Cómo contribuye su bistec del almuerzo al cambio climático? Esa no es una pregunta fácil de contestar. Para una persona que come carne, encontrar informaciones directas y confiables acerca del impacto ambiental de los alimentos que come es bastante complicado. Esto se debe a que la industria cárnica hace un gran esfuerzo para eximirse de su responsabilidad ambiental.

Fíjese en este caso: en una búsqueda rápida de la web beefresearch.org, una iniciativa que se define como un programa de investigación sobre la seguridad, calidad, nutrición y sostenibilidad de la carne de vacuno, el consumidor puede tener la impresión de que la industria cárnica es un ejemplo de respeto por el medio ambiente.

Según un artículo publicado en el sitio, el ganado no ha contribuido al cambio climático en los Estados Unidos. Otro artículo afirma que la reducción del consumo de carne de vacuno no daría lugar a menos emisiones de gases de efecto invernadero; y que, para reducir el impacto ambiental de la producción de carne, sería suficiente que los consumidores evitasen el desperdicio.

Los autores, todos académicos de universidades estadounidenses, dan un aire de credibilidad científica a los artículos. Pero un escrutinio más detallado del sitio revela por qué los hallazgos son tan benévolos para el sector cárnico: todo el programa está financiado por una asociación de productores de ganado de los Estados Unidos.

Esta es solo una de las estrategias que utiliza esta industria para moldear la opinión pública a su favor, en perjuicio de la evidencia que apunta al sector cárnico como uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero en el mundo.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la ganadería representa el 14.5 por ciento de todas las emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con las actividades humanas en el mundo: el sector energético, el mayor emisor, produce el 25 por ciento y la industria, el 21 por ciento.

En Brasil, la contribución es aún mayor. La agricultura en su conjunto representa alrededor del 30 por ciento de las emisiones líquidas de gases de efecto invernadero del país, de las cuales el 69 por ciento son el resultado de la cría de ganado. El sector solo es superado por las emisiones por los cambios en el uso de la tierra (que incluyen la deforestación y la quema), que, a su vez, también están estrechamente vinculados a la propia agricultura. La información proviene del Sistema de Estimaciones de Emisiones y Absorciones de Gases de Efecto Invernadero (SEEG), una iniciativa del Observatorio del Clima coordinado por la ONG brasileña Imaflora.

Si se contabilizan las emisiones de todos los sectores relacionados con la producción agrícola, como la deforestación, el uso de combustibles fósiles en los procesos de producción y en el tratamiento de los residuos de la agroindustria, el sector es responsable de casi el 70% de las emisiones brasileñas, según datos de SEEG.

Especialmente en Brasil, calcular el impacto de la carne en las emisiones de gases de efecto invernadero es una tarea compleja, según Ciniro Costa Junior, uno de los autores de los informes SEEG y actualmente científico en el programa de investigación del CGIAR sobre Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria.

Ciniro explica que, por regla general, cuanto más eficiente sea el sistema de producción de carne, menor será la emisión de gases de efecto invernadero. En Brasil, los sistemas ganaderos en áreas intensivas, con prácticas sostenibles y tecnológicas, producen hasta 10 veces más que las áreas degradadas.

«Te imaginas cómo es difícil calcular el promedio nacional de emisiones considerando que el espectro aquí es muy amplio», dice Costa Junior.

Además, diferentes instituciones utilizan diferentes métodos para calcular las emisiones, lo que puede conducir a divergencias en los datos. «Esta estrategia es ampliamente utilizada, e incluso es predecible que la industria utilizará esta maleabilidad para presentar el ángulo más hermoso de la foto», dice Mairon Bastos Lima, investigador del Instituto Ambiental de Estocolmo.

Este es el artificio utilizado por el beefresearch.org.

«Esto es negacionismo disfrazado de investigación. Incluso se puede discutir si el impacto de la ganadería en el clima es mayor o menor; se puede debatir el porcentaje exacto, pero decir que no hay impacto es un negacionismo grosero», dice Lima.

La principal empresa pública de investigación defiende las acciones junto a la indústria da carne como un esfuerzo importante en la reducción de emisiones (Imagen: Reprodução/Marfrig).

El poder estructural del sector en Brasil

Myanna Lahsen, investigadora ambiental de la Universidad de Linköping en Suecia, dice que la industria cárnica tiene un poder estructural tan grande en Brasil, debido a su proximidad al gobierno y los medios de comunicación, que es capaz de dominar la percepción pública, sofocando cualquier discusión sobre el impacto ambiental del sector.

En general, incluso en la ciencia, la gente tiene miedo de abordar este tema de manera crítica, al igual que los periodistas. Entonces la industria ni siquiera tiene que movilizarse mucho porque el tema no está muy presente en la agenda», dice ella, quien ha estado realizando investigaciones en Brasil desde 2007.

Lahsen observa que existe la percepción de que los científicos de las entidades públicas brasileñas como Embrapa deben atender lo que se consideraría «el interés nacional».

«Hay poco espacio para que los científicos contrarresten y desafíen este discurso sobre la carne». Por todas estas razones, no es tan común que estas empresas financien investigadores, como es el caso de Estados Unidos, dice.

«Este fenómeno de los científicos pagados por la industria es un fenómeno más estadounidense».

Por correo electrónico, el investigador Rodrigo da Costa Gomes, de Embrapa Ganado de Corte, dijo que la empresa pública tiene una cartera de investigación específica centrada en el cambio climático. Según él, el objetivo es «ofrecer alternativas para la adaptación y sostenibilidad de la agricultura brasileña frente a los desafíos planteados por el cambio climático, contribuyendo a la seguridad alimentaria mundial y al control de las emisiones nacionales de gases de efecto invernadero».

«Puedo decir que hay un esfuerzo significativo por parte del entorno científico brasileño en busca de soluciones para la reducción de las emisiones netas de carbono en la agricultura», dijo. Menciona que Embrapa tiene una asociación con el productor de carne Marfrig para desarrollar el concepto de «Carne Carbono Neutral».

Además de la academia y las agencias públicas, el poder estructural de la industria cárnica en Brasil también tiene repercusiones en el periodismo. Lahsen hizo un extenso análisis de la cobertura del cambio climático en la prensa brasileña, concluyendo que muy pocos informes en los principales diarios del país abordan el papel del ganado en la emisión de gases de efecto invernadero. Cuando se abordó el tema, la tendencia fue minimizar este impacto negativo. El análisis publicado cubre el período de 2002 a 2010, pero Lahsen continuó recopilando datos y dice que la cobertura de carne como problema ambiental ha disminuido aún más en los últimos años.

JBS hace publicidad exhibiendo sus compromisos ambientales, pero es lacônica en la exposición de los criterios definidos para esta década (Foto: Rodolfo Oliveira/Agencia Pará/FotosPúblicas).

Iniciativas de sostenibilidad: ¿marketing o compromiso real?

A pesar de los esfuerzos de silenciamiento por parte de la industria, para Costa Junior, se ha vuelto insostenible negar el impacto de la producción de carne en el medio ambiente. «Creo que hemos llegado a un punto a nivel global y de conciencia de la sociedad de que no hay forma de encubrir estos aspectos. Hay una conciencia muy alta del problema. Lo que todavía falta un poco es conciencia de la solución», dice.

Para él, una de las mayores señales de que el problema se ha vuelto innegable es el hecho de que una empresa como la brasileña JBS, la mayor procesadora de carne del mundo, anunció en marzo el compromiso de balance cero de emisiones de gases de efecto invernadero para 2040, el llamado cero neto. «Sin entrar a discutir el cumplimiento o la viabilidad de este compromiso. Pero esto es una señal de que esta conciencia del problema ya ha penetrado en los sistemas».

Los expertos dicen que es difícil medir qué tan factible es el compromiso de JBS, ya que la compañía no ha detallado exactamente lo que significa con cero neto y cómo pretende cumplir con esa meta ambiciosa.

La primera pregunta es qué considera la empresa como sus emisiones. «¿Son solo los que ocurren en el matadero? ¿Son los que ocurren en las ganaderías? ¿Son los que se dan en los proveedores indirectos? ¿Son los que ocurrieron con la remoción del bosque que existía antes de que se convirtiera en pasto?», se pregunta Lima.

La segunda pregunta es: si JBS está considerando a todos sus proveedores, directos e indirectos, cómo podrá cambiar las prácticas de campo de todas estas granjas, de donde provienen la mayoría de las emisiones.

Para entender mejor la cadena de producción de carne: los proveedores indirectos son aquellos que producen los terneros, que a su vez se venden a las granjas de recría y engorde, que son los proveedores directos. Para cada proveedor directo, hay otros 10 indirectos.

«Estos refrigeradores tienen literalmente decenas de miles de proveedores. Cuando miramos el punto de vista de la producción y emisión de gases de efecto invernadero, el frigorífico no tiene control sobre estas granjas», dice Costa Junior.

«Este compromiso de cero emisiones es muy válido y realmente en teoría está en línea con lo que se exige. Pero solo podrán comenzar de hecho cuando haya planes concretos y detallados para generar confianza en la cadena y retener a los productores, para que cambien la práctica del campo, de donde provienen la mayoría de las emisiones».

El hecho de que los refrigeradores grandes tengan miles de proveedores dificulta el cálculo del impacto del producto final en el medio ambiente, ya que cada granja puede adoptar prácticas variadas que resultan en diferentes niveles de emisiones. Garantizar que todos estos proveedores adopten prácticas sostenibles a corto o medio plazo es un gran desafío, ante el cual los expertos se muestran escépticos.

Además, esta multiplicidad de proveedores puede hacer que sea más difícil para los consumidores averiguar si la carne está realmente libre de deforestación ilegal. La falta de monitoreo de los proveedores indirectos es considerada uno de los principales obstáculos para combatir la deforestación en la ganadería amazónica, según una investigación conjunta de Repórter Brasil, The Bureau of Investigative Journalism y el diario británico The Guardian.

La investigación describe la práctica conocida como «triangulación de ganado», que consiste en trasladar animales de una granja con antecedentes de deforestación ilegal a otra con «historial limpio», encargada de revenderlos a grandes empresas.

La tercera pregunta sobre el plan de JBS es cómo la compañía tiene la intención de compensar las emisiones que se contabilizarán. «¿Está plantando pino y eucalipto por ahí? Esto no está claro y debe quedar claro», dice Lima.

En un comunicado, JBS dijo que el compromiso cero neto incluye emisiones de escopo 1, es decir, emisiones directas de flotas propias, combustibles utilizados en la generación de energía o calor en operación, estanques de tratamiento de efluentes y fermentación entérica de animales en los corrales de engorde o granjas de la compañía, entre otros.

También incluye el escopo 2, es decir, las emisiones indirectas relacionadas con la energía, y 3, otros tipos de emisiones indirectas, como las del transporte subcontratado, los viajes aéreos comerciales, la descomposición de residuos en propiedades de terceros, entre otros. La descripción del alcance 3 en los informes de sostenibilidad de JBS no aclara si incluye la fermentación entérica de animales en propiedades de terceros. Esta es una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero relacionadas con el ganado. La compañía agregó que para ejecutar este compromiso, está desarrollando un plan con objetivos basados en la ciencia.

Mientras el plan no está listo, la compañía dice que ya está desarrollando algunas estrategias, como invertir mil millones de dólares en los próximos 10 años en proyectos de reducción de emisiones y asignar 100 millones de dólares para 2030 en investigación y desarrollo para implementar soluciones de mitigación de emisiones. También promete convertir a fuentes renovables el 100 por ciento de la electricidad que consume en su operación para 2040 y vincular la remuneración variable de los altos ejecutivos a los objetivos climáticos.

La profesora del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad de Nueva York, Jennifer Jacquet, que investiga la responsabilidad climática de los productores de carne, ha observado con interés el aparente cambio de postura de JBS. Señala que hasta hace poco, en sus informes de sostenibilidad, la compañía describía las emisiones de alcance 2 y 3 como fuentes sobre las cuales la compañía no tiene responsabilidad, no tiene control operativo o su responsabilidad es indirecta (cuestionado, JBS no ha comentado sobre el cambio).

Ella cree que la nueva postura se debe a una mayor conciencia ambiental de los consumidores y que es significativo que JBS anunciara su iniciativa de cero emisiones netas en una página completa de The New York Times. «Les están diciendo a los consumidores estadounidenses, no se preocupen, no cambien sus hábitos alimenticios, todo está bien», dice Jacquet. A pesar de que JBS está tan cerca del gobierno, todavía tienen que luchar por la preferencia del consumidor, al menos en los mercados extranjeros».

La gigante de las carnes llegó a comprar toda una página de The New York Times: “Elos están diciéndoles a los consumidores americanos: ‘No se preocupen, no cambien sus hábitos alimentarios’»/ Reproducción del blog Food Politics.

Ciencia al servicio de la industria en Estados Unidos

En Estados Unidos, la estrategia de financiar a los científicos no es exclusiva de la industria cárnica, según Jacquet, quien ha estudiado cómo varios sectores, como el tabaco, el petróleo y el gas, los productos farmacéuticos y químicos, niegan sistemáticamente el conocimiento científico para su propio beneficio.

El plan se pone en marcha cada vez que la ciencia demuestra un daño potencial de estas industrias para la salud o el medio ambiente y ellas olfatean la amenaza de regulaciones más estrictas.

«Contratan a empresas de relaciones públicas que tienen sectores de gestión de crisis que se ocuparán de la ciencia mediante la creación de lo que aparentemente son sitios web independientes u otras plataformas digitales que desafiarán el conocimiento científico prevalente», dijo Jacquet.

Parte de esta estrategia es la contratación de científicos, preferentemente afiliados a universidades, que recibirán dinero para producir estudios en esa área del conocimiento. Cuanto más favorables sean los resultados, mayor será el financiamiento para el investigador y su institución.

Cita el ejemplo de Frank Mitloehner, director del Clear Center, un centro de investigación de la Universidad de California, Davis. Visto en el medio académico como uno de los principales negacionistas del impacto climático de la producción de carne, recibe generosos fondos de esta industria. A pesar de ser un experto en ciencia animal y no tener un título en ciencias del clima, se llama a sí mismo el «gurú de los gases de efecto invernadero», incluido el nombre de su cuenta de Twitter, @GHGGuru.

Su primer trabajo en el área fue poner en duda la metodología utilizada por la FAO en uno de sus informes para calcular la contribución del sector de la producción de carne en la emisión de gases de efecto invernadero. La pregunta era válida, pero no alteró significativamente las conclusiones del informe (incluso después de las revisiones, la contribución del sector del 14,5 por ciento siguió siendo alta). Aún así, el ruido de Mitloehner en los medios de comunicación fue tanto que, para el público en general, los datos de la FAO sobre el impacto climático de la carne fueron desacreditados.

«Creo que esto es inmoral y es algo con lo que tenemos que lidiar en los Estados Unidos. Algunos de estos científicos se presentan como científicos independientes, pero en realidad están en la nómina de la industria», dice Jacquet, quien prepara un libro sobre el tema, titulado The Playbook, que se lanzará en junio de 2022.

***

Este reportaje forma parte de una serie sobre ciencia y alimentos. Fue producido por la red de periodismo latinoamericano Bocado.lat y aquí puedes leer el especial.

Comparte

ZonaDocs
ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer