Esto no es una clase más sobre ITS ¿o sí?

Endometrio no es una banda de punk

Por Danielle Orendain

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) son parte de la vida erótica compartida, no conocerlas o tenerles miedo es el primer paso para ponernos en riesgo de adquirirlas o no tratarlas a tiempo.

Las ITS son muy comunes, cualquier persona podríamos adquirir una o varias en cualquier momento de nuestra vida sexual activa y compartida, pero que sean comunes no significa que sean normales o que tengamos que ignorarlas ¡es importante atenderlas!

Estas infecciones tienen características particulares que quiero que conozcas, como una medida de autocuidado y cuidado colectivo, y te las voy a resumir a continuación:

  • Son causadas por algunos patógenos que pueden ser: virus, bacterias o parásitos, y tal cual, como lo dice su nombre, podríamos adquirirlas por ciertas prácticas cuando compartimos nuestro erotismo con alguien más.
  • Se transmiten no se contagian, y las vías de transmisión de algunas ITS son por medio del intercambio de fluidos corporales como la lubricación y el semen de manera sexual, o el contacto con sangre manera no sexual (como compartir jeringas o navajas de afeitar); mientras que las vías de otras ITS son el contacto directo con la zona infectada (mejor dicho: contacto piel con piel de manera genital u oral).
  • Esto podría suceder durante las prácticas penetrativas vaginales y anales, el sexo oral, la fricción genital o al compartir juguetes. El riesgo aumenta si lo hacemos sin métodos de barrera.

NOTA: hago énfasis en “podríamos”, porque es una posibilidad, no un hecho ni un castigo. Disfruta de tu erotismo mientras te cuidas, está bien.

Según la Organización Mundial de la Salud existen al menos 30 patógenos que provocan las ITS, pero te voy a nombrar 8 que son las más comunes, para que las reconozcas y sepas cuáles son: Sífilis, Gonorrea, Clamidia, Tricomoniasis, Hepatitis B, Herpes simple, Virus de Papiloma Humano (VPH) y Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

No te preocupes, si nos diagnostican alguna de estas ITS, al menos la sífilis, gonorrea, clamidia y tricomoniasis tienen cura gracias a los antibióticos que deben recetarnos los profesionales de la salud sexual o médicos generales; mientras que la hepatitis B, herpes simple, VPH y VIH, si bien no tienen una cura, hay tratamientos que aminoran los síntomas y/o signos y controlan la infección. Y una vez curada o tratada la infección, podemos continuar con nuestra vida sexual y nuestra vida cotidiana sin ningún problema ni malestar físico.

Muchas veces al enterarnos de que adquirimos una ITS se ve afectada nuestra salud mental, podríamos sentirnos mal con nosotrxs mismxs o nuestra autopercepción, tristes, decepcionadxs, molestxs, con miedo o pasar por un duelo. Todos esos sentires son válidos y tienes todo el derecho de sentirte así; sin embargo, mereces apapachos y acompañamiento adecuado para poder abordar esta situación con algún profesional de la salud mental o grupo de acompañamiento que te entienda, te escuche y no te juzgue.

Te comparto que yo vivo con VPH, mi infección fue tratada y tengo una vida saludable. Ninguna ITS es una condena de vida. Seguimos siendo nosotrxs, porque las ITS no nos definen y tampoco significan que fuimos irresponsables, promiscuxs, infieles o que no nos queremos. Esos son estigmas de los que hablaremos después, porque debemos combatirlos, no habitarlos.

Las ITS también se pueden prevenir ¿cómo hacerlo? Existen diferentes herramientas:

  1. Hasta el momento, las que se han demostrado con mayor efectividad son los métodos de barrera. No protegen al 100%, pero sí entre un 60% y 80% si los usamos correctamente. Me refiero al condón externo que cubre pene, el condón interno que cubre parte dela vulva, la vagina y el cérvix, y los cuadros de látex para el sexo oral a vulva y ano. ¿Dónde los consigo? En algunos centros de salud, Asociaciones Civiles (ACs) de prevención de ITS de forma gratuita, o en farmacias y sexshop desde diferentes precios.

a) Los cuadros de latex los puedes hacer con cualquier condón externo, cortando el depósito de semen y cortando hacia lo largo, hasta obtener un recuadro. Checa este vídeo de referencia (minuto 07:07): https://www.youtube.com/watch?v=cfOqdRzx3F0

Yo entiendo que estos productos no son accesibles para todxs o algunas personas decidimos no usarlos, por diferentes razones. Es válido, sólo debemos ser conscientes de los riesgos y hacernos responsables de las consecuencias. Entonces ¿de qué otras maneras puedo prevenirlas si no uso métodos de barrera?

  1. Procurando nuestra salud para tener un sistema inmunológico fuerte. Este sistema está encargo de combatir esos patógenos, sin embargo, muchas veces no puede y necesita ayuda adicional y es ahí cuando vamos al médico por un tratamiento. Para que esté fuerte y preparado, podemos tener una alimentación sana, hacer ejercicio, gestionar estrés y ansiedad, tomar agua, dormir bien, procurar el placer en cada actividad del día a día y tener tiempo de calidad para actividades de ocio y descanso.
  2. Otras herramientas son la autoobservación y autoexploración. Son mis favoritas, porque puedo notar que mi cuerpo cambia y puedo notar algún signo de infección que no presente síntomas. Yo, por ejemplo, lo hago mientras me baño, cuando estoy desnuda frente al espejo y al ver mi vulva con ayuda de un espejo de mano; también reviso mi moco cervical. Todo en privacidad y comodidad, así que te recomiendo buscar ese espacio y momento.
  3. Existen vacunas que pueden prevenir la Hepatitis B y el VPH. Estas vacunas puedes conseguirlas en el sector público de manera gratuita o en sector privado a diferentes precios. Si tú puedes acceder a ellas y deseas ponértelas, tendrás esa herramienta como un plus.
  4. Por último, otras herramientas que podemos utilizar son checándonos y haciéndonos pruebas de ITS. Las personas con vulva debemos ir con gine y las personas con pene deben ir con urólogx a hacernos papanicolau y colposcopía. Si tenemos prácticas anales también podríamos acudir con un proctólogx, ya que el VPH también suele infectar la zona del ano y recto.

Otras pruebas las encontramos en laboratorios, en distintos precios, o las rápidas y gratuitas en ACs de prevención de las ITS.

Recomiendo que este chequeo de salud sexual lo hagamos al menos una vez al año o máximo cada 3 años, sobre todo porque muchas ITS son asintomáticas y silenciosas.

¿Qué hago si me diagnostican una ITS?

Desde mi propia experiencia y como profesional de la salud, te comparto que es importante atendernos y tratarla en compañía de personal de salud experta en el tema. Todas las personas tenemos derecho a la salud digna y al trato humanitario y respetuoso, sin regaños, sin que sean alarmistas y sin juicios a nuestra sexualidad.

Las personas que vivimos con una ITS podemos tener una vida saludable, podemos disfrutar de nuestro erotismo, sentir placer y disfrutarlo con quien queramos de manera consensuada; además también podemos trabajar, estudiar, construir una familia o una casa, son derechos que deben ser garantizados sin importar nuestro diagnóstico.

¡Ojo! Nuestro diagnóstico es confidencial y privado, nadie te lo puede exigir si no quieres compartirlo.

Si tienes alguna duda puedes acudir con tu médicx de confianza o tu centro de salud correspondiente; acercarte a colectivas que trabajen con educación sexual integral; buscar las Asociaciones Civiles que hablen sobre las ITS sin estigmas; o búscame para una asesoría personalizada.

Para más información visita mis redes sociales, donde subo contenido de salud sexual y salud mental desde mi experiencia y formación. Me encuentras en Instagram como @danielle.orendain https://www.instagram.com/danielle.orendain

Lo que publico en mis redes sociales es responsabilidad mía y no representa la opinión de Zona Docs.

Comparte

Danielle Orendain
Danielle Orendain
Psicóloga y Pedagoga Menstrual / Me quejo y hablo de salud sexual, menstrual y placeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer