“Insuficiente y con múltiples fallas”: la calificación de las y los usuarios de Mi Macro Periférico

1
4604

A tres semanas de la inauguración de Mi Macro Periférico, sistema de movilidad que sustituyó a la icónica ruta 380, las quejas por su mala planeación y servicio se acumulan, pues una buena parte de los 180 mil usuarios que se vieron forzados a utilizar “el PeriBus” han señalado que: las unidades resultan insuficientes, los tiempos de llegada y salida no se cumplen, no se respetan los pagos por transbordos, las rutas alimentadoras no funcionan y sus puentes son antipeatonarles son algunas de las quejas de “la magna obra” del Gobierno del Estado.

Por Christian Cantero / @ChristianChMalv y Darwin Franco / @DarwinFranco

Fotos: Por Christian Cantero / @ChristianChMalv

El 30 de enero entró en funcionamiento el sistema de transporte público Mi Macro Periférico, el cual sustituye a las rutas 380 y 380 A que recorrían la periferia de la Área Metropolitana de Guadalajara (Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque y Tonalá) y que a diario daban movilidad hasta 180 mil usuarios en 172 unidades.

La obra que costó 8 mil 943 millones de pesos tiene 42 estaciones que van desde carretera Chapala, pasando por San juan de Ocotán y llegando hasta la Barranca de Huentitán, las cuales se conectan con rutas alimentadoras que extienden el servicio a los municipios de Tonalá y Tlajomulco, haciendo un recorrido de más de 41 kilómetros. 

Para su funcionamiento se destinaron 359 unidades con las este sistema de movilidad debería garantizar más de 300 mil viajes diarios en un horario que va de las 4:30 a.m. hasta las 12:30 a.m..

Cuestión que no se respeta, pues a través de las redes sociales de la Secretaría de Transporte de Jalisco o mediante el uso del hashtag #MiMacroPeriférico es común leer múltiples quejas donde se señala que en varios puntos el también llamado “Peribus” deja de pasar después de las 21:30 horas.

Aquí un testimonio de una estudiante de la Universidad de Guadalajara:

Como esta queja, muchas más se han expresado señalando que los tiempos de espera son prolongados o que las rutas alimentadoras están siempre saturadas lo que extiende en más de una hora el trayecto de las y los usuarios de este sistema de movilidad, esto en relación al tiempo que hacían cuando utilizaban la ruta 380.

Recorrido peatonal para llegar a las estaciones de Mi Macro Periférico (Foto: Christian Cantero).

¿Qué más piensan las personas que usan Mi Macro Periférico”

Las personas caminan a través de los puentes antipeatonales para llegar hasta la entrada de la estación Periférico Norte, ahí se detienen a observar el mapa del recorrido y la información de las otras rutas que tienen que abordar ahora que desaparecieron a las que normalmente usaban.

Una de las quejas de las y los usuarios es que el recorrido que hacen para llegar a las estaciones de Mi Macro Periférico, colocadas en los carriles centrales del Periférico, puede llevarles más de 15 minutos, pues los puentes y toda la infraestructura que les acompaña no respetan la prioridad de los sujetos en la pirámide invertida de movilidad, la cual irónicamente diseñó el propio Gobierno de Jalisco.

Por ello e, incluso, antes de la inauguración de la obra, colectivos de movilidad alternativa ya los habían señalado de ser “puentes antipeatonales”.

Así se lo señaló a nuestra reportera, Ximena Torres, Adonais Lee, integrante de la organización Pasos Blancos, quien le explicó que a este tipo de estructuras les agregan el prefijo “anti”  porque en realidad se construyen con el objetivo de evitar que las y los peatones interrumpan el flujo de automóviles.

Esto implica, como señalan quienes usan “El Peribus”, para las personas que caminan un mayor esfuerzo físico, pues deben subir las rampas, caminar un puente y luego bajar otra rampa para llegar a la estación.

El recorrido por los puentes antipeatonales puede durar más de 15 minutos (Foto: Christian Cantero).

Por tanto, consideran, no son para nada accesibles para personas de la tercera edad, para madres con niños o para personas con alguna discapacidad, pues no en todas las estaciones de Mi Macro Periférico están funcionando los elevadores que evitarían este recorrido a las personas que se ven impedidas de usar “los puentes antipeatonales”.

Al respecto, la organización Liga Peatonal señala que este tipo de puentes: “no consideran el derecho a la movilidad y la ciudad de las y los habitantes, ya que las y los peatones deben desviar sus líneas de deseo hasta donde se encuentran los puentes, lo que implica más tiempo y esfuerzo”.

Largas filas y esperas para esperar las rutas complementarias o alimentadoras de Mi Macro Periférico (Foto: Christian Cantero).

Después de hacer los recorridos por los puentes que no respetan su derecho a una movilidad libre, algunas y algunos usuarios regresan sin oportunidad de abordar, pues a diferencia del Tren Ligero, el Peribus” sólo acepta pago con la tarjeta de Mi Transporte que tiene un costo de 30 pesos, limitando el acceso sólo aquellos que la poseen.

Dentro de las estaciones hay personas que asoman la cabeza para divisar si ya se acerca el camión, pues las puertas eléctricas permanecen abiertas antes, durante y después de que las unidades lleguen a las estaciones. Algunas personas, incluso, utilizan el espacio para sentarse, aunque eso implica un riesgo inminente.

Al entrar, quienes se apresuran son quienes ganan un lugar, aunque en realidad en muchas de las estaciones las unidades ya están a su máxima capacidad, y ahí hay que darse paso entre las personas dentro de la unidad. En situaciones así, la sana distancia que nos piden guardar para evitar los contagios es sólo un mito. 

Interior de Mi Macro Periférico en un horario regular (Foto: Christian Cantero).

Quienes no alcanzan un lugar, se agarran de donde puedan. Dentro una pantalla indica al chofer la visibilidad de varias cámaras internas en la unidad y unas pequeñas bocinas ambientan el lugar con canciones populares (en el recorrido se escuchó “Cruz de Navajas” de Mecano).

Canción que es del gusto de Rosita, una mujer de 56 años. Ella vive por la colonia Santa Margarita en Zapopan, y anteriormente tomaba la ruta 380, porque viaja un trayecto que para ella van de 30 a 40 minutos hasta llegar a Tonalá, municipio donde vive su madre: “es que ella ya no me puede visitar, por eso voy yo”, dijo.

Cree que hace el mismo tiempo en este nuevo transporte, pues aunque en “el macro” entre las estaciones es más rápido el recorrido, el tiempo se pierde en las largas y saturadas filas que hay que hacer para acceder a las rutas alimentadoras. Para ella es una necesidad hacer ese transbordo porque es gratis. Actualmente no puede gastar 40 pesos por día cuando antes solo gastaba 20:  “Temo que en el futuro sea así”.

Una de las quejas más reiteradas es que los transbordos gratuitos no siempre de Mi Macro Periférico no siempre se respetan (Foto: Christian Cantero).
Largas filas para subir a unidades llenas (Foto: Christian Cantero).

David, un hombre de 48 años, cree que “el Macro” puede significar un medio de transporte más seguro, pues su hijo (universitario) tomaba la ruta 380 desde Ciudad Granja hasta el Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA) de la Universidad de Guadalajara, y en dos años ya fue asaltado 2 veces: “quieras o no, uno se siente más tranquilo, de alguna manera eso va a estar más controlado, hasta va a llegar más rápido a estudiar”.

De un largo puente a una nutrida fila (Foto: Christian Cantero).

Para la señora “Nena” el macro va menos lleno que los camiones. En sus primera experiencias se ha sentido más cómoda, pero ella cree que es porque muchas personas se niegan a usarlo. Aunque también considera que otras rutas de camión se han saturado y ahora se tiene que esperar o “torear” a las personas para lograr alcanzar a subir. Cree que esta saturación es porque “el Macro” no recorre todo lo que la 380 antes sí recorría, incluso, con la cobertura de las rutas complementarias.

Muchas de estas afectaciones se realizaron, sobre todo, en el municipio de Tonalá donde no se construyó ni una sola estación de Mi Macro Periférico. ¿Las razones? No han sido explicadas por las autoridades locales que, simplemente, se limitaron a decir que para Tonalá lo que hay son varias rutas alimentadoras.

Lo que no dijeron es que para llegar a esas unidades, las y los habitantes de Tonalá deben caminar más de dos kilómetros. Para luego llegar a un sitio donde deben esperar, si bien les va, más de media hora.

Para complementar y alimentar al Mi Macro Periférico entraron en funcionamiento nuevas rutas como:

  • MP-01: Carretera a Chapala – Barranca de Huentitán, por Tonalá, cerrando el circuito del Periférico en el oriente de la ciudad.
  • MP-C02: Barranca de Huentitán – San Juan de Ocotán, y entrará a colonias de Zapopan como Nuevo México, Base Aérea o Valle Real.
  • MP-C03: Chapalita Inn – L3 Central de Autobuses, pasando por colonias fuera del corredor troncal como El Campesino, Las Juntas y Las Juntitas.

Así mismo se diseñaron las siguientes rutas alimentadoras, las cuales no están funcionando como deberían, esto a decir de las quejas recibidas hasta el momento en la Secretaría de Transporte.

Algunas de estas rutas, a tres semanas de inaugurada la obra, han sufrido cambios, pues su planeación resultó insuficiente para mover a las personas que usaban las rutas de camión que fueron suspendidas cuando inició Mi Macro Periférico.

Tras un corte de actividades, a 17 días de su operación, Mi Macro Periférico registra más de 2.6 millones de usuarios; así mismo, las rutas alimentadoras poseen un promedio diario de 240 mil usuarias y usuarios. Las autoridades esperan que en las próximas semanas, esta última modalidad de transporte, supere los 300 mil usuarios. 

Sobre las quejas recibidas que ha recibido, aseguran, ya las están atendiendo y que el sistema irá mejorando con el paso de los días.

***

Para tener más información o para realizar quejas sobre el uso de Mi Macro Periférico:

https://mimacro.jalisco.gob.mx

1 COMENTARIO

  1. Insuficiente servicio principalmente para los usuarios de Tonalá hacia Guadalajara y viceversa. Se podría ampliar la ruta alimentadora que llega a Belisario Domínguez hasta la Calzada Independencia apoyando así a los usuarios y dar otra opción de tomar la otra línea similar de transporte. También restaurar algunas rutas alternas que cubran este trayecto para cubrir la necesidad de movilidad de la ciudadanía de estas zonas urbanas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí