¿La policía abraza?

*

Por Cordelia Rizzo / @cordeliarizzo

Fotos cortesía: Cordelia Rizzo

Durante tres semanas de creación de los brazos de #AbrazoEntramado, con el equipo de colaboradorxs, flui en una experiencia bondadosa. En parte fue así porque trasladar la práctica artística al espacio público permite conocer al Estado desde el juego con el espacio. Elegimos, para ubicar la escultura monumental, una palmera de la Explanada Cultural rodeada de bancas de cemento y madera y con jardineras frente a la puerta del Palacio de Gobierno de Nuevo León. La pieza está inspirada por las arpilleras confeccionadas por madres de personas desaparecidas desde los 70’s en Chile, en la clandestinidad. Aún cuando las experiencias en el espacio público sean negativas, el conocimiento que nos dan sobre los modos de operar del aparato gubernamental es invaluable e insustituible.

Desde que salimos a medir la circunferencia del árbol se acercaron los guardias de la puerta derecha del Palacio de Gobierno. Luego llegó Fuerza Civil a tomar fotos y a preguntarnos, como siempre, quién es nuestro líder. Esto lo digo porque desde que uso el espacio público para manifestarme en 2003, hay alguien que se acerca a documentar/sospechar de lxs manifestantes. Anteriormente, elementos de Fuerza Civil y de la Marina prohibieron tomar fotos en momentos en los que las personas estában ejerciendo su derecho a participar en la vida política del país. Ese miércoles sólo estábamos midiendo un árbol con una cinta cuando se acercaron. Duramos menos de 20 minutos en el lugar.

El comportamiento de los guardias y policías da un mensaje desde el Estado: asediar cuando se puede. Cuando hablo del Estado me refiero a lo que describió Hegel como un aparato racional y complejo que también se compone de gobierno y ciudadanía. Sus partes tienen diversos modos de expresión simbólica y funcional. (Pertenecer a la burocracia, en este aspecto para el filósofo es una gran distinción.) Después del primer encuentro con los guardias del Palacio de Gobierno y los elementos de Fuerza Civil pedimos a lxs mediadorxs de LabNL que informaran a sus vecinos de nuestros planes con la escultura. El sábado que bordamos en la vía pública transcurrió sin novedades, pero las siguientes salidas a checar el árbol activaron a los guardias y a Fuerza Civil de nuevo.

Foto cortesía: Cordelia Rizzo

El viernes antes de irse de Monterrey, mi co-promotora del proyecto, Tere Chad, fue a tomarle unas fotos a los brazos y se acercó un guardia del Palacio de Gobierno que, de nuevo, le preguntó qué hacía. Tere señaló los logos de gobierno del Estado en los soportes que tenían información sobre cómo interactuar con la pieza. Parte de las instrucciones es que se tomen fotos y se suban a redes con el #abrazoentramado. En ese momento el guardia no cedió pero parecía que ya le había caído el veinte de que se le pasó la mano. Sin embargo, la molestia e indignación de Tere nos puso a pensar en la función de la policía a la luz de los derechos ciudadanxs en el espacio público.

Sobre todo nos indignó por la cantidad de mujeres que fueron desaparecidas en espacios públicos los días previos a la semana santa.

Justo ese viernes 8 de abril encontraron muerta a María Fernanda Contreras, una mujer desaparecida cinco días antes. La familia de María Fernanda criticó a las autoridades por no buscar a su hija a pesar de que ellxs aportaron la localización del teléfono celular desde el inicio de la investigación. No podía dejar de pensar que todo el trabajo de las familias de personas desaparecidas se redujera a un “Es que no le hablan a sus papás” dicho por el secretario de Seguridad Pública, Aldo Fasci. Es como si todos los muertos y desaparecidos de Chile, Argentina, México, Colombia y tantos otros sitios resbalan de la posibilidad de guardarse en la memoria de la Secretaría de Seguridad Pública, y de todo el aparato gubernamental.

Este domingo 17 de abril fuimos Carmen Lazo, Diego Cotera y yo a tejerle un suéter a la palmera en la que se sostiene #abrazoentramado y esperamos, como ritual, a que se acercara la policía. Tardó como media hora en acercársenos una elemento de Fuerza Civil y nos preguntó si éramos Pueblo Bicicletero, a pesar de que no traíamos bicicletas con nosotrxs. Fue más amable y accedió a leer los soportes que tienen la descripción y las instrucciones de lo que trata el abrazo. El yarnbombing lo platicamos desde los primeros bocetos de #abrazoentramado y nos lanzamos a lograrlo ese día con algunas pocas piezas tejidas. Unimos las piezas sueltas con unas agujas laneras y nos aseguramos de no raspar la corteza del árbol.

En Nuevo León desapareció la idea de convivir con los demás en el espacio público. Si bien LabNL es un proyecto que abre las puertas, desde las directivas de Seguridad Pública se cierran puertas. ¿Por qué tiene que acercarse la policía en un espacio de convivencia y esparcimiento? ¿No se dan cuenta del malestar que causan, justo en un espacio público nuevo que se quiere activar? Es la norma en la Gran Plaza, sobre todo cuando hay parejas LGBTTTIQ caminando agarradas de la mano. El Parque Fundidora, que pudo haber sido un bastión de libertad para diversas poblaciones, también acostumbró el asedio a poblaciones que usaran el espacio público para hacer vida comunitaria.

Nuestro proyecto sirve también para tomarle la temperatura a las prioridades del Gobierno Estatal. A mí me interesa muchísimo medir cómo procesaron las recomendaciones de la Declaratoria de Alerta por Violencia de Género en Nuevo León en 2016. Varias de éstas señalaron la necesidad de alumbrar espacios públicos para procurar la seguridad de las mujeres, lo que para mí se traduce en una petición de integrar un enfoque de género y de seguridad humana a sus planes de trabajo. Esto se traduciría en una policía que en vez de interpelar a lxs ciudadanxs como lo han hecho con lxs participantes de #abrazoentramado, se limitaran a observar y dejar que crezca esa comunidad que está usando el espacio público. Fomentar relaciones comunitarias sanas es una tarea de la seguridad humana (vs. la seguridad pública que busca una fuerte presencia policial que intimide a la ciudadanía).

En resumen, después de años de contestar la pregunta “¿quién es su líder?” de muchas formas, indigna ahora, con #abrazoentramado, que nos presten tanta atención y nos confronten cuando sólo estamos usando el espacio al que tenemos derecho de compartir. Claramente no le damos usos que esperan que le demos. Esperan que lo vaciemos, que nos quedemos quietas, adentro, adentro de nosotras mismas. Abrazo entramado habló de la necesidad de salir, de hacer actos de presencia pública frente a los problemas humanos y sociales. La ironía es que lxs efectivxs de Fuerza Civil nos presten tanta atención cuando deberían mirar mucho más lejos de las explanadas de la Macro Plaza, donde pasan cosas mucho más graves que un muro grafiteado, mucho peor que una puerta que requiere reparaciones, mucho más peligrosas que una escultura de 20 metros que invita a abrazarse.

Comparte

Cordelia Rizzo
Cordelia Rizzo
Activist-scholar/PhD Candidate Performance Studies at Northwestern University-memory-touch-textiles-maker / transnational-wayward Mexican girl.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer