Sin registro básico y con inhumaciones múltiples, iniciará exhumación de cuerpos en Panteón de Coyula

Autoridades de Jalisco notificaron a familiares de personas desaparecidas que esta semana iniciarán los trabajos de exhumación de los cuerpos de personas fallecidas no identificadas que fueron inhumadas en el Panteón de Coyula en Tonalá, la incógnita es cuántos cuerpos exhumarán, pues el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) tiene un registro de 262 inhumaciones, mientras que el Ayuntamiento de Tonalá asegura haberle otorgado 347 permisos de inhumación.

Los trabajos de exhumación serán acompañados por la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, expertos en el tema, y quienes ya advirtieron a las familias que no hay un registro básico de las inhumaciones y que éstas se hicieron de manera múltiple y no en procesos individualizados.

Por Darwin Franco / @DarwinFranco

Fotos: Lucía Vergara / @LuuMafu

Ninguna autoridad de Jalisco sabe señalar con claridad cuántos cuerpos de personas fallecidas no identificadas fueron inhumados en el Panteón de Coyula, Tonalá; pues el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) -quien en 2015 solicitó estas gavetas al Ayuntamiento de Tonalá- asegura haber realizado 262 inhumaciones; sin embargo, las autoridades municipales -conforme la Dirección de Registro Civil de Tonalá- precisaron que otorgaron 347 permisos de inhumación. Esto implica una diferencia de 85 personas fallecidas no identificadas.

Por su parte, la Fiscalía del Estado de Jalisco, autoridad que tiene bajo su resguardo estos cuerpos, asegura no tener un registro sobre el número de cuerpos ahí inhumados, aunque sí notificó que 10 personas ya habían sido exhumadas tras ser identificados por sus familiares. Esto significa que los cuerpos que podrían ser exhumados serían 252.

Con esas discrepancias en los registros, esta semana comenzarán los trabajos de exhumación, en una primera etapa éstos se realizarán en el Panteón de Coyula, lo cual permitirá confirmar in situ el número real de personas no identificadas que fueron inhumadas, así como la concordancia con la clave de registro que se les asignó el IJCF a cada cuerpo.

Esto, aseguraron las y los integrantes de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, se hará de manera abierta y transparente para que las familias con personas desaparecidas de larga data no tengan duda del proceso.

Aunque también se señaló que “por cuestiones de seguridad” no se les permitiría a las familias estar presentes en las exhumaciones, lo cual viola su derecho como víctimas a la colaboración conjunta.

En el primer análisis documental de los registros que les dieron las autoridades jaliscienses, las y los forenses guatemaltecos ya advirtieron a las familias que: “no existe un archivo básico de inhumación” y que “las inhumaciones fueron múltiples y no individualizadas”. Esto significa que las autoridades jaliscienses incumplieron sus propios procesos de resguardo e inhumación de personas fallecidas no identificadas.

Cuestión que hace aún más importante la presencia de las familias de las y los desaparecidos en el lugar, pues así podrán ver las omisiones periciales y forenses cometidas en las inhumaciones ocurridas, entre 2015 y 2017, en el Panteón de Coyula.

Gavetas donde se realizaron de 2015 a 2017 inhumaciones sin registro básico y de forma masiva (Foto: Lucía Vergara).

Registros que no cuadran

El Panteón de Coyula está ubicado en la calle Cuervo en la colonia Pinar de Las Palomas en Tonalá. Se trata de un panteón con muchas carencias, una de las más significativas es la ausencia de todos sus muros perimetrales, algo que se denunció desde 2018.

Este recinto alberga 19 torres con siete gavetas que han sido utilizadas por el IJCF para inhumar ahí los cuerpos de personas fallecidas no identificadas que ya no podían albergar en sus anfiteatros desde 2015. Estas gavetas están ubicadas al fondo de panteón y en la señalética que tiene apenas de nota los folios forenses.

La persona responsable del panteón, quien prefirió no dar su nombre completo por miedo a recibir represalias, señala que las autoridades del IJCF y de Fiscalía que llevaron los cuerpos lo único que le dijeron fue: “Estos cuerpos debes acomodarlos ahí en esas gavetas”, lo cual hizo sin preguntar nada más.

Números de identificación en gavetas donde se inhumaron de tres a cuatro personas en espacios donde debería sólo estar el cuerpo de una persona (Foto: Lucía Vergara).

De acuerdo a los registros oficiales, las inhumaciones en dicho panteón iniciaron el 12 de enero de 2017 y concluyeron el 15 de abril de 2018, en ese lapso -asegura el IJCF- haber realizado 262 inhumaciones. No obstante, el ex director del IJCF, Luis Octavio Cotero, señaló que los espacios comenzaron a ocuparse desde el 2015, aunque de esto no existe registro alguno.

“Cuando ya no teníamos espacio en el SEMEFO y ante el impedimento para seguir incinerando, el presidente municipal de Tonalá, Jorge Arana, nos donó esas gavetas en Coyula; así que desde el 2015 ahí comenzamos a llevar alguno de los cuerpos que ya no nos cabían”, explicó el ex director del IJCF, Luis Octavio Cotero.

En estas gavetas, aunque la relación cuerpo-espacio supera toda lógica, el IJCF inhumó los cuerpos de 262 personas no identificadas. El panteonero del lugar narró que esto fue posible porque por espacio individual se colocaron de tres a cuatro cuerpos. Es decir, un espacio que debería ser ocupado por 91 personas no identificadas se utilizó para 262 cuerpos.

Los registros del IJCF señalan que ahí se inhumaron 238 hombres y 24 mujeres. Sobre las causas de su muerte: 65 fallecieron por enfermedad; 5 por suicidio, de 9 se ignora y en 183 casos se sigue investigando su causa de muerte.

El municipio de Tonalá, instancia responsable del panteón, asegura que para estos mismo fines expidió al IJCF, 347 permisos de inhumación e igual número de actas de defunción. Así mismo confirmó que autorizó la exhumación de 10 cuerpos que, de acuerdo a la Fiscalía, fueron identificados mediante fotografías forenses.

Registos 15, 16 y 17 de inhumaciones realizadas en el Panteón de Coyula (Foto: Lucía Vergara)

Las fechas de inhumación de las 262 personas fallecidas no identificadas fueron: 10 personas (el 10/02/17); 18 (17/08/17); 21 (15/09/17); 22 (11/10/17); 11 (27/10/17); 26 (06/02/18); 34 (16/02/18); 58 (28/03/18) y 62 (15/04/18).

Mucho de lo que podrá hacerse en los trabajos de exhumación dependerá de la información que pueda otorgar el propio encargado del panteón, quien compartió lo que le tocaba hacer cada vez que llegaban de la Fiscalía y el IJCF a dejarle los cuerpos.

“Yo lo que hice fue meter los cuerpos que me trajeron a las gavetas y tuve que acomodarlos como fuera porque los del SEMEFO, no más los dejan ahí y a mí me toca toda la chamba… yo he metí de tres o cuatro por espacio, pero no hice un registro de eso”.

Conforme a los datos obtenidos por transparencia, en ese panteón 85 personas que fueron inhumadas no aparecen en los registros ni de la Fiscalía ni del IJCF. Será el trabajo de exhumación de los peritos forenses guatemaltecos lo que ayude a confirmar o descartar la información sobre el total de inhumaciones realizadas en el panteón entre el 12 de enero de 2017 y el 15 de abril de 2018.

El proceso de exhumación estará a cargo de IJCf y los forenses guatemaltecos, y tendrá un tiempo estimado de 14 días, iniciando el próximo 25 de mayo en un horario de 7:00 a.m. a 2:00 p.m..

Es importante señalar que los trabajos de exhumación podrían beneficiar directamente a familiares de personas desaparecidas de larga data, pues las fechas de ingreso al IJCF de las personas fallecidas no identificadas que se inhumaron en el Panteón de Coyula ocurrieron del 16 de enero del 2014 al 29 de diciembre de 2017.

A las familias interesadas en saber si su familiar fue inhumado en ese panteón podrán comunicarse al número 33 14 11 22 15, ahí se les dará una cita para realizar las tomas de muestras genéticas. Algo que también podrán realizar en la Comisión Estatal de Búsqueda de Jalisco, pero a partir del 25 de mayo.

Esta es la primera exhumación masiva que se realice en el estado; actualmente, Jalisco tiene más de 5 mil 700 cuerpos de personas fallecidas sin identificar. Hasta, 2020, en panteones municipales del estado se habían realizado mil 422 inhumaciones por parte de la Fiscalía del Estado de Jalisco y el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (Ver detalles en la investigación: “Jalisco: Inhumaciones irregulares y masivas, el destino incierto de las personas fallecidas no identificadas”).

Foto: Lucía Vergara.

***

Aquí la base de datos completa de los 262 cuerpos inhumados en el Panteón de Coyula, esto para ayudar a las familias de desaparecidos de larga data a buscar de manera directa a su familiar por la fecha de ingreso al IJCF, edad, género, causa de muerte, sitio de localización y fecha de inhumación.

Comparte

Darwin Franco
Darwin Franco
Me encanta hacer periodismo y contar con dignidad las historias de quienes confían en mi trabajo. Disfruto ser profesor y aprender de mis alumnas, alumnos y alumnes. Creo que el periodismo es una potente herramienta de paz y esperanza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer