Vecinos de Jardines del Country temen por sus Viviendas

Desde 2018, la asociación vecinal Colonos Jardines del Country A.C.se ha organizado contra un desarrollo inmobiliario que, según los habitantes de la zona, no solamente se construye de manera ilegal sino que podría producir importantes daños a sus casas.

El desarrollo denominado II Parco Residencial, bajo la propiedad de la empresa Grupo Administrador Preciado, se construye junto a la Presa de Zoquipan, que contiene al río Atemajac, el cual se vuelve un cuerpo de agua al borde del Parque Ávila Camacho.

Este grupo de vecinos ha documentado cómo el desarrollo ha ido destruyendo elementos estructurales de la presa, que se construyó en 1841, y sin la cual perderían sus viviendas en una inundación durante el temporal de lluvias.

Por Andrés de la Peña / @andres_dlap

La Presa de Zoquipan fue construida en 1841 y cuenta con una ficha de monumento histórico (con clave I-14-00069) en el Catálogo Nacional de Monumentos Históricos Inmuebles del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). En 2018, los vecinos de la Av. de la Presa (nombrada así por el monumento en cuestión) sintieron preocupación al ver que una inmobiliaria comenzaba trabajos de construcción y, según denuncian, destruía elementos de la presa ubicada a escasos veinte metros de sus hogares.

Los elementos de riesgo en esta zona son múltiples. Un estudio de riesgo elaborado por el Ayuntamiento de Guadalajara, en 2014, revela varios factores que preocupan a los vecinos: varias casas del barrio están construidas sobre un relleno de pobre calidad, existe una franja protegida por la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) que prohibía cualquier edificación en el espacio entre las casas y la cortina, y hay varios puntos de inundación en la zona.

Plano publicado por la Secretaría de Obras Públicas de Guadalajara en octubre de 2014, elaborado con información del Atlas de Riesgos 2012.

Una revisión del Atlas Metropolitano de Riesgos del Instituto Metropolitano de Planeación (IMEPLAN) arroja resultados similares, usando datos más recientes e históricos más amplios: la zona presenta riesgos de inundación, con varios eventos del tipo registrados en la zona.

Atlas Metropolitano de Riesgos

De hecho, en 1987, la presa reventó por primera ocasión, causando pérdidas materiales y llevando al desalojo de varios inquilinos; y en varias ocasiones, el nivel del agua ha rebasado la cortina. De cualquier modo, y a pesar de estos antecedentes, la construcción se inició justo al costado de la presa en 2018. La inmobiliaria busca edificar dos torres de 7 niveles con 60 departamentos y 32 metros de altura.

Para este tipo de construcción fueron necesarias intervenciones mayores: excavación para situar cimientos además de demolición de elementos de algunos de los “contrafuertes” de la presa: cuñas de cemento integradas a la estructura que la ayudan a resistir fuerzas horizontales, como la del cuerpo de agua que contiene.

Galeria A: plano mostrando los 10 contrafuertes completos de la presa.
Aquí se muestra cómo fueron retirados o reducidos algunos de los contrafuertes hacia el sur de la presa (Foto: Andrés De la Peña).
Aquí se ven los contrafuertes que siguen en pie hacia el norte de la presa (Foto: Andrés De la Peña).
Foto de los vecinos mostrando cómo se dañan algunos contrafuertes hacia el lado sur de la presa.
(Foto: cortesía).

Los vecinos consiguieron dos suspensiones contra la construcción a través del Ayuntamiento de Guadalajara, ambas en 2019. Sin embargo, en ambos casos la empresa logró que le retiraran los sellos para seguir construyendo.

Puntualmente, el 29 de enero de 2019, la Directora del Centro INAH Jalisco dirigió un oficio a Ismael del Toro Castro, entonces Presidente Municipal de Guadalajara, pidiendo la clausura de la obra y explicando que la misma sería inadmisible dado que la presa no solo es patrimonio histórico, sino que continúa brindando un servicio público en la regulación pluvial.

Ante esto, los desarrolladores de Il Parco Residencial no se darían por vencidos. En una reunión en Ciudad de México el 17 de marzo del 2020, celebrada con la representación de la Coordinación Nacional de Monumentos Históricos del INAH y el Centro INAH Jalisco, se planteó un nuevo proyecto que sería aprobado y con el cual la construcción continuaría. Hoy en día la página web de Il Parco Residencial ofrece los departamentos a la venta.

El nuevo proyecto contempla la integración arquitectónica de la presa al edificio: se elevaría el entrepiso de la planta baja para dejar la cortina visible, se recorrería toda la construcción para que se respete la franja de separación entre el edificio y el monumento “replegando la obra a la parte posterior del predio”, y se cambiarían varios cajones de estacionamiento pegados al muro por espacios ajardinados.

Esta última provisión resulta extraña, dado que sólo hay 20 metros de separación entre las casas de los vecinos de Jardines del Country y la presa Zoquipan; esto implicaría que la construcción solamente tendría 10 metros de ancho en respeto de la franja de protección.

Además, la desarrolladora renovaría un tramo de la cortina, realizaría labores de mantenimiento en la infraestructura pluvial del cuerpo de agua. Finalmente, para conseguir esta concesión, la desarrolladora se comprometió mediante una Manifestación Unilateral de Voluntad a garantizar el mantenimiento permanente del monumento en el Reglamento del Condominio.

Sin embargo, los vecinos volvieron a oponerse al proyecto por desconfiar de la constructora. El presidente de Colonos Jardines del Country A.C., Jorge Gómez, expresa:

“En cuanto acaben de vender sus departamentos, ellos se van. ¿Dónde va a estar la obligación de los mantenimientos posteriores? la constructora va a decir “yo ya no existo, yo ya vendí” no sabemos por qué el INAH está dando esa autorización”.

El grupo de vecinos asegura que no se oponen a los desarrollos inmobiliarios de alta densidad, como otro que esperan tener cerca, 300 metros al sur, en el predio que solía ser el restaurante Tizoc. Sin embargo, no están conformes con el acuerdo entre el INAH y la inmobiliaria, y no ven cómo el Reglamento del Condominio los protegería contra los daños estructurales que puedan producirse, incluso, antes de que se termine la obra.

A pesar de que ahora cuenta con el permiso del INAH, según relatan los vecinos, en el pasado las direcciones de Obras Públicas (mediante los documentos D. L. 236/2016 y C. C. 0434/2016), Ordenamiento del Territorio (mediante el oficio CGGIC/DOT/1260/2016) y Protección Civil (mediante el oficio DPCB/PC/687/2016) habían determinado que no podía haber construcción en el predio. También insisten en que otras instancias resolvieron en el mismo sentido: la CONAGUA (mediante el oficio B00.812.08.01/675-2015) y la Procuraduría de Desarrollo Urbano habían impedido la construcción.

Por su parte, la constructora lleva una demanda contra cinco de los vecinos, alegando que han incurrido, a su parecer, en fraudes procesales al abrir varios procesos independientes para entorpecer la obra.

Actualmente la obra se encuentra clausurada por el ayuntamiento debido a una modificación en su plano de escaleras, aunque la constructora asegura que cumple con todos los reglamentos necesarios.

Sello de clausura; sin embargo, ésta no se dio por las demandas y exigencias señaladas por los vecinos (Foto: Andrés de la Peña).

Comparte

Andrés De la Peña
Andrés De la Peña
Periodismo y Relaciones Internacionales. Sostenibilidad e interseccionalidad.

7 COMENTARIOS

  1. Con dinero baila el perro, por eso el INAH autorizó la construcción y obvio a en cuanto vendan se desaparecerán!!! Esperemos q Alfaro no se deje sobornar ni ningun organismo de Jalisco!!! Alto a la construcción y daño a la presa!!!!

  2. Muy bien elaborado el reportage, habra que hacer un reportage de como es que tienen escrituras el Grupo Administrador Preciado, cuando ese inmueble no renia registro

  3. Todo esto huele mal, quien se adueñó de este predio, quien lo vendió a esta constructora, cómo se puede investigar esto. Hay políticos inmiscuidos en esto? Que notarias se prestaron a este juego? Quien y porque dieron permisos de construcción, de agua, porque para una persona que quiere construir ponen muchos peros y requisitos.

  4. No queremos más tragedias, ni tampoco inundaciones por la avaricia de la constructora y la corrupción de los que dan permisos en el gobierno.

  5. Ya tenemos suficiente con la indiferencia del Gobierno Federal que no le importa dañar ecosistemas y llevarse entre los pies a toda una selva si con eso se benefician familiares y amigos.
    Pido al Gobernador de Jalisco y al Pdte. Mpal de Guadalajara que no nos decepcionen, que sean distintos, que no autoricen construcciones que pondrán en riesgo latente y permanente a cientos de familias.

  6. De seguro esta asociado con algún amigo de alfaro o de lemus ellos son especialistas en robarse predios y desarrollarlos. Como es el caso de la obra que se desarrolla en avenida Américas y avíla camacho en zapopan centro, predio la cardona en zapopan, antiguo relleno sanitario a la altura de valle imperial, en donde sacaron toda la basura, la llevaron a picachos y llenaron casí un celda al grado que le tuvo que pagar zapopan a hassars para disponer de la basura de zapopan en 2021 en lo que se habilitaba otra celda en picachos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer