Tres cumpleaños sin Ángel Iván Gómez Barbosa, desaparecido en Jalisco

Tras dos años y medio de haber sido desaparecido, este es el tercer cumpleaños que Ángel Iván Gómez Barbosa pasa fuera de casa y lejos de familia.

En un acto amoroso, su madre Angie, fue a llevarle globos, serpentinas y veladoras al que hoy es el único lugar donde lo puede sentir cerca: la Glorieta de las y los desaparecidos de Jalisco, espacio donde su fotografía aguarda su regreso y clama justicia.

Por Dalia Souza / @DaliaSouzal

“Te extraño mucho mi güero” dice Angie, mientras coloca cuatro pequeños globos metálicos en forma de corazón sobre la imagen y el nombre su hijo. Como ella, otras madres y familias buscadoras han elegido la Glorieta de las y los desaparecidos en Jalisco como un sitio de encuentro y conexión con sus familiares ausentes.

Las losetas que rodean este monumento reapropiado y que algún día colocaron con el rostro de sus amores desaparecidos, se han convertido en el único sitio donde pueden sentirles un poco más cerca, al menos así lo reconoce Angie quien este 6 de junio conmemoró el cumpleaños 21 de su “güero”.

Ángel Iván Gómez Barbosa fue desaparecido hace dos años y medio, el 6 de diciembre de 2019 en la colonia Valle de los Molinos en Zapopan, Jalisco; se lo llevaron cuatro hombres que iban a bordo de una camioneta. Cuando su madre fue a denunciar los hechos, el personal ministerial de la Fiscalía de Jalisco le “advirtió” sobre lo peligroso de la zona “ay, señora, ya hemos ido varias veces y desde que entramos ya nos van halconeando, es muy difícil entrar ahí, nos ponen emboscadas” se excusaron los funcionarios.

Cómo es posible que la delincuencia esté más organizada que el gobierno, es algo ilógico” se cuestiona Angie, quien considera absurdo que, a sabiendas del contexto de violencia e inseguridad, sean las propias instituciones de procuración de justicia las que permitan que las personas sigan siendo víctimas de estos delitos en plena impunidad.

Angie dice seguir “echándole ganas”, pese a todo, incluso, sobre las omisiones y negligencias de las autoridades que decidieron no ir a buscar a su hijo cuando denunció su desaparición y que tampoco lo han hecho ahora, “las que hacemos todo somos las madres buscadoras, las que andamos para todos lados buscando” afirma.

No le ha quedado de otra más que salir a campo, rastrear la tierra y buscar en cada rincón posible para ver volver a su muchacho, pues de la Fiscalía Especial en Personas Desaparecidas de Jalisco sólo ha recibido llamadas que demuestran el poco el nulo avance de su caso. El colmo, asegura Angie, fue aquella vez que le marcaron para preguntar “si ya tenía alguna información” sobre su hijo:

“creo que el trabajo es de ellos y no de nosotras”, precisa Indignada.

Precisamente, este 6 de junio también se cumple un año de la solicitud que hizo al Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), a través de su ministerio público, para realizar la confronta entre su ADN y el perfil genético de tres personas fallecidas sin identificar. Hace apenas unas semanas recibió los resultados de dos de las tres, pero, aún queda una pendiente.

“Lo que yo sí quisiera pedirle a Fiscalía como SEMEFO que no se pasen la bolita, estamos hablando de seres humanos, y que tengan un poquito de conciencia, que también nos duelen y obviamente tienen que tener un poquito de respeto al dolor ajeno” manifiesta Angie.

A esta madre le queda claro que el principal obstáculo que enfrentan las familias buscadoras es la falta de coordinación entre las dependencias de seguridad, ministeriales, periciales y forenses, de quienes depende el avance o el retroceso de los casos de sus seres queridos: “de por sí, ya es muchísimo el dolor que tenemos, como para que nos traigan con que sí, con que no, con que es Fiscalía, con que es SEMEFO, las cosas no tienen que ser así”.

Este es el tercer cumpleaños que Ángel Iván pasa fuera de casa y aunque él no puede soplar las velas de su pastel, su madre hoy enciende un par de veladoras con sólo un deseo en mente: volverle a ver.

“Es mi hijo y yo voy a seguir aquí buscándolo, sólo le pido a Dios que me de fuerzas y me preste vida para poderlo buscar, ya después él dirá”.

Comparte

Dalia Souza
Dalia Souza
Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer