“Hay algo que no he dicho”: un retrato íntimo de tres mujeres que deciden interrumpir su embarazo

“Hay algo que no he dicho” de la realizadora Massiel Hernandez es una película documental que se presenta en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara con la intención de mostrar la historia de tres mujeres que están decididas a interrumpir su embarazo, acción con la desafían a la sociedad conservadora y su propia familia en un país que criminaliza el aborto.

Por Alondra Angel Rodriguez / @alondriixs

En México, abortar no es fácil. La criminalización y los estigmas que se tienen respecto a este derecho hace complicado que las mujeres o las personas con capacidad de gestar puedan hacerlo con plena libertad y garantías; por ello, “Hay algo que no he dicho” es una película documental que ofrece un enfoque más humano al proceso que atraviesan quienes deciden interrumpir su embarazo por distintas razones.

En entrevista con ZonaDocs, Massiel Hernandez -fotógrafa, realizadora y gestora cultural- nos propone un retrato íntimo de cómo Carmen, Melina y Fanny atravesaron este proceso marcado por el miedo y la presión social:

“Una motivación particular es el cómo estos temas no se hablaban aunque es algo muy cotidiano en la vida de las mujeres y las personas con capacidad de gestar. Son historias que no necesariamente se tienen que contar a todo el mundo, pero que el esconderlas tiene un trasfondo muy complejo para las mujeres que se enfrentan a estas decisiones llenas de miedo y culpa”.

Cómo nació todo

Massiel acompañanta de aborto y ese estar en la lucha por los derechos sexuales y reproductivos, desde tiempo atrás, le hizo darse cuenta de los estigmas y limitaciones que se pueden tener respecto al tema, además le permitió conocer la historia de muchas mujeres:

“Poder tener acceso a conocer los panoramas a los que se estaban enfrentando las mujeres fue mi motivación para decir: yo quiero hacer una película sobre esto, porque también tenía esas ganas de poder abordar el tema del aborto desde ese lugar, donde las voces de las mujeres estuvieran en primer plano”.

Dentro de esta película documental se comparten las historias que atraviesan quienes deciden ejercer el derecho de decidir sobre su propio cuerpo, pero sobre todo “Hay algo que no he dicho” es una invitación a la empatía.

“Se trataba de colocar el tema desde las experiencias y los matices de las personas, ya que no se vive igual; por ello, buscamos retratar esto más allá de la militancia en la que está involucrado el tema para ubicar y ver al aborto desde un espacio más íntimo centrado en cómo se vive en este proceso”.

Además de hablar sobre la importancia que tiene despenalización del aborto en el país, la película documental busca combatir penalización moral, esto para poder generar reflexiones respecto al tema desde una perspectiva más humana, pues hay historias dignas que merecen ser contadas de la manera más amorosa.

“Es como si entráramos a la casa de alguien y esa metafóricamente es la intención de la película. De repente te están contando algo muy íntimo donde te encuentras miles de matices y una historia de vida que va más allá de lo que puede estar pasando”.

La lucha dentro del proceso de creación

A pesar de los contextos tan complejos, la criminalización del aborto, las limitaciones y barreras que se pueden tener en la sociedad, así como la fiscalización del cuerpo en la cultura heteropatriarcal, esta pieza cinematográfica rescata el que las mujeres siguen tomando con autonomía sus propias decisiones todos los días.

Y eso que Massiel Hernandez asume como algo valioso es lo que le permite resignificar el cómo las mujeres: “están decidiendo bajo sus términos lo que es mejor para sus vidas”.

Massiel Hernandez.

Por ello, en esta pieza cinematográfica se presentan tres historias de diferentes personas gestantes que por una u otra razón decidieron no continuar su embarazo: Carmen, Melina y Fanny.

El propósito de hablar de sus vivencias es sacar el aborto de esa visión trágica, dramática, de oscuridad; es decir, no se trata de hacerlo ver como algo terrible o como lo peor que les puede pasar a las mujeres, sino de reflejar la diversidad que hay en las experiencias y cómo cada una de éstas se viven de una manera diferente.

Dentro del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, la película tuvo una muy buena aceptación por parte del público:

“había que brindar esta experiencia y creo que la gente ha conectado muy bien con el documental, fueron proyecciones muy conmovedoras y muy enriquecedoras, estoy muy contenta de poder al fin darle vida”. expresó Massiel Hernandez.

La realizadora también comentó que el documental por el momento se encuentra en la etapa de festivales nacionales e internacionales, pero los planes son que esta película pueda seguirse proyectando pasada esta primera etapa: “queremos que está película tenga una buena vida bonita y que pueda llegar a muchos públicos y muchos espacios”.

Comparte

Alondra Angel
Alondra Angel
Soy estudiante de Comunicación Pública. Me gusta el color blanco, escuchar música y tomar café. Me encanta estar con mi familia. Creo que el periodismo es una manera de hacer algo frente a las problemáticas de hoy y las que tendrán un impacto en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer