De santuario a prisión animal. Claves del caso Black Jaguar White Tiger

#AlianzaDeMedios

La Procuraduría Federal de Protección Ambiental intervino este martes el terreno de la Fundación Black Jaguar-White Tiger en el sur de la Ciudad de México y aseguró más de 200 animales, algunos de especies en extinción, que serían reubicados en zoológicos

Texto: Redacción Pie de Página

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) intervino este martes el predio de la Fundación Black Jaguar-White Tiger y aseguró 190 felinos (leones africanos, leones blancos, tigres, jaguares y pumas), 17 primates y 2 coyotes que se hallaban en condiciones de abandono.

En un comunicado, la dependencia informó que los animales tendrán una revisión veterinaria para determinar las posibilidades de traslado a distintos zoológicos del país.

Por su parte, la Asociación de Zoológicos, Criaderos, y Acuarios de México (Azcarm), que presentó la denuncia -pública y penal- contra el famoso “santuario felino”, anunció que está dispuesta a aportar unos 250 mil dólares para rescatar a los animales del refugio.

Se trata del aseguramiento más grande de animales que haya hecho en la Ciudad de México, donde el maltrato animal en espacios de cuidado y tráfico ilegal de especies no son algo nuevo.

Estas son algunas claves la historia:

¿Qué es Black Jaguar-White Tiger?

La Fundación Black Jaguar-White Tiger es un “santuario de felinos” ubicado al sur de la Ciudad de México y que durante siete años ha recibido donativos de México y el extranjero, para alimentar a los animales.

A quienes se convertían en patrocinadores se les entregaba un certificado digital de patrocinio, una publicación en Instagram con su “bebé” adoptado o un video alimentando al felino. Varios artistas se llegaron a fotografiar con estos ejemplares. Por cada foto Eduardo Mauricio Moises Serio cobraba hasta 3 mil 500 dólares

En su página de internet presume que es una organización global sin fines de lucro que, además del resguardo físico y rehabilitación de animales salvajes, realiza campañas de educación y promueve reformas legales.

En 2015, un registro emitido por Semarnat como Predio e Instalación que Maneja Vida Silvestre (PIMVS) de forma confinada fuera de su hábitat natural en el kilómetro 36 de la Carretera Picacho Ajusco, San Tomás Ajusco, en la alcaldía Tlalpan Dicho lugar albergaba más 300 felinos entre tigres, linces, jaguares, panteras y leones de todas las edades

Años después, perdió dicho registro, y trasladó a los felinos a otro predio cercano, en la calle Carretonco, de la colonia San Miguel Ajusco. De acuerdo con la denuncia de Azcarm, este predio “no cuenta con permisos ni medidas de seguridad para albergar a felinos silvestres».

¿Quién es Eduardo Serio?

Eduardo Mauricio Moisés Serio, más conocido como Eduardo Serioy apodado como Papa Bear, es el dueño de Black Jaguar-White Tiger.

Según él mismo ha contado, en octubre de 2013, un primo suyo le contó que estaba tratando de comprar una pantera bebe en una tienda de mascotas de Monterrey para usarla en fotografías como fuente de ingresos. Su relato dice que Serio rescató a Cielo (la pantera bebé) y dejó su vida en Beverly Hills para fundar lo que hoy es Black Jaguar-White Tiger.

En su cuenta de Instagram se describe como empresario mexicano que desde 2013 se ha dedicado a rescatar animales como leones, tigres, aves, monos e incluso osos.

“Hijo y Protector de la Madre Tierra. Cuentista. Padre de 503 niños”, dice su perfil.

¿Quien hizo la denuncia?

El lunes pasado, la Azcarm denunció que muchos de los ejemplares del santuario han muerto como consecuencia de dicho abandono y difundió imágenes de animales mutilados, desnutridos y enfermos.

Los videos fueron grabados por la extrabajadora del santuario Yael Ruiz, en los que muestra las condiciones críticas en las que se encuentran los felinos.

La organización detalló que recibió fotografías y videos que muestran a los animales en condiciones de abandono, sin alimento, con heridas expuestas y en lugares no aptos para su estancia.

Muchos de ellos presentan heridas expuestas y diversos niveles de desnutrición. Incluso existen evidencias de que varios ejemplares ya han muerto de hambre y otros han perdido la vida al desangrarse por comerse y arrancarse su propia cola. De acuerdo con los terribles testimonios, algunos animales han sido sacrificados, mientras que otros han llegado a devorarse entre ellos”, se lee el comunicado.

La Azcarm también informó que denunció penalmente a Eduardo Serio desde el 10 de junio. Ernesto Zazueta, presidente de la asociación, pidió un castigo ejemplar para Eduardo Mauricio Moises Serio, para “contribuir a frenar el tráfico y comercio ilegal, el maltrato y abandono de vida silvestre en nuestro país”.

La reacción de las autoridades

La primera en reaccionar a la denuncia fue la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, quien la misma tarde del lunes informó vía Twitter que ya se había puesto en contacto con la Profepa para intervenir en el caso.

“He recibido y agradezco las denuncias respecto a una fundación que se encuentra en el Ajusco y que tiene en malas condiciones a varias especies felinas. Les informo que nos hemos puesto en contacto con Profepa para intervenir y rescatarlas”, escribió Sheinbaum.

Por su parte, el jefe de la policía, Omar García Harfuch, informó que la Brigada de Vigilancia Animal y la Fiscalía General de Justicia y la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial (PAOT), investigaban las denuncias.

Este martes, 16 inspectores federales de la Profepa realizaron una visita de inspección al sitio para conocer las condiciones físicas de los animales y de las instalaciones.

En un comunicado, la dependencia informó que llevó a cabo la revisión al predio en donde estaba registrada la UMA, “misma que ya no estaba en funcionamiento”.

En el terreno denunciado se encontraron más de 190 felinos mayores (leones africanos, leones blancos, tigres, jaguares y pumas), 17 primates y 2 coyotes, a los cuales se les realizará una revisión veterinaria para conocer su estado de salud y “proceder según sea el caso, a su reubicación”.

Informó que ya había entrado en contacto con distintas Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAs), PIMVS, y con la Azcarm para la reubicación.

Los perros y burros que presentaban condiciones de maltrato, quedaron bajo resguardo de personal de la Brigada de Vigilancia Animal.

¿Qué ha respondido el dueño?

En una entrevista con Televisa, el empresario aseguró que los videos están «fuera de contexto», porque la mayoría de los animales que recibe llegan en malas condiciones y con problemas genéticos.

En general nuestros animalitos han sufrido un poco la crisis porque si están un poquito más flacos. Ayer estuvo Profepa, los animales están al 90, 95 por ciento de su peso, los que vimos ahí, que se ven espantosos, eran animales que estábamos tratando de rescatar, (los videos) fueron tomados fuera de contexto. Algunos sí (los recibimos desnutridos), otros se han venido abajo por los problemas genéticos porque ya los riñones no les dan, tiene diabetes, cosas así y tratamos lo máximo de hacer. Llega el momento que a veces lo logramos, pero no somos Dios, a veces logramos sacarlos adelante y a veces no. Cuando no, no nos queda de otra que darle una muerte digna”, dijo.

También aseguró que los animales no se comen sus colas, como se ha dicho, sino que, en las noches, estando en grupo, uno al otro se muerden la cola y cuando sucede se les opera, pero los leones pierden sensibilidad.

¿Qué pasará con los animales?

El martes, la jefa de gobierno declaró que la Dirección General de Zoológicos de la capital se hará cargo de la atención de los animales recuperados del albergue y que el predio, quedó asegurado por personal de la Fiscalía y de la Secretaría de Seguridad, esto por violaciones al uso de suelo y maltrato animal de fauna doméstica.

Sí, hubo un aseguramiento de la fiscalía. Los animales están bajo revisión, se van a llevar a los zoológicos. La Profepa toma primero a los animales y después se ubica un lugar donde puedan reponerse, recuperarse y estamos viendo en cuál de los zoológicos van a ser recibidos”, dijo.

Por su parte, la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México anunció que está dispuesta a aportar unos 250 mil dólares para rescatar a los animales del refugio y que que ya se encuentran en conversaciones con zoológicos que los puedan recibir.

La historia negra de la CdMx

Las historias de maltrato en lugares de cuidado, tráfico ilegal y lucro con animales no son nuevas en la capital del país.

En julio de 2014, la Profepa multó con 4.3 millones de pesos y aplicó sanciones administrativas a cuatro tiendas de la empresa Maskota por “comercialización ilegal de ejemplares de vida animal silvestre en condición de riesgo y peligro de extinción”; en esa ocasión. también aseguró animales de cinco tiendas.

En octubre de 2018, autoridades hallaron dos leones africanos adultos, dos tigres blancos y dos panteras negras en jaulas en la lujosa casa, ubicada en una zona boscosa del Desierto de los Leones, donde los supuestos traficantes celebraban una fiesta.

En abril de 2021, en un operativo para combatir el comercio ilegal de vida silvestre, en el Mercado de la Magdalena Mixhuca, la Procuraduría aseguró 154 ejemplares entre ellos boas constrictores, cocodrilos, iguanas verdes, tortugas, lagartijas, varanos, camaleones, geckos y tarántulas.

En el caso de Black Jaguar-White Tiger, se trataba de un refugio famoso, que durante 7 años ha recibido donaciones nacionales e internacionales para mantener a los animales, muchos de ellos supuestamente habían sido rescatados de los circos cuando la Ley General de Vida Silvestre prohibió el uso de animales en sus espectáculos, a partir de julio de 2015.

De los mil 298 animales censados un año antes por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en 80 circos del país, sólo sobrevivió el 20 por ciento, según la médica veterinaria que llevó ese registro.

Los que quedaron vivos fueron llevados a santuarios como el Black Jaguar, fundado por Eduardo Serio, quien en medio de la polémica ha insistido en que las imágenes difundidas por Azcarm están sacados de contexto, pues se trata de animales que estaban en circos, “súper viejitos y malos genéticamente”.

***

Este texto se publicó originalmente en Pie de Página:

De santuario a prisión animal. Claves del caso Black Jaguar White Tiger

Comparte

ZonaDocs
ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer