Esclavitud moderna, tortura y deshumanización: La Trata de Personas

*

Por Aura Castillo Arévalo, Licenciada en Psicología; Raquel Caspi Miller, Doctora en Desarrollo Humano y Mayra Hernández Figueroa, Presidenta de Back Home

La trata de personas es un fenómeno muy antiguo, conocido como la esclavitud moderna del siglo XXI, mediante la cual, las personas se convierten en mercancía. Una de las causas de origen es la discriminación hacia los seres humanos que se consideran inferiores, entre ellos, las mujeres, niños y niñas, quienes han sido y siguen siendo, las principales víctimas de la explotación sexual y laboral.

No solamente es el tercer negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial, ni se reduce a la esclavitud moderna, ni a las once modalidades estipuladas por el el artículo 10 de la Ley General para prevenir, sancionar y erradicar los delitos en materia de trata de personas y para la protección y asistencia a las víctimas de estos delitos, que entró en vigencia el publicada en el Diario Oficial de la Federación el 14 de junio de 2012, que son:

  • 1) La esclavitud,
  • 2)La condición de siervo,
  • 3)La prostitución ajena u otras formas de explotación sexual,
  • 4) La explotación laboral,
  • 5) El trabajo o servicios forzados,
  • 6) La mendicidad forzosa,
  • 7) La utilización de personas menores de dieciocho años en actividades delictivas,
  • 8) La adopción ilegal de persona menor de dieciocho años,
  • 9) El matrimonio forzoso o servil,
  • 10) Tráfico de órganos, tejidos y células de seres humanos vivos, y
  • 11) Experimentación biomédica ilícita en seres humanos.

La trata de personas también incluye a “I”, una niña de cinco años de Veracruz, que tras los resagos académicos de la pandemia, acudía clases de regularización por las tardes, en las cuales los adultos encargados la torturaban con la finalidad de sacarle sangre y obtener adrenocromo. Éste es un derivado de la oxidación de la adrenalina que el cuerpo metaboliza en situaciones de alto estrés y terror, y se supone que al ingerirlo, se experimenta una sensación superior a la de consumir mescalina. A “I” también la forzaban, junto con otros niños, a desvestirse y realizar actos sexuales que eran grabados en videos y vendidos.

La trata de personas también incluye a “V” una joven que al negarse a ser novia de un amigo que conoció en la secundaria a los 14 años, ha sido explotada sexualmente por 12 años (desde los 14 años hasta los 27 años que tiene actualmente). No ha pasado un mes desde que todo comenzó, que no sea raptada y forzada a vender su cuerpo.

Mientras “V” estaba cursando la carrera universitaria, trabajaba para poder pagar sus estudios, y saliendo de trabajar por las noches, era raptada, forzada a vender su cuerpo y soltada por la mañana. Sin importar en donde la dejaran, ella llegaba a su casa a bañarse y por sus cosas para irse a la universidad. Así pasó toda su carrera. No era algo que sucedía a diario, ella desconocía cuándo volvería a pasar, y aún así continuó estudiando y trabajando tratando de salir adelante. El responsable le menciona cada vez que se la lleva, que si no lo hubiera rechazado, no estaría en esta situación.

Han pasado años de abuso, de golpes, de abortos causados por la violencia física, de venderla como un objeto, de grabarla en videos pornográficos sin su consentimiento, de mutilación, que incrementan ante cualquier signo de resistencia. Raptada en la calle en cualquier lugar donde se encuentre, incluso afuera de su casa, se la llevan sin dejar rastro. Es llevada por noches completas, en ocasiones días continuos, encerrada en prostíbulos, casas comunes y corrientes, casas de citas, y por lo general, cada ocasión es en un lugar diferente. La amenazan con matar a su familia, con llevársela a otra ciudad o fuera del país, con golpes, armas y violencia psicológica.

Al recibir ayuda por parte de Back Home para realizar la denuncia, la respuesta por parte de la persona que recibió su denuncia no fue la esperada, pues se burló de ella, negando que fuera trata de personas, diciéndole que eso no existía, que no había dinero de por medio, y lo peor de todo, su declaración de la denuncia fue cambiada. Salió de realizar la denuncia devastada, con ganas de volver a hablar de ello, con todas las ganas de quitarse la vida, pues si quien debería de protegerla se expresó de esa manera, ¿quién más la iba a proteger?

Acudió a médicos contando lo sucedido, con pruebas contundentes en su cuerpo. El médico que la atendió y a quien decidió contar lo que estaba sucediendo, le respondió de una manera que no esperaba; “eso no es trata, no te tienen 24/7 encerrada, deberías sentirte afortunada, que te cuesta un acostón”. Este tipo de trata de personas no es exclusivo de “V”. Hay muchas jóvenes que viven este infierno todos los días,

La trata de personas también incluye a “R”, de 19 años, que, al ir a un bar con su novio, dejó su vaso desatendido; posteriormente, empezó a sentir náuseas y a perder el control de su cuerpo. Al ir al baño, perdió la consciencia y fue vendida y abusada sexualmente. “Trata Exprés”, lo llaman, y consiste en llegar con el encargado, señalar a cualquier persona en el establecimiento, pagar cierta cantidad para que le adulteren la bebida, y poder abusar sexualmente de una persona inconsciente, en el baño.

La trata de personas también incluye a “N”, un niño de 10 años, que, al no vender los suficientes mazapanes en las paradas de semáforos, para cumplir con una cuota diaria de 200 pesos, era golpeado despiadadamente a mano de sus padres, que vivían en situación de calle. “N” fue atropellado, y perdió una pierna, buscando desesperadamente lograr su cuota diaria. La trata de personas puede también ser a mano de familiares.

La trata de personas también incluye a “E”, una mujer indígena de 18 años a la cual le prometieron trabajo de empleada doméstica con un sueldo de 77 dólares. Al llegar al domicilio donde trabajaría, se le informó que no recibiría su sueldo durante dos meses debido a que tenía que cubrir los pasajes. Después, se le informó que tendría que trabajar otros 20 meses sin sueldo porque tenía que pagar por una pieza decorativa que se rompió por accidente. “E” estaba embarazada y trabajaba más de 12 horas diarias sin contar con libertades básicas.

Modalidades hay infinitas, por lo cual es completamente urgente tener en cuenta los principios sobre los que se debe guiar la atención integral de víctimas de trata de personas, con la finalidad de proteger sus derechos humanos, se sugiere:

    1. Señalar la competencia de las autoridades responsables y de las dependencias involucradas, incidiendo en la formación de personal sensible, capacitado y especializado en la atención integral a víctimas de trata de personas. Este es un tema muy delicado, por lo cual se debe tratar con la mayor urgencia creando espacios seguros y adecuados para la protección de cada víctima.
    2. Ofrecer servicios especializados de atención conformados por equipos interdisciplinarios en medicina, enfermería, trabajo social, psicología, policías y personal del ramo de la procuración e impartición de justicia.
    3. Crear capacitación adecuada, asegurando que se el compromiso con el cuidado de las sobrevivientes de trata de personas. Dicha capacitación deberá ser tomada por policías, ministerio público, doctores, enfermeras, psicólogos, maestros, asegurando que son los que más contacto podrían tener con víctimas de trata de personas. Sin embargo, lo ideal sería que toda la sociedad esté informada al respecto, pues desgraciadamente, el 57.31% de la población mexicana es vulnerable a la trata de personas (global slavery índex), por lo cual es necesario informar para prevenir.

La trata de personas atenta contra la vida y la libertad, despojando de su integridad y dignidad a las víctimas. La trata de mujeres, hombres, niñas, niños y adolescentes implica múltiples violaciones a los derechos humanos a través de la compra- venta, extorsión, explotación y el sometimiento a condiciones de vida inhumanas, malnutrición, nulo acceso a servicios de salud, violencia física y psíquica, abortos forzados y en muchos casos, muertes impunes a manos de organizaciones y grupos que lucran con la explotación de las personas.

Solo el 2% de las sobrevivientes de trata de personas logra escapar (RATT, 2021); sin embargo, las que lo logran, continúan con un sentimiento de amenaza constante, teniendo estragos irreparables tras las vejaciones vividas. Dichos estragos incluyen la salud integral de las víctimas, algunos se mencionan a continuación.

    1. Trastornos de la alimentación.
    2. Cambios de la conducta, ansiedad, depresión, timidez, aislamiento, inseguridad.
    3. Consumo de alcohol o estupefacientes.
    4. Ideas e intentos suicidas.
    5. Baja autoestima, culpa, vergüenza, soledad.
    6. Dificultad para confiar en las personas en general.
    7. Trastornos del sueño (insomnio, pesadillas).

Las voces de las víctimas deben indicar el camino, ser la causa para que “el cliente” entienda, realmente, lo que hace. Sus voces pueden promover la información desde un punto de vista que no ha sido tomado en cuenta anteriormente, dando pie a la información y educación necesaria para terminar con la indiferencia y la revictimización.

La empatía sabemos es una palabra que muchas veces escuchamos, pero qué pasa cuando esta empatía es tan profunda que llega a doler. Esa empatía es de la que tenemos que comenzar a hablar, de la que incomoda, de la que nos hace pensar en esas niñas que están siendo explotadas solamente para satisfacer las necesidades de cada cliente que paga por ellas. Tenemos que hablar de una empatía que nos haga reflexionar sobre porque los seres humanos están siendo comercializados.

Transformar esa indignación en acción fue lo que llevó a nosotras como Back Home poder tomar un paso no solo en prevenir y visibilizar la Trata de Personas, pero sumarnos al acompañar en este duro proceso de denuncia a las y los sobrevivientes. Al crear talleres en donde se sensibilice y no solo se prevenga, en los que entendamos que cada cifra y estadística es un ser humano del que se habla. Desde la trinchera en donde estemos podernos sumar para unirnos a alzar la voz, desde el arte, la moda, el diseño, el deporte, así es como muchas personas se van sumando día a día, y en un día como hoy les queremos agradecer el haber dejado la indiferencia a un lado a todas esas mujeres y hombres que son un equipo para hacer esta labor.

Por otra parte, tenemos la asociación en la que colaboramos, Back Home, en la que impartimos talleres de prevención, de defensa personal, capacitación a autoridades, sin embargo que pasa ¿si no tenemos asociaciones civiles, voluntariados, personas altruistas? ¿A quién se puede recurrir después de vivir un hecho traumático de ese nivel, y más si aparte está siendo amenazada su vida y la de sus familiares? ¿A dónde se recurre cuando las autoridades, profesionales de la salud y personas, en general, no están capacitadas para atender delitos de esta magnitud?

Creemos que es necesario tomar en cuenta a las víctimas de estos delitos que son personas como cualquier otra personas que necesita ayuda; sin embargo, la mayor parte del tiempo se le culpa a la víctima.

¿Pero qué pasa cuando el enganche de los tratantes no es por medio de enamoramiento, entrevista de trabajo o por un familiar ejerciendo la trata contra sus hijos o familiares? Si no que son raptadas en la calle o en algún lugar donde se aseguran que a nadie le importara si es tomada a la fuerza una mujer, niño o niña sin ningún problema, y sin que nadie haga algo al respecto.

Se nos va imposibilitar creer, porque si no tenemos la empatía para creer y ponernos en los zapatos de aquella personas que son atraídas hacia la trata por las comunes maneras de hacerlo por los tratantes (enamoramiento, entrevistas de trabajo, por un familiar, etc.), como creer que existe una manera distinta de llevarse a las víctimas.

Se puede intentar categorizar, describir, detallar, comunicar, advertir con la finalidad de informar sobre este delito que consiste en cosificar al ser humano y utilizarlo como moneda de cambio; sin embargo, para erradicarlo, se requiere de educación y de pequeñas acciones, acciones que nos corresponden como sociedad. Acciones permeadas de empatía y carentes de prejuicios, que tiendan la mano a quién la necesita. Dichas acciones pueden ser tan pequeñas como abrir el diálogo y tan grandes como abrir un refugio para sobrevivientes. Y sean pequeñas o grandes, nos corresponden a todos.

Comparte

ZonaDocs
ZonaDocs
Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

1 COMENTARIO

  1. Siento admiración por el trabajo que están haciendo, gracias por compartir esta información que puede llegar pasar desapercibida por ritmo del día día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer