Una sexualidad que se mueve contigo

Endometrio no es una banda de punk

Tú, yo y todxs somos sexualidad, nos movemos a todos lados, por lo tanto nuestra sexualidad es movible, flexible y dinámica.

En este mundo cisbinario-hetero-alo-romanto-normado pareciera que si no nos vivimos desde ahí, entonces, no queda de otra que estar dentro de un clóset y eventualmente salir de él, o no poder hacerlo nunca porque nuestra vida está en riesgo si somos disidentes, desobedientes, locxs, enfermxs y pervertidxs.

Les recomiendo estas lecturas, para aquellxs que necesitan empaparse más del aquí y el ahora, cuidando que no se nos visualice nunca como cifras rojas y siempre encarando la realidad:

Sobre todo quiero RESALTAR la chamba de Geo G. Alvarez, que le TQM y admiro mucho por lo potente de sus textos. En el siguiente link pueden acceder a todo su contenido: https://geogonzalez.contently.com. De elle aprendí que un periodismo ético también es un periodismo que escucha/lee a las disidencias sin fetichizarles, criminalizarles, generalizarles ni discriminarles en una tendencia amarillista.

¿Y tú cuándo saliste del closet?

Quiero cerrar el paréntesis informativo con esta pregunta que me han hecho muchas veces, y que esas veces me he sentido fiscalizadx y confrontando dolores en espacios poco cuidados. Encontrándome con unx Daniel con disforia de género a sus 8 años, consecuencia de las dinámicas y roles binarios de su espacio de desarrollo; a unx Daniel con el corazón roto por un safismo/sadismo/sad-ismo que nunca pudo presentar con su familia; a unx Daniel con mapes que una vez le dijeron “tú lo que estás es confundida. O eres gay o no eres gay”; a unx Daniel que por muchos años no tenía ningún interés romántico, sólo erótico con sus novixs; a unx Daniel que muchas veces tiene que reprimir que le gusta que consensuadamente le peguen una putiza, para sentir placer; a unx Daniel con VPH, que tras el diagnóstico no tenía ni una pizca de deseo sexual y se sintió rota por la idea de no funcionar eróticamente para sí mismx ni para nadie; y a muchxs Daniel que todavía no conozco y me encantará reconocer sin miedo, culpas ni estigmas.

Yo no sé si ya salí de ese closet hetero o si aún sigo adentro o si alguien más me sacó.

Lo que sí sé es que no quiero ser definidx por un categórico que paraliza y no me deja seguir andando. Porque esa inmovilidad, ese parálisis permanente (sí pensé en la banda de punk y en mi cabeza suena “ahora quiero ser tu perro” ) me enferma y me carcome los huesos.

Y no, no estoy afirmando que las disidencias sexuales sólo estamos experimentando cosas o que las disidencias sexuales no sabemos hacia dónde ir, ni qué nos gusta, ni quiénes somos. Lo sabemos, con todo su cagadero del catesismo cisheteropanista y con todo y sus amenazas de muerte.

SABEMOS QUIÉNES SOMOS Y HACIA DÓNDE VAMOS.

En este momento hay una disidencia sexual sentada en la mesa, escuchando la comida viscosa siendo masticada por las bocas de sus familiares y con unas tremendas ganas de salir con sus amigxs putxs a jotear, aunque su mape piense que es el hombrecito de la casa y tiene deberes agotadores y masculinizantes. Con esa masculinidad que también le motiva a levantarse todos los días a las 5:00 a.m. para irse a dos horas de su casa a trabajar y pagar las deudas de un estado negligente y brutal.

Yo fui ese putx, con obligaciones feminizantes. Y le abrazo con mucho cariño.

Entonces las disidencias sexuales ¿qué somos?

Sí, somos desobedientes, locxs, enfermxs y pervertidxs. Además somos sidosxs, jotxs, desviadxs y kuirs que hacemos talleres, seminarios y conversatorios independientes, mercados autogestivos, activismos, casas kiki, reels, tik toks, tuits y fanzines y los dejamos en las paradas de camiones para que unx niñx, adolescente, joven, adultx y ancianx, como yo, podamos leer que todo eso que somos está mal y lo performarmos con un orgullo que no se vende a ninguna pinche empresa multimillonaria.

Porque estar mal, también es una transgresión al sistema.

Y no me mal entiendan, o sí, da igual. No me refiero a mal de pecado, patologización y riesgo. Me refiero a mal de renunciar a un bienestar inalcanzable, porque ni con todo el trabajo motor, sexual e intelectual se puede pagar ese bienestar.

Yo, por eso, prefiero estar mal, aunque me dé la espalda quien me la tenga que dar. Yo sigo acá, enseñando y compartiendo con mucho coraje, rabia, dolor, amor y alegre rebeldía.

Somos sexualidad, una sexualidad que se mueve, una sexualidad que no categoriza a nadie, porque podemos ser todo lo que nos pinte el culo.

Y este es un mensaje para todas las personas que acompaño: gracias por enseñarme a honrar con dolor y cariño a ese niñx desobediente que tenía miedo de ser nombradx.

No glosario:

  • Alo: de alosexual (atracción sexual).
  • Binario: hombre y mujer.
  • Casas kiki: ve a averiguarlo (emoji de diablito).
  • Cis: no trans binarix y no binarix.
  • Desviadx: yo.
  • Disidente: una persona en constante desacuerdo con las normas sexuales.
  • Enfermx: yo.
  • Hetero: de heterosexualidad.
  • Jotear: ser y estar no heterosexualmente y muy divertido todo.
  • Kuirs: un lobby que atemoriza a las terfs/swerfs y a las radfem panistas/AMLOvers. Tal vez porque tiene sillones muy incómodos o el aire acondicionado no funciona en la calor de GDL.
  • Locx: yo.
  • Mape: mamá, papá o tutorx.
  • Pervertidx: yo.
  • Putx: yo.
  • Romanto: de amor romántico.
  • Sad-ismo: de morrx triste en inglés.
  • Safismo: mis relaciones con personas no hetero.
  • Sidosx: persona seropositiva, que vive con VIH y que habita el estigma del SIDA para romperla desde sus entrañas.
  • Swerf: feminista abolo del trabajo sexual, que fiscaliza, persigue, acosa y criminaliza a trabajadorxs sexuales.
  • Terf: feminista trans odiente y trans excluyente.

Nota: Escribir con X es un posicionamiento político y se puede leer como sea. Ya después hablaré más de eso, sobre todo para que mis compas con discapacidad visual no piensen que ignoro su petición de sustituir la X por la E.

***

Para más información visita mis redes sociales, donde subo contenido de salud sexual y salud mental desde mi experiencia y formación. Me encuentras en Instagram como @danielle.orendain https://www.instagram.com/danielle.orendain y en Twitter como @OrendainDaniell https://twitter.com/OrendainDaniell

Lo que publico en mis redes sociales es responsabilidad mía y no representa la opinión de Zona Docs.

Comparte

Danielle Orendain
Danielle Orendain
Psicóloga y Pedagoga Menstrual / Me quejo y hablo de salud sexual, menstrual y placeres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer