Tipificar agresiones con ácido y otras sustancias debe contemplar penas mayores a agresores y verdadera reparación del daño a víctimas

0
1047

Los ataques con sustancias corrosivas son delitos sin agravante de género en 25 de los 32 estados del país. En Jalisco, la Diputada Dolores López Jara presentó una iniciativa que propone como un delito autónomo las agresiones con ácido, sustancias corrosivas o inflamables y ya cuenta con el aval de la Comisión de Igualdad Sustantiva y de Género del Congreso de Jalisco. 

Si bien, se propone una pena de 10 a 15 años a los perpetradores, organizaciones que en Jalisco acompañaron a Zoé, mujer trans víctima de un ataque de ácido en octubre de 2021, exigen que la sanción aumente, puesto que, el daño ocasionado a las víctimas es de por vida. Además, piden que se contemple una verdadera reparación integral.

Por Aletse Torres Flores / @aletse1799

Fotografía de portada Christian Cantero

La mañana del 20 de febrero del 2014 se encontraba Carmen Sánchez en su casa en el  municipio de Ixtapaluca, Estado de México. Ese día Efraín, ex pareja de Carmen,  fue al domicilio a pedirle “otra oportunidad”, pero ella se negó. Momentos después, él sacó una botella de ácido, se la aventó en el rostro y el cuerpo provocándole quemaduras de tercer grado, por las cuales duró ocho meses hospitalizada. 

No obstante, el Ministerio Público determinó que las lesiones producidas por el agente químico no ponían en riesgo su vida y que tardarían menos de quince días en sanar; desde entonces a Carmen le han realizado más de 57 cirugías. 

Lo que le sucedió a Carmen no es un hecho aislado, hasta la fecha se han registrado 47 ataques de este tipo en México, según los registros de la Secretaría de Salud.

Los ataques con sustancias corrosivas son delitos sin agravante de género en 25 de los 32 estados del país. Esta característica legal y la ausencia de  procedimientos con perspectiva de género permiten que los casos queden impunes y que las penas sean menores. 

Frente a este panorama, la diputada Dolores López Jara del Congreso de Jalisco presentó la iniciativa para tipificar el delito de agresiones con ácido y otras sustancias, la cual fue recientemente aprobada por la Comisión de Igualdad Sustantiva y de Género. 

La propuesta busca establecer como un delito autónomo las agresiones con ácido, sustancias corrosivas o inflamables. Además, propone una pena de entre 5 y 15 años a quien la realice y con agravantes si es en contra de una mujer o si existe una relación sentimental con la víctima.

El personal de salud que atienda a la persona afectada deberá notificar al ministerio público en caso de que las lesiones sean provocadas por agentes químicos, para otorgarle el reconocimiento de la calidad de víctimas de conformidad con la ley de la materia y así se tramiten los procedimientos de reparación integral del daño.

Por otra parte, contempla la regulación de la venta de este tipo de sustancias, así como la creación de un sistema integral de atención a las víctimas. Para ello se propone modificar la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia y el Código Penal.

¿Qué se tomó en cuenta para su creación?

La diputada explica que para construir la reforma realizó (junto con su equipo) un recorrido histórico de los casos de este tipo en el país. Uno de los eventos que tomó como referente fue el de María Elena Ríos, mujer que fue atacada el 9 de septiembre de 2019 por un hombre que le arrojó una cubeta con ácido al rostro, al pecho, a los brazos y las piernas, heridas que la mantuvieron en cama cinco meses.

“…desde ahí comenzamos, creíamos que era necesario catalogar este delito aparte y no se deberían considerar solamente como lesiones y mucho menos dejar libre a los responsables” expresó Dolores López, en entrevista con ZonaDocs. 

López, señaló que no se tratan nada más de lesiones, puesto que, pueden suceder accidentes con estas sustancias, sin embargo, en estos casos existe la intención de lastimar a la otra persona: 

“Aquí ya la forma y el objetivo es mucho más grave, estás buscando menoscabar el autoestima y dañar a la persona, comúnmente a las mujeres”. 

Los ataques con ácido, generalmente en el rostro, de forma predeterminada causan un trauma psicológico, dolor agudo, desfiguración permanente, infecciones posteriores, ceguera, evidencia el Centro Virtual de Conocimientos de la Organización de las Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra las Mujeres y las Niñas.  Advierte también que los agresores cometen este tipo de violencia por diversas razones, entre estas: venganza, rechazo, deshonor, celos, entre otros. 

El caso de Zoé

En Jalisco, el 19 de octubre de 2020, una persona atacó con ácido a Zoé, mujer trans en el centro de Guadalajara, Jalisco. La víctima presenta quemaduras de segundo grado en el 60% de su cuerpo. 

Al momento, fue trasladada en una ambulancia al Hospital la Santísima Trinidad, donde la atención le fue negada “porque no traía su identificación”. Sus familiares la llevaron a la clínica de la Cruz Verde, nuevamente no la atendieron y la enviaron a su casa, argumentando que “no tenía nada”

Al final, la familia tuvo que ponerse en contacto con la organización Unión Diversa de Jalisco para “saber qué hacer” y consiguieron que les atendieran en el Hospital Civil de Guadalajara. 

Fascinación Jiménez, presidenta de Unión Diversa de Jalisco, puntualizó que las autoridades solo pagaron los gastos del hospital, dejando a Zoé y a su familia por “su cuenta” para pagar el tratamiento posterior que la jóven necesitaba para recuperarse, las cuales no eran económicas. 

Fue así como Unión Diversa de Jalisco y las colectivas de la Red Yo Voy 8 de Marzo, convocaron a la sociedad civil a una colecta para pagar los gastos restantes que no cubrieron las autoridades correspondientes.  

La activista señala que el caso tuvo diversas negligencias, pero después de un año llegaron a un acuerdo con el hospital; en éste el nosocomio asumió que no ofreció la atención porque no tenían la atención especializada para esos casos, por lo que, accedieron a una capacitación con perspectiva de derechos humanos. 

Igualmente, colocaron un letrero a las afueras del edificio donde se lee “No se discrimina a nadie” y se comprometieron a tener un protocolo de atención para las víctimas de estos casos.  

Para Fascinación la iniciativa para tipificar el delito de agresiones con ácido y otras sustancias, es un paso más para lograr justicia en los casos de Zoé y de todas las mujeres que han sido víctimas.  

“Es un acierto que se controlé el acceso a estos productos, que pueden ser adquiridos por cualquier persona y en espacios como tlapalerías, esto podría ayudar para dar con los responsables y en un futuro resolver todos los casos”.

Pero ¿qué le hace falta? 

Al analizar la iniciativa, Jiménez notó algunas deficiencias, entre éstas la pena de 10 a 15 años que pretende darse a quienes resulten agresores. Es “poca”, precisa la activista, comparada con el daño que se ocasiona a la víctima, el cual, es de por vida. 

“Yo creo que se quedaron porque algunos casos son de causa de muerte inclusive”. 

De la misma forma, asegura que la prevención es sumamente necesaria y no “cree” que se le está prestando la atención suficiente a este aspecto:

“Es decir estamos trabajando con las víctimas una vez ya pasó el atentado, en redes hemos visto como los casos de acoso escalan y se atiende cuando ya es demasiado tarde”. 

La defensora propone crear una instancia para tratar con los agresores, quienes son los principales actores de este delito, acompañándoles a través de terapia, grupos de apoyo y acciones concretas

“No se trata de encerrar a las personas y ya, porque cuando salgan lo volverán a hacer, si no hay un tratamiento no hay nada… Me gustaría que estas iniciativas también atendieran a los victimarios” manifestó Jiménez.  

Finalmente, le gustaría que se agregara un apartado específico donde se advierta que el Estado está obligado a cubrir los gastos y la reparación de daños físicos y psicológicos. En el caso de Zoé solo sé busco dar con el responsable pero no hubo atención de ningún tipo para ella. 

“Este caso debería de ayudarnos como sociedad a analizar todos estos puntos y saber los medios y las herramientas para saber qué hacer y cómo manejar los casos” finalizó. 

¿En qué va la iniciativa?

Después de ser aprobada la iniciativa por integrantes de la Comisión de Igualdad Sustantiva y de Género, se recomendó que atendieran algunas de las observaciones que realizaron al documento. Y se acordó que previo a presentarlo a primera lectura se realizará una mesa de trabajo en la que participarán personal del Poder Judicial, de la Fiscalía del Estado, personal médico, especialistas en atención psicológica, entre otros, con el fin de fortalecer el dictamen.

La diputada puntualizó que la convocatoria está abierta a esta mesa de diálogo a toda persona e instancia que tenga que ver con esta agresión y personas que quieran compartirnos su experiencia para poder legislar. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí