Retratan en documental la defensa del Cerro del Cuatro 

0
1076

El Co-laboratorio urbano, en colaboración con el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), KultuDoc y Culturaula presentaron el documental En defensa del Cerro del Cuatro, dirigido por Sergio López y realizado con la gran ayuda de Alfredo Araiza, líder del colectivo Colonias Unidas por el Rescate del Cerro del Cuatro.

El documental muestra la lucha y  la defensa del Parque Metropolitano Cerro del Cuatro frente a los intereses inmobiliarios que, solapados del Gobierno de Jalisco, ponen en riesgo uno de los pocos bosques urbanos de Tlaquepaque.

Por Alondra Angel Rodriguez / @AlondraAngelRo

Los miembros del colectivo Colonias Unidas por el Rescate del Cerro del Cuatro luchan contra la deforestación ocasionada por el desarrollo inmobiliario y los intereses que el Gobierno de Jalisco tienen en el Parque Metropolitano Cerro del Cuatro, todo este esfuerzo fue retratado en el documental que se titula: “En Defensa del Cerro del 4”, el cual se presentó en la Universidad ITESO, el pasado 1 de diciembre.

Alfredo Araiza y los miembros del colectivo resisten para preservar el Cerro del Cuatro, y lo hacen cuidando de los árboles y la vegetación que ahí se encuentran; además realizan actividades que unen a la comunidad en la causa. “empezamos a sembrar la semilla de roble enano y a reforestar. Es así cómo hemos formado el bosque”, precisó Alfredo en la presentación del documental.

El documental “En Defensa del Cerro del 4” también expone los ataques recibidos por la defensa de este parque urbano:

“A dos de los activistas que estaban, los amenazaron y les pararon. Desgraciadamente mataron a un activista, a un maestro y lo hicieron ver como un accidente”.

Además también deja en evidencia las amenazas físicas que también se han realizado; entre ellas, las acciones de desprestigio y difamación hacia los miembros del colectivo; con ello, precisaron los defensores, se busca infringir miedo y restar credibilidad a la causa.

Fernando López, Rocky, Carlos Merito, Alfredo Araiza, Guillermo Rodriguez, Giovanni Moreno, Montserrat Chávez y miembros del colectivo. (Foto: Alondra Angel)

Estos grupos también buscan que las personas que no son parte del colectivo y se interesan por las actividades se alejen, pues en algunas ocasiones, incluso, elementos policiales han hecho presencia en actividades recreativas realizadas en el Cerro del Cuatro:

“Ese mismo domingo de la carrera (de bicicletas) a las tres de la tarde, nos mandaron policías para correr a la gente A nosotros como activistas nos conocen y no nos hacen nada, pero con la gente que viene aquí les meten miedo, les meten terror y la verdad nosotros no estamos haciendo ningún mal, al contrario, estamos haciendo un bien para todos”, comentó Alfredo.

Además agregó que en la defensa del parque también existe un lado jurídico, pues se tienen que hacer las áreas de protección donde, por ejemplo, hoy se construye el Centro Universitario de Tlaquepaque de la Universidad de Guadalajara.

“Nosotros entramos ya con lo jurídico, metimos un amparo, tres cuatro amparos. Otro activista sugirió hacer un plebiscito” Yo Alfredo Araiza y mi amigo al que llamamos Rocky metimos un amparo y es el que tenemos vigente, tuvimos dos visitas y nosotros las ganamos”, expresó Alfredo.

Sobre la lucha y defensa del Cerro del Cuatro, señalan los defensores del medio ambiente, hay campañas de desprestigio porque se asegura que en la zona no hay vegetación, pero al asistir las autoridades se dan cuenta de que no es así:

“Supuestamente decía la UDG que había 80 árboles basura, vinieron de la Suprema Corte, subieron el cerro y se dieron cuenta de que está lleno de árboles, vieron que  hay gente jugando, niños en bicicleta, gente entrenando y corriendo en la cancha sintética”.

Ante esto las autoridades cayeron en contradicciones y argumentaron si esto era o no viable, pero claramente pudo verse a quien se le dio la prioridad. Ante esto, el Colectivo no ha dejado de luchar por lo legal, ya que hay incidencia del caso en Ciudad de México:

“Contamos con una orden federal para que se resuelva en la Ciudad de México,porque si aquí los jueces se corrompen o magistrados se venden va a ser más difícil allá”, puntualizó Alfredo.

Alfredo Araiza

Una lucha comunitaria por un parque fértil

“Aquí todo el que llega es bienvenido cualquier apoyo”,  precisó Alfredo Araiza. Dicho que es replicado por Carlos David Merito, miembro del colectivo, quien agregó que es bastante fácil encontrar al colectivo y poder seguir las actividades que realizan, ya que hay redes sociales y ellos están completamente abiertos a recibir ayuda.

Al respecto, Alfredo comentó que todos los grupos dentro del parque, además del colectivo, realizan diferentes actividades que también contribuyen a cuidar el parque, por ejemplo: “en la parte de arriba vienen los ciclistas y ellos se encargan de cuidar la parte de arriba”.

“Aquí se hacen varios eventos, desde campamentos para que conozcan su lugar y se lleven algo de conocimiento de nosotros, pues enseñamos desde cómo sembrar los árboles, cómo ver los animales que no ven en la ciudad. Hacemos senderismo, rapel… y los niños están maravillados”, comentó Alfredo.

David también precisó que una vez que se empezó a involucrar en el colectivo desarrolló su sentido de comunidad y amor:

“Empecé a tener más consciencia de lo que era no solo el cerro, sino lo que era mi comunidad, entender que lo es ser parte de una comunidad, que lo que haces afecta a otros”.

Emoción que comparte Alfredo porque es una lucha colectiva:

“En la parte donde ya no llegan los árboles entro yo, sembrando las semillas nativas. Prevenimos los incendios y entramos con machetes y quitamos la maleza y si se fijan dejamos puro zacate, si quitamos la maleza entra la vaca y nos ayuda a mantener”.

Sobre el parque, Alfredo comentó que  se encuentra en un cerro bastante fértil, ya que es un volcán y a pesar de las condiciones de la tierra hay vida para toda la vegetación y los animales: “es un cerro de piedra, es un volcán. Yo les aseguro que la mayoría de árboles están entre las piedras, no están en tierra al cien por ciento”.

También destacó la importancia del parque por su vegetación y propiedades, pero que la gente no es consciente de ello y, mucho menos, saben de los peligros que representa el perder esta área: “Este puede ser el último parque que queda en Tlaquepaque, es el único que tenemos, y aquí veo a la gente muy feliz y contenta”.

“Estamos en una situación climática donde todo está cambiando y necesitamos árboles para que filtren más agua… necesitamos el líquido que es vital, la ONU hace tres años emitió una recomendación de que quedan 10 años para que nosotros cambiemos todo ya viendo lo que estamos haciendo por eso seguimos, no importa que a nosotros nos den de balazos, de todos modos, nos vamos a morir”, precisó Alfredo, quien aclaró que:

“Nosotros no tenemos apoyo ni del ayuntamiento ni del gobierno ni de nadie. Nosotros tenemos que buscar la manera responder a todo para que esto siga, para que el bosque se preserve”.

Labor que también comparte David:

“Tenemos plenamente consciente de quién es nuestro enemigo, sabemos las influencias que tiene, estamos conscientes de las amenazas que nos han hecho, pero pues ahí estamos en el pie de lucha y al pie del cañón”, comentó David.

En la parte final de la presentación del documental, Alfredo concluyó diciendo:

“Yo la verdad estoy de paso y si este es mi destino, yo ya lo hice y el gobierno o la Universidad de Guadalajara quiere entrar y destruir,  pues que perdamos nosotros, total ya les pusimos los árboles, desgraciadamente, los que van a sufrir son sus hijos y nietos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí