Menú

La ciudad es nuestra: resignificar Guadalajara por una ciudad sin acoso para niñas y mujeres

La ciudad es nuestra: resignificar Guadalajara por una ciudad sin acoso para niñas y mujeres

El acoso, es una de las múltiples manifestaciones de violencia de género que habita en los espacios públicos, y que, tiene alcances en los espacios domésticos donde nos desenvolvemos cotidianamente las mujeres de todas las edades. El desconocimiento sobre qué es el acoso, cómo identificarlo, cómo actuar en su prevención y/o combate, vuelve una necesidad la intervención de redes y colectivos de mujeres feministas que acompañan, informan y crean, a través de la realización de actividades culturales y creativas, espacios de confianza con perspectiva de género.

Por: Samantha Anaya  y Nahomy Dafne Cante Jiménez  

Ilustración: Paola Velásquez

Historias Jóvenas es una iniciativa de la artista y activista mexicana Lorena Wolffer en colaboración con la colectiva feminista Calles sin acoso GDL, Espacios Revelados y la Secretaría de Cultura del Estado de Jalisco, que fue impartido el pasado sábado 08 de febrero en las instalaciones del Globo, Museo de la Niñez.

El taller estuvo dirigido a niñas y adolescentes de Guadalajara de entre 10 a 15 años de edad con la finalidad de “contar y compartir sus historias para difundirlas en las calles de su ciudad como parte de un proyecto artístico que busca reconocer y visibilizarlas”, ya que, señala Claudia, integrante de Calles sin acoso GDL, se les niega la oportunidad de hablar y de contar sus experiencias, a causa de un doble estereotipo: su sexo y su edad.

“El objetivo de Historias Jóvenas, es resignificar y habitar espacios que han sido abandonados, es decir, que no son utilizados y habitados de la manera esperada. Esto con la participación de artistas y personas de la zona […] Es un proyecto para quitar los estigmas; porque sí, hay riesgo, pero también puedes hacer algo por y para la ciudad. Se quiere resignificar los espacios con una perspectiva propia que consiste en cómo les gustaría a las personas que los vivieran”, mencionó una de las productoras participantes del proyecto, Adriana Guillén Peña.

El proyecto estuvo conformado por una variedad de actividades que buscaron integrar la relación entre el sexo femenino y sus espacios e ideas. Ejercicios para definir qué es el género; terapias grupales para contar, apoyar y sanar experiencias de acoso en las calles o en el transporte público; idear conceptos para definir qué es para nosotras estar en espacios públicos; la impartición de charlas por parte las coordinadoras y segmentos donde las participantes debían dibujar su ciudad con el propósito de impulsar a las niñas y adolescentes a priorizar su seguridad y valor propio como mujeres -a pesar de las diferencias que se presentan con los hombres-; y las experiencias diversas entre mujeres y hombres cuando ambos transitan las calles, fueron algunos de los tópicos y temas abordados entre las colectivas y las participantes.

Estas historias, ideas, conceptos, experiencias y relatos generados por las niñas y adolescentes serán recopiladas y con ellas, se busca intervenir el espacio público de la ciudad de Guadalajara: paredes, edificios y ventanas. El fin que persigue esta serie de actividades es que otras niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres adultas, las lean y sepan que no son las únicas que han sufrido de acoso y hostigamiento callejero.

La iniciativa tendrá como actividad final una caminata que está prevista para el mes de marzo. Con ella, se busca hacer visible que: “aquí estamos y somos todas mujeres”, plática Claudia.

Historias Jóvenas invita a las mujeres a formar parte de su intervención en la ciudad de Guadalajara del 06 al 14 de marzo y a su “Caminata de las niñas + jóvenes de Guadalajara” donde niñas y adolescentes se apropiarán de sus calles el próximo sábado 14 de marzo de 10:00 a 14:00 horas del Parque Alcalde al Instituto Cabañas. Es una idea cultural feminista que busca combatir el acoso callejero y los estereotipos de género, y para ello, requiere del interés y el compromiso de todas para construir nuestras calles lejos de un entorno donde la estigmatización nos exija y obligue a estar calladas, es momento de decir: la ciudad también es nuestra.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *