“La única opción somos nosotras”: la sororidad en medio de la barbarie feminicida

23 febrero, 2020

En un homenaje a las niñas que están y a las que nos han arrebatado, la colectiva feminista en Guadalajara, Me cuidan mis amigas, llevó a cabo un acto público de celebración y tributo a las infancias. Más de un centenar de mujeres, jóvenes y niñas se reunieron en los jardines de Plaza de Armas frente a Palacio de Gobierno, para festejar la vida y recordar que, son ellas mismas en unidad, la única opción en medio de la barbarie feminicida y la violencia machista.

Texto por Dalia Souza / @DalhiaSouza

Fotografías: Ximena Torres/@ximena_tra y Dalia Souza/@DalhiaSouza

Reunidas alrededor de un círculo del nosotras, este sábado 22 de febrero, la colectiva feminista Me cuidan mis amigas + GDL, junto con más de un centenar de mujeres y jóvenes, llevaron a cabo un acto público de celebración y homenaje a la vida de las niñasque han sido víctimas de la violencia feminicida en el país y, para todas aquellas que a pesar de las violencias y los abusos que a su corta edad han experimentado, sobreviven valientemente superando el horror y luchando para que otras como ellas jamás tengan que pasar por algo así.

Con regalos y decoraciones de unicornio, cupcakes hechos a mano con el símbolo feminista y una piñata con forma de muñeca, Evelyn, compartió con sus nuevas amigas su fiesta de cumpleaños. Una semana antes, le conocieron durante la jornada por la exigencia de justicia para Ingrid Escamilla; su testimonio y sus palabras valientes anunciaron lo que un día después confirmaríamos con la desaparición y asesinato de Fátima Cecilia: la violencia feminicida en México no tiene límites y lacera sin distinción la vida de mujeres, jóvenes y niñas.

Foto: Ximena Torres.

En Jalisco, en los últimos seis años (entre 2014 y febrero de 2020) el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) ha practicado 128 autopsias a niñas y adolescentes de 0 a 15 años a causa de muertes violentas: ahorcamientos, herida por arma de fuego o punzo cortante, golpes y estrangulamiento.  

En el caso de las niñas de 0 a 5 años, se registraron 37 autopsias, “golpes” y “estrangulamiento”fueron la causa de muerte más común. En las niñas de 6 a 10 años, se contabilizaron 15 autopsias donde la razón de muerte más recurrente fue el uso de “arma de fuego” y los “golpes”.Mientras que, en las adolescentes de entre 11 y 15 años, de los 76 casos documentados, el “ahorcamiento” se consideró el motivo de muerte más frecuente.

De frente a este contexto y en medio de algo más grande, incluso, más grande que la celebración del cumpleaños de Evelyn, las mujeres, jóvenes y niñas acudieron para homenajear lo que buscan preservar: la vida propia y las de las generaciones que vienen.

Foto: Ximena Torres.

Foto: Ximena Torres.

Foto: Dalia Souza.

Como parte de la celebración compartieron comida, juegos de mesa, anécdotas divertidas, travesuras y cartas que cada una (incluso, las más pequeñas) redactó para las niñas que algún día fueron o aún son.

Hablaron sobre las situaciones que las han vulnerado a través del tiempo: en las calles, en sus casas, en los espacios públicos, en los trabajos, en las escuelas; cómo es que han desarrollado estrategias para cuidarse y, sobre todo, lo que ha significado para ellas, caminar en sororidad, sintiéndose siempre acompañadas por sus compañeras mujeres.

Foto: Dalia Souza.

Foto: Dalia Souza.

Estos son los únicos momentos cuando sé que estoy segura”;

“este es el mismo espíritu que quisiéramos tener cuando estamos en la calle”;

“a pesar del miedo en la ciudad, gracias a ustedes aquí me siento tranquila y segura”;

“no se trata de pelear entre nosotras, se siente hasta más seguridad entre mujeres”;

“prefiero mil veces estar con mujeres que con un bato”.

Foto: Ximena Torres.

En ese sentido, Arcelia, integrante de la colectiva, manifestó que en medio del contexto de violencia que experimentan las mujeres, jóvenes y niñas en el espacio público y dentro del espacio privado,“no importa qué color de pañuelo lleven, nos cuidamos entre nosotras” puesto que, “ese es el ideal de sororidad que podría existir si aprendiéramos a confiar en y entre nosotras”

Se trata, explicó, de desaprender lo que se nos dijo sobre nosotras, los falsos dichos que nos auguraban antes “difuntas” que “juntas”; de recuperar las redes de confianza femeninas y feministas y, tejer nuevas que nos permitan recordar “qué era ser compañeras por completo”.

Sabernos, señaló, “con las mismas vulnerabilidades” y exposición al peligro, “reconocer que hay una violencia específica hacia las mujeres… darnos el permiso de sentirnos vulnerables”y saber que esa vulnerabilidad (respecto a los hombres) es la que nos aglutina y nos hace más fuertes:

“Se trata de encontrar los puntos en común. Muchas de nosotros hemos atravesado los mismos problemas, los mismos miedos y estos espacios nos los confirman, cuando caminamos, cuando salimos. Ver que estamos en el mismo barco. A través de la escucha, de sabernos con los mismos miedos, problemas y vulnerabilidades que nos preocupan: salir a la calle de noche, recorrer la ciudad sola, pero saber que nos tenemos”.

Foto: Ximena Torres.

Fotos: Ximena Torres y Dalia Souza.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dalia Souza

Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

Quizás también te interese leer