Menú

GUARDEN ESTE POST

GUARDEN ESTE POST

Por Jesús González Ramírez, Nuevo León, México.

Defensor de Derechos Humanos y autor del libro “Primavera Regía Pospuesta”.

Ilustración: AKIRANT

El mundo se acabó en 1998 y hoy estamos en la “morición” escalonada del sistema económico tal y como lo conocemos, coronavirus de por medio, es real, no fake.

Hay dos caras: una obscura, frívola y destructiva con el planeta y otra de esperanza pues la solución ya corre en lo que yo llamo la “escalera al cielo”, pero para alcanzar la solución tenemos que cuidarnos de no morir en el proceso, ya sea de coronavirus, sarampión o ébola o bien por el cambio climático o las guerras.

Se acabó el neoliberalismo, esa fase antihumana del capitalismo que logró destruir el sistema tras apenas 50 años de dominio económico en el mundo (70´s – actualidad), la crisis económica que está enmascarada en la crisis de salud por el Coronavirus será mucho más profunda que los anteriores escalones destructivos, pero aún tardará varios años más en caer; el sociólogo Immanuel Wallersteín en el libro “Utopística” (1998) daba en el clavo al pronosticar que el sistema-mundo colapsaría en un lapso de 50 años y con ello traería la caída de Estados Unidos como el Imperio más corto de la historia de la Humanidad pues habría dominado el mundo solo unas cuantas décadas desde 1989-1991, tras la caída del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética.

La parte obscura es aquella donde el medio ambiente es destruido para explotarlo, se abren las fronteras al comercio, pero no a las personas; se destruye las economías de países emergentes y estos generan masivas migraciones que son vistas como un enemigo a vencer por los países llamados ricos, se privatizan los servicios de salud dejando fuera de estos a quien no pueda pagar, se acrecientan las guerras por los recursos naturales y el control militar de países del tercer mundo vía golpes de estado; el gasto militar crece por las guerras de nueva generación como es el caso de las guerras contra el narcotráfico en Colombia, Brasil y México; cada una de estas problemáticas y muchas más del medio siglo neoliberal podría dar lugar a enciclopedias enteras por lo que sólo se nombran como contexto, la historia que te quiero contar es de cuando una de las crisis cíclicas del capitalismo tradicional, la crisis asiática de 1997, se contagió a Brasil y Rusia para 1998 y, con ello, hizo tronar al fondo de inversión especulativo Long-Term Capital Market o LTCM (ojo aquí: especulativo no productivo, una de las características del neoliberalismo es que obtuvo ganancias de papel, ficticias, sin bases, ni trabajo ni instalaciones ni obreros).

Se tiene un consenso sobre que este hecho es una especie de inicio del fin pues sería el antecedente de las siguientes crisis que harían volar en pedazos el sistema financiero mundial pues el fondo de inversión especulaba u obtenía ganancias con los diferenciales de las tasas de interés de bonos de varios países (La película “El lobo de Wall Street” es un ejemplo clarísimo de la manipulación especulativa de esos años), el fondo tronó y tuvo que ser rescatado por otros bancos que habían invertido dinero en él y bajo la supervisión del gobierno de los Estados Unidos pero las grietas ya estaban abiertas.

Paralelamente se daría el estallido de la burbuja de las empresas punto com, empresas basadas en internet que fueron vendidas como la nueva economía pero que no se salvaron de la especulación, creciendo entre 1997 y 2001 un 300% la bolsa de valores electrónica de Nueva York o NASDAQ, es decir miles de millones de dólares, el punto máximo de esta ficción fue cuando la empresa AOL compró a la empresa de medios de comunicación tradicionales Time Warner en unos ¡200 mil millones de dólares!; para 2002 la ficción se desvanecería y caería hasta los niveles de 1996 arrastrando a la economía de Estados Unidos donde, sospechosamente, se dan los ataques terroristas a las Torres Gemelas en Nueva York el 11 de septiembre de 2001 y EU iría a la guerra contra Afganistán e Irak y con ello reanimó su economía.

Las burbujas económicas crecían como tumores llenos de pus y tras un breve periodo se daría la mayor crisis del neoliberalismo especulativo hasta ese momento, la película “La gran apuesta” es un gran testimonio de este capítulo y está en Netflix; en 2006 comenzó a explotar la burbuja de los bienes raíces en Estados Unidos, hipotecas/créditos de casas basura que no eran pagadas pero que servían para respaldar bonos e inversiones en el mercado de valores por miles y miles de millones de dólares donde para ese entonces el mercado especulativo ya estaba plenamente integrado a la economía tradicional, a los bancos y de los gobiernos, para finales de 2007 e inicios de 2008 la burbuja terminó de explotar y barrió las bolsas de valores y a los bancos con ellas, simplemente no había nada que respaldara los bonos; el crédito a empresas, particulares y gobiernos se detuvo, el sistema se paralizó, grandes bancos como el inglés Northern Rock o el gringo Bear Stearns colapsaron y fueron nacionalizados o rematados, el cuarto banco más grande de Estados Unidos, Lehman Brothers, se declaró en quiebra en septiembre de 2008; ahora la crisis se contagiaría y sería global, Islandia y Francia nacionalizarían bancos, las familias perderían sus casas y el consumo cayó arrastrando a grandes compañías de automóviles, aerolíneas y de alimentos; incluso, para el año 2010 el Banco Central Europeo tuvo que rescatar las economías de Grecia, Irlanda y Portugal y la parte financiera de la de España.

El mundo occidental no se ha recuperado de esta crisis y no lo hará pues está por comenzar la más grande de la historia al explotar las últimas burbujas que no lo habían hecho: las de la economía familiar llena de préstamos estudiantiles, de automóviles, de tarjetas de crédito, quien ha podido de vivienda y todos los que quieras enlistar; otra es una nueva burbuja de empresas de internet que hoy son más grandes pero más volátiles y riesgosas además de la burbuja de la deuda de las empresas en el mundo; esto sumado a la crisis de salud y al freno casi total de la economía en todo el mundo por las cuarentenas hará posible que tal vez sea la última gran crisis antes de que se visibilice LO NUEVO.

LA ESCALERA AL CIELO.

La resistencia ante la criminal profundización del neoliberalismo se fue dando en México y en el mundo, me concentraré un poco más en México pero sin descuidar eventazos que sucedieron en el mundo.

El periodo neoliberal se puede decir que comienza en México en el sexenio 1982-1988 de Miguel de la Madrid Hurtado (PRI) en este sexenio se da el viraje histórico en la Ciudad de México como consecuencia del terremoto de 1985 que devastó a la ciudad y aún hoy no sabemos el número de muertos (Los gobiernos mexicanos son expertos en esconder las cifras), la ciudad se levantó y rebasó a su autoridades, ejercito incluido, y comenzó a rescatar a los sobrevivientes, nunca más la ciudad volvería a ser la misma, la ciudad se descubrió mayor de edad y autónoma, nunca más el PRI volvería a ganar una posición electoral de poder decisivo en la ciudad, de vez en cuando el PRI y el PAN ganarían alcaldías pero nunca el poder de decisión sobre la ciudad, nunca más, durante el siguiente sexenio 1988-1994, Carlos Salinas de Gortari destruyó México, vendió todo lo que podía vender y creo a los multimillonarios que hoy explotan a las mayorías, pero en ese sexenio la oposición pro empresarial que se metió al PAN le dio dos buenos golpazos al PRI neoliberal ganando por primera vez las gubernaturas de Chihuahua y Baja California pero lo importante vendría el 1º de enero de 1994 cuando el EZLN declara la guerra al estado mexicano encabezando una rebelión indígena desde Chiapas el mismo día que entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica  y según la narrativa de Salinas de Gortari México entraba al primer mundo.

El EZLN ha sido un referente en el movimiento altermundista desde entonces, la máxima de ¡Otro Mundo es Posible! Fue permeando en Latinoamérica y Europa. En el año 97 la izquierda gana por primera vez el gobierno de la Ciudad de México pero no sólo eso, el PRI pierde también por primera vez Nuevo León a manos de los empresarios conservadores.

El PRI se desmoronaba. En abril de 1999 las y los estudiantes de la UNAM paralizaron la Universidad por casi un año para exigir que la educación siga siendo un derecho y no una mercancía, esa histórica lucha logró que hasta hoy se mantenga ese derecho. El 30 de noviembre de 1999 el movimiento altermundista mundial paraliza por completo la ciudad de Seattle en Estados Unidos e impide que sesione la Organización Mundial de Comercio que pretendía llegar a acuerdos para profundizar el neoliberalismo, fue algo extraordinario que nunca se hubiese pensado que se pudiera lograr en el corazón mismo de Estados Unidos (La película “Battle in Seattle” es un documento muy esclarecedor cuyo título en español es “Noviembre Negro”).

En la primer década del 2000 se profundiza la resistencia, en México el PRI entrega el poder a otro partido dando paso a una transición democrática que aún está en pañales, en el mundo se da otro hecho histórico: del 25 al 30 de enero de 2001 sesionó el primer Foro Social Mundial en Porto Alegre, Brasil, un Foro creado para ser el contrapeso del Foro Económico Mundial de Davos donde se reunían los países ricos a tomar decisiones por toda la humanidad pero no sólo como contrapeso sino como espacio creativo y de coordinación de las diferentes causas mundiales, durante los siguientes años, el Foro ha sido realizado en Brasil, India, Venezuela, Kenia, Senegal, Túnez y Canadá.

En México, el 2006 fue un año de amplia resistencia donde casi se vence al sistema: la APPO tomo el estado de Oaxaca, los mineros de Lázaro Cárdenas Michoacán se enfrentaron a las policías, los campesinos de San Salvador Atenco lograron detener la construcción del aeropuerto en sus tierras al costo de muerte y sangre, y AMLO ganó la presidencia del país de la cual fue despojado por un fraude electoral e impuesto Felipe Calderón Hinojosa del PAN (AMLO aceptó el despojo y dejó solos a sus partidarios).

En diciembre de 2006 es declarada la Guerra contra el Narco por Felipe Calderón como una mascarada para darse legitimidad y profundizar el modelo neoliberal; en junio de 2009 el incendió intencional provocado en la Guardería ABC de Hermosillo, Sonora, levantaría la indignación de miles de personas en el país que se movilizaron contra la impunidad.

En esa década en Latinoamérica comenzarían a llegar al poder presidentes cercanos al pueblo: Correa en Ecuador, Chávez en Venezuela, Evo en Bolivia, Pepe Mujica en Uruguay, Mel Zelaya hasta 2009 en Honduras,

Los Kirchner en Argentina, Lula en Brasil, un poco antes Lugo en Paraguay, Bachelet en Chile, la guía eterna de la Cuba solidaria, este hecho fue trascendental para que pudiera organizarse resistencias múltiples al neoliberalismo. La crisis mundial desatada en 2008 y la Guerra contra el Narco decretada en México daría como resultado movimientos extraordinarios en el país y en el mundo en la siguiente década, como la llamada “Primavera Árabe” (2010) que derrocó a los duros dictadores en países islámicos pero que quedó inconclusa, el movimiento de Indignados en España que irrumpe en 2011 contra el monopolio bipartidista del poder en ese país y que termina en la construcción de un partido progresista en 2014 con el nacimiento de PODEMOS, el movimiento Occupy Wall Street en Estados Unidos (septiembre 2011).

En México surgen el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (2011) que da voz y organización a los cientos de miles de familias víctimas de la militarización en el país y el Movimiento #YoSoy132 (2012), de lucha estudiantil por reivindicaciones democráticas contra el PRIAN que dominaba. La escalera al cielo incluye rebeliones electorales en México como Wikipolítica en Jalisco o la elección de un gobernador independiente de partidos políticos en Nuevo León (experimento frustrado) ambas en 2015 y por último el surgimiento de un potente movimiento feminista mundial en los últimos tres años que transformará todo en los próximos tiempos, en materia electoral se logró quitar al PRIAN la presidencia del país en 2018 pero sólo de nombre pues en los hechos son las mismas mafias estatales y nacionales/empresariales las que ordenan las políticas públicas en el gobierno de AMLO.

Ya estamos aquí, las nubes de tormenta son muy negras, mucho muy negras, el periodo neoliberal nos ha enseñado de todo lo que son capaces un grupo de humanos por avaricia pero también la Escalera al Cielo nos muestra que la salida ya está casi construida ¿Hacia dónde? No hay manera de saberlo, sólo sabemos que cada uno de los peldaños de esa escalera es oro molido, es dignidad y solidaridad, es ternura y pasión, es amor a la pachamama, no violencia contra mujeres o niños o niñas y adolescentes y repudio a la militarización.

Nos toca enfrentarlo, te toca enfrentarlo, cuidémonos del coronavirus, pero no perdamos de vista el horizonte.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *