El diseño simple, pero poderoso de Susan Kare

7 julio, 2020

Copiar, pegar, imprimir, click. Moof!

Por Paloma López-Portillo Vázquez / @palomabeep 

Fotografía de portada: Susan Kare en las oficinas de Apple, por Norman Seeff (1984)

Susan Kare no tenía experiencia en informática, pero sí en diseño gráfico cuando su amigo de la secundaria Andy Hertzfeld, diseñador de software, la buscó en 1982 para preguntarle si le gustaría participar en el nuevo proyecto de Apple como diseñadora de iconos y tipos de letra para la nueva “computadora personal”  Macintosh que se lanzaría en 1984. 

Fue a su entrevista de trabajo en Apple con un libro de tipografía bajo el brazo –que sacó de la biblioteca específicamente para la ocasión– y  su cuaderno cuadriculado donde dibujó una variedad de iconos que podrían utilizarse para representar comandos en el software. Susan nunca había trabajado en el diseño de gráficos por computadora, pero pudo visualizar los mapas de bits (o bitmaps, imágenes compuestas por cuadrículas de píxeles) como si fueran piezas hechas con técnicas análogas y más tradicionales, como el punto de cruz o los mosaicos. 

Susan Kare estudió Arte en la Mount Holyoke College, en Massachusetts, y se graduó en 1975 con honores. Para 1978 ya tenía un doctorado en Bellas Artes por la Universidad de Nueva York. Después de terminar sus estudios se mudó a San Francisco para trabajar en el Museo de Bellas Artes de San Francisco, con la intención de empezar una carrera como artista o maestra de arte.

Trabajó en Apple de 1983 a 1986.

El tipo de letra Chicago fue lo primero que diseñó para Macintosh y se utilizó en la interfaz desde 1984 hasta 1997 –también se utilizó en la primera generación del iPod, en 2001– y surgió de la necesidad de presentar texto en la pantalla gris de los menús, títulos o diálogos de una forma legible y distintiva, que pudiera integrar las funcionalidades del software de una manera amigable para el usuario. 

Este fue el primer reto de Susan en Apple. Ella dice que es importante “entender las restricciones del proyecto para poder ser creativos con esas restricciones”, y lo que hizo fue utilizar solamente líneas horizontales, verticales o de 45 grados en un espacio reducido de píxeles para crear un tipo de letra uniforme y que pudiera leerse en negritas.

También diseñó otros tipos de letra o fuentes distintivas de Macintosh, como Monaco, Geneva, New York, San Francisco, Toronto, Los Angeles, Athens y Cairo. En esta última cada letra representa un icono diferente, lo que permitía agregar figuras directamente en el cuerpo del texto, como una especie de emojis ochenteros. 

La tecla Z de la fuente Cairo se convirtió en un icono legendario para la historia de Macintosh, con Clarus el Dogcow (perro-vaca), que hace “Moof!y muestra el formato de impresión en el menú de configuración de página. 

“Todos podemos proyectarnos en algo simple. Mientras menos detalles, más universal” –Susan Kare

Representar comandos con ilustraciones en una resolución de 32×32 pixeles no es tarea sencilla. Cuando Susan llegó a Apple, Steve Jobs le explicó las metas de la nueva interfaz: 

  1. Que tu mamá la pueda usar. (“Your mom could use it”)
  2. Como los juegos de maquinitas, sin instrucciones. (“Like arcade games, no manuals”)
  3. Amigable. (“Friendly”)

Y con estas tres condiciones en mente, Susan Kare se puso a trabajar. Para diseñar una interfaz amigable, intuitiva, que la pueda entender cualquier persona y no solamente los expertos en informática, era necesario no incluir palabras, terminologías complicadas ni comandos con código. Este era el secreto de la nueva Macintosh 1984: la simplicidad. Echar a andar algo con un click

Al iniciar la computadora, una pequeña Mac con una sonrisa daba la bienvenida. Esta es la primera vez que una cara sonriente (que simula la cara de una persona) aparecía en la pantalla de una computadora. Dice Susan que “es lindo que te devuelva la sonrisa” (It’s nice if it smiles back at you). No era necesario incluir una ilustración realista y con muchos detalles para dar a entender que una figura nos estaba sonriendo. 

El reloj indica que el programa se está cargando y que hay que esperar unos segundos. La papelera es para deshacernos de archivos. La bomba significa que algo anda mal. Al respecto, Susan dice que el diseño es así de agresivo porque Steve Jobs aseguró que jamás lo iban a ver en sus pantallas, pero el mensaje “ocurrió un error en el sistema” apareció en las pantallas más de una vez y era motivo de mini infartos para muchos.

Imagen del libro Understanding Comics, por Scott McCloud (1993)

La mano pintando sobre una hoja de papel era el icono de la aplicación MacPaint, que permitía el dibujo a mano alzada, una innovadora técnica para el diseño digital. Los iconos que diseñó Susan para MacPaint fueron un referente para los mismos iconos que ahora se utilizan en Photoshop y otros programas de Adobe. 

Existe una conexión poderosa entre el diseño simple y lo que representa. Los iconos comunican, nos guían, son fáciles de recordar y son universales, como las señales de tránsito.

Los conocimientos en Historia del Arte de Susan le sirvieron para experimentar con la abstracción y representación de conceptos, como si fueran jeroglíficos, mosaicos o bordados. Investigó sobre la historia del lenguaje visual y buscó inspiración en diccionarios de símbolos. El ícono “comando” (⌘) lo encontró en un diccionario, donde se lee como “característica interesante” (interesting feature) y años después descubrió que es el Castillo de Borgholm en Suecia.

La inspiración para diseñar o crear algo nuevo puede venir de cualquier lugar.

“Es como si todo lo viejo, fuera nuevo otra vez” – Susan Kare
(It’s like everything old is new again)

En 1983 Susan Kare presentó una variedad de soluciones en forma de bitmaps para resolver una necesidad: mejorar la experiencia de usuario de la Macintosh 1984. Sin tener conocimientos previos de informática, pudo fusionar su experiencia en arte con los pixeles, y sin saberlo, se convirtió en una de las pioneras del pixel art. 

Susan relacionó la creación de gráficos por computadora con técnicas análogas (mosaicos y bordados), y así como los iconos que diseñó hacen referencia a objetos análogos (la papelera, el reloj, la impresora, el pincel) también son elementos que persisten y aún son vigentes 37 años después.

Todavía utilizamos los mismos conceptos para movernos por nuestros dispositivos: un sobre de carta representa el correo electrónico, un teléfono nos indica que podemos hacer llamadas, una carpeta es para organizar nuestros archivos, y en algunos programas, la figura del diskette nos indica que podemos guardar

En sus más de tres décadas de experiencia, Susan ha diseñado miles de iconos para cientos de empresas. En sus trabajos más reconocidos después de Apple y NeXT (empresa co fundada por Steve Jobs), destaca el Solitario de Microsoft 3.0, que se lanzó en 1990. Ella lo diseñó con Microsoft Paint y una paleta de 16 colores.

Del 2007 al 2010 trabajó en el diseño de los Facebook Virtual Gifts (o la tienda de regalos de Facebook), que permitía a los usuarios comprar y regalar iconos personalizados. En 2015 entró a trabajar a Pinterest, donde ahora es la Directora Creativa. 

En ese año, el Museo de Arte Moderno (MoMa) de Nueva York, obtuvo su cuaderno cuadriculado donde dibujó los primeros bocetos de los iconos en 1982 para incluirlo en una exposición fija. En 2018 recibió el reconocimiento AIGA Medal de la American Institute of Graphic Arts.

En cada entrevista de Susan se percibe su buen humor y sencillez. Es una mujer admirable. La presencia tan significativa que tiene el trabajo de Susan en la manera en la que nos comunicamos ahora, 37 años después del lanzamiento de la Macintosh 1984, demuestra el poder de las imágenes y de la abstracción. Ella encontró una fórmula sencilla, pero poderosa que le permitió combinar el arte con la tecnología de la época: hacer diseños simples, pero con un significado claro. Cuando la abstracción de un concepto (o comando) se describe por sí misma, entonces la fórmula funciona. 

Susan no tenía conocimientos de informática, pero sí de diseño gráfico cuando entró a trabajar en Apple, y así logró revolucionar la forma en la que interactuamos con las computadoras.

Tomemos sus consejos: “confía en tus habilidades” (have confidence in your skill mix), mantén contacto con tus amigos de la secundaria (keep in touch with your high school friends), porque no sabemos cuándo podríamos recibir una llamada inesperada, y conserva tus cosas (hold on to your stuff), porque algún día esos bocetos de tu cuaderno cuadriculado podrían tener su propia exposición en la galería del MoMa. 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZonaDocs

Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

Quizás también te interese leer