“Avances de papel”. El Estado Mexicano continúa sin buscar a las personas migrantes desaparecidas: XVI Caravana de Madres Centroamericanas

14 diciembre, 2020

“Avances de papel” es lo único que ofrece el Estado mexicano a las familias que buscan a sus seres queridos migrantes desaparecidos en su tránsito por este territorio, así lo afirmaron integrantes de la  XVI Caravana de Madres Centroamericanas el lunes 14 de diciembre, luego de sostener una reunión virtual con autoridades federales para conocer el seguimiento a las denuncias presentadas en el año 2015, ante la Fiscalía General de la República y la Fiscalía Especializada en Delitos contra Personas Migrantes.

Se trata de la primera reunión que familiares de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua mantienen con el gobierno mexicano, luego de su última visita al país en el año 2019; sin embargo, reconocieron las y los integrantes del Movimiento Migrante Mesoamericano, de la Red Retoño, Cauce Ciudadano y Carovane Migranti, los resultados siguen siendo los mismos: “compromisos políticos” que no se traducen en acciones contundentes de búsqueda en campo, acceso a la justicia y a la verdad sobre cada uno de estos casos de desaparición.

Según informaron, además de este espacio de diálogo, las autoridades se comprometieron a sostener reuniones para revisar de manera puntual cada expediente y carpeta de investigación.

Por Dalia Souza / @DaliaSouzal

“Porque queremos respuestas sobre nuestros familiares, no queremos que esto se quede en una página en el abandono, en un expediente que un día fue transcrito con toda la información que nosotras dimos. Queremos respuestas a nuestras interrogantes”, exigió la señora Angela Lacayo, quien busca a su hijo Jarvin Josué Velázquez Lacayo, desde abril de 2016. La última vez que supo de él, se encontraba en Piedras Negras, Coahuila tras haber recorrido gran parte del territorio mexicano con el objetivo de llegar a los Estados Unidos.

Como cada año desde el 2015, las familias que integran Caravana de Madres Centroamericanas en busca de sus hijos e hijas desaparecidas en su tránsito por México se reunieron con las autoridades de este país para conocer información que les permita estar más cerca de sus seres queridos. Lamentablemente, externaron las y los familiares junto con sus representantes y acompañantes, “en los expedientes no hay avances”.

Así lo confirmó Ana Enamorado, madre buscadora de su hijo Óscar Antonio López Enamorado, desaparecido en Jalisco en el año 2010 e integrante del Movimiento Migrante Mesoamericano.

“Año con año a petición de las familias se realiza una reunión con las autoridades para que les presenten los avances de las denuncias que fueron presentadas desde el año 2015. Esta es la única ocasión que las familias pueden acceder a la información que hay en los expedientes. Sin embargo, realmente, no les presentaron avances”.

En la reunión virtual que se llevó a cabo este lunes 14 de diciembre, estuvieron presentes autoridades de la Fiscalía General de la República, la Fiscalía Especializada en Delitos contra Personas Migrantes, la Comisión Nacional de Búsqueda, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), informó el abogado Armando Barrera integrante de las organizaciones Cauce Ciudadano y Red Retoño.

Autoridades que continúan solicitando la lista de víctimas, los números de las carpetas y expedientes de investigación, la ausencia de un análisis de contexto y, por supuesto, nulas labores de rastreo en los sitios donde desaparecieron sus seres queridos son algunas de las deficiencias y negligencias con las que se toparon las familias durante esta reunión, informó el abogado en rueda de prensa este mismo lunes.

Si bien, reconoció que pudo observarse “apertura hacia el movimiento de la caravana y un compromiso político para poder llevar a cabo la búsqueda de las personas migrantes”, para las familias no es suficiente, ya que ellas “requieren acciones de búsqueda específicas” que les permitan dar con el paradero de sus seres queridos y no sólo “avances de papel”:

“Es fundamental entender esto porque lamentablemente muchas de las carpetas de investigación son búsquedas a través de papel, a través de oficios entre múltiples autoridades que lo único que hacen es engrosar una carpeta y justificar una actividad”.

A la par, insistió que, aunque las familias año con año expresan su descontento, inconformidad e, incluso, decepción por el desempeño de las autoridades mexicanas para encontrar a sus hijos, hijas, madres, esposos, familiares desaparecidos, éstas continúan siendo omisas ante el reclamo de “verdaderas acciones coordinadas en campo”:

“Las familias han expresado un descontento permanente porque esto para ellas no es suficiente, el reclamo más el fondo y de corazón es que sus seres queridos sean buscados en el territorio, que haya verdaderas acciones de búsqueda coordinadas en el territorio que permitan saber en dónde están y lamentablemente al unísono de sus voces: no se ha visto”.

Y es que, precisó que, mientras estas demandas no sean satisfechas, no se garantizará tampoco un verdadero acceso a la verdad y a la justicia para cada una de las víctimas y sus familias.

“Año tras año desde el 2015 se realizan mesas de trabajo entre las familias y las autoridades y lo único que se sigue presentando a las familias son avances de papel.  Y mientras esto no cambie, la procuración de la justicia, el acceso a la justicia, el derecho a la verdad, no se van a obtener”.

Aunque reconoció que el contexto de emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus ha representado dificultades y obstáculos para llevar a cabo estas actividades, lo cierto es, señaló, que “esto no le importa a los grupos del crimen organizado”, ya que “ellos siguen desapareciendo a las personas migrantes, extorsionándolas, secuestrándolas, asesinándolas”.

“Las personas migrantes que transitan por México no pasan por gusto, tienen una necesidad, tienen un objetivo y lamentablemente nuestro Estado Mexicano no les ha ofrecido la seguridad que necesitan”.

Por su parte, Anita Zelaya, fundadora del Comité de Familiares de Migrantes Fallecidos y Desaparecidos de El Salvador (COFAMIDE) y quien busca a su hijo Rafael Alberto Rolin Zelaya, desaparecido en 2002 cerca de Ciudad Hidalgo, Chiapas, reitero el señalamiento de sus compañeras y compañeros al exponer que de las autoridades mexicanas suelen recibir grandes promesas que sólo se traducen en “búsquedas de escritorio” y en resultados mínimos que las hacen volver a sus países con “las manos vacías”:

“Siempre hemos escuchado que están haciendo su trabajo y nosotros podemos percibir de forma presencial, que siempre ha sido una búsqueda de escritorio. Y yo dije y manifesté esa queja en la Caravana con la Comisionada de Búsqueda, yo le dije que siempre nos vamos con las manos vacías, con esa grande decepción. Hay compañeras que hasta se nos enferman porque todas esperan tener una respuesta de verdad, siempre es trabajo de escritorio y nosotros vemos como que no les interesa”.

Por ello, exigió a las autoridades mexicanas que con responsabilidad y verdadero compromiso adopten y ejecuten “mecanismos de búsqueda” para encontrar a sus seres queridos, pero, además, a cada uno de los más de 60 mil migrantes desaparecidos dentro de esta frontera vertical:

“Porque nosotras sabemos que no son cien migrantes, son miles de migrantes desaparecidos y que son pocas las familias que podemos denunciar. Las madres seguiremos siempre poniendo el dedo en el renglón porque amamos a nuestros hijos”.

Angela Lacayo, busca a su hijo Jarvin Josué Velázquez Lacayo desde abril de 2016

Ana Cecilia Turcios, quien busca a su hijo Aarón Eleazar Carrasco Turcios, desaparecido desde el año 2012 en Nuevo Laredo, Tamaulipas, pidió también al Estado mexicano que “les ayuden”, que “no las dejen solas” y que “no dejen esto sólo en papeles”:

“Necesitamos el apoyo de las autoridades de México, que vayan a los campos, a los lugares donde han desaparecido, que investiguen para que nos den una respuesta a las madres ya que nosotras estamos sufriendo”.

En el caso particular de Ana Cecilia Turcios, ella aún carece de un número de carpeta de investigación que le permita dar seguimiento y continuidad a la denuncia de desaparición de su hijo.  

Desde el continente europeo, Marta y Víctor, integrantes de Carovane Migranti, manifestaron que conforme a la experiencia de años anteriores 2018 y 2019, donde pudieron estar presentes, no encontraron grandes diferencias entre los resultados ofrecidos por la autoridad mexicana a las madres de Centroamérica en la reunión virtual de este 2020:

“Escuchamos las mismas cosas que ya había escuchado en el 2018, dos años atrás cuando estuvimos con nuestro colectivo en la Ciudad de México, durante la Cumbre de Madres” señaló Marta. Mientras que, Víctor advirtió que esta reunión le “causó el mismo efecto que el año pasado”: madres que exigen clara y contundentemente lo que necesitan y funcionarios públicos que no tienen más que prometer cosas que escasamente cumplen.

Finalmente, Armando Barrera, informó que posterior a este espacio de diálogo con las dependencias habría uno más donde se buscaría la revisión caso por caso; no obstante, reconoció con cierta desilusión que, dadas las condiciones de la primera reunión, de ésta se esperaba poco.

Expreso con ello que permanecerán vigilantes para denunciar e iniciar acciones jurídicas ante posibles omisiones, así como, para demandar, una vez más, el cumplimiento del deber que tiene el Estado mexicano para localizar a las personas migrantes desaparecidas en su territorio y dar certeza y respuestas a sus familias:

“No espero mucho de la siguiente reunión y lo lamento por las familias, pero veamos de qué manera ir corrigiendo esta situación, pondremos mucha atención en lo que han hecho, pero más atención a lo que han dejado de hacer para empezar a hacer las gestiones jurídicas necesarias y reiterar que no sea una búsqueda de escritorio”.

***

Reconociendo que las desapariciones de personas migrantes son la otra pandemia que azota a México y a Centroamérica, la XVI Caravana de Madres Centroamericanas en busca de sus hijos e hijas desaparecidas en México, arrancó el pasado lunes 7 de diciembre en un formato virtual, dadas las condiciones sanitarias de pandemia mundial.

Todas las actividades en línea son transmitidas a través del perfil de Facebook del Movimiento Migrante Mesoamericano y concluirán el próximo viernes 18 de diciembre con actividades culturales.

Comparte

1 comentario

  1. Avatar

    Excelente trabajo. Comprendo el dolor por la ausencia de un hijo , una hija, son seres queridos que necesitan estar en su casa.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Dalia Souza

Periodista apasionada de la radio, comprometida con quienes resisten en la exigencia de verdad, memoria y justicia. Creo que el periodismo es una herramienta para construir paz y cambio social.

Quizás también te interese leer