¡Justicia para Laura Angélica! A dos años del feminicidio de la menor, su madre exige reanudar el juicio contra el responsable

El 22 de febrero del 2019 Laura Angélica Sandoval Sánchez tenía 17 años y estaba a un par de semanas de dar a luz a una niña a la que nombraría Lucía. Sin embargo, ese mismo día el papá de la bebé las asesinó.

En el segundo aniversario del feminicidio, la mamá de Laura, Sandra Sánchez, exige que se reanude el juicio contra el responsable. El motivo por el que le aseguran que el proceso penal está detenido es la pandemia de COVID-19, pero ella y sus familiares temen que se deba a un posible tráfico de influencias.

Por Ximena Torres / @ximena_tra

Laura Angélica Sandoval Sánchez tenía 17 años y estaba estudiando la preparatoria abierta. Decía que cuando terminara estudiaría derecho para ayudar a las personas. En febrero del 2019 le habían celebrado un baby shower porque estaba embarazada, a un par de semanas del nacimiento de una niña a la que nombraría Lucía. Pero el día 22 del mismo mes el padre de la bebé, Jesús “N”, la mató en el departamento en donde ella vivía con su familia en Aguascalientes.

La mamá de Laura, Sandra Sánchez, recuerda que ese día salió temprano de su casa rumbo al trabajo. Iba a ser un día de mucha actividad porque el restaurante en el que era cocinera estaba celebrando su aniversario y habría muchos clientes. Sus otros hijos, hermanos de Laura, también habían salido.

Al medio día, Sandra recibió una llamada de la encargada de la farmacia que estaba en el mismo edificio que su departamento. Muy alterada, le pedía que volviera. Cuando llegó y vio ambulancias y la zona acordonada pensó que Laura había tenido un accidente o había entrado en labor de parto y esperaba verla en el hospital.

Fue hasta que alguien en la calle le dijo “ya agarraron al que mató a su hija”, que Sandra se dio cuenta de que Laura había sido víctima de feminicidio.

No lo creyó. Menos cuando le dijeron que el responsable era el papá de su futura nieta, a quien Laura había conocido en mayo de 2018. Los vecinos, que se habían percatado de lo sucedido, vieron cuando Jesús salió del departamento, lo persiguieron, lo detuvieron y lo entregaron a las autoridades.

Desde entonces enfrenta prisión preventiva en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Aguascalientes, vinculado por feminicidio contra Laura y por aborto doloso contra Lucía.

Debido a las declaraciones que las amigas de Laura han hecho durante las audiencias del juicio, Sandra sabe que Jesús ejercía violencia psicológica contra su hija. Cuando la joven tomó la decisión de continuar con su embarazo, él le dijo que no quería a la bebé y haría todo lo posible para que no naciera.

Además, Sandra recuerda los días que su hija la pasaba triste porque discutía con Jesús, aunque entre ellos no mantenían contacto físico, ni una relación sentimental.lo hablaban por mensajes, que después sirvieron para probar que el agresor sí conocía a Laura, cuando él lo quiso negar.

La audiencia para dictar una sentencia definitiva al feminicida estaba programada para septiembre de 2020, pero el abogado de Jesús interpuso un amparo y se modificaron las fechas. Finalmente, el amparo fue rechazado en enero de 2021 y desde entonces, la familia de Laura no ha recibido ninguna llamada o notificación para la reposición de la audiencia, sólo saben que los procesos judiciales están detenidos por la pandemia.

En este segundo aniversario del feminicidio de Laura Angélica, su mamá y familia exigen reanudar el juicio penal contra el responsable de manera inmediata. Les preocupa que el retraso tan prolongado se deba a omisiones y un posible tráfico de influencias que beneficie al acusado.

“Lo único que quiero es que se vuelva a hablar del tema para que la sociedad vuelva a enterarse y volvamos a retomar el caso de Laura, A lo mejor así hacemos que avance un poquito más” dice Sandra.

El Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes ya había alertado sobre posibles omisiones en marzo del 2019.

“En situaciones donde las relaciones de poder y alianzas del victimario le favorecen, la defensa suele utilizar recursos jurídicos respecto al estado psicosocial de los feminicidas para evitar que sean juzgados plenamente, favoreciendo la impunidad”, denunciaba la organización.

Además, para Sandra Sánchez, que se dicte la sentencia es la única forma posible de justicia, tanto para su hija, como para su nieta. Recuerda que, cuando Laura le contó que estaba embrazada, ella le dio muchas opciones y Laura afirmó muy segura que quería continuar con la gestación.

“Laura siempre me decía, ‘mamá, yo me voy a hacer cargo de mi hija y siempre va a estar conmigo. No la voy a dejar y aunque tenga que trabajar la voy a llevar conmigo’. Yo no exijo ni dinero, ni quiero que me den, ni que me regalen, no me interesa nada de eso porque nada me va a regresar a mis hijas, cuenta Sandra.

Si bien, no ha recibido malos tratos por parte de las autoridades, la familia de Laura tampoco ha tenido la protección ni los recursos económicos que se volvieron necesarios después del feminicidio. Gracias al acompañamiento del Observatorio de Violencia Social y de Género, el Centro de Justicia para las Mujeres de Aguascalientes les brindó apoyo para los costos funerarios, aunque eso no se compara con los gastos que Sandra ha tenido desde que le quitaron a su hija.

Mi casa, donde sucedieron los hechos estuvo custodiada y apenas en diciembre me entregaron las llaves. Durante todo ese tiempo tuve que estar en casa de mi papá, o estar en casa de conocidos porque no tenía mis cosas personales, ni ropa, no se me permitió sacar absolutamente nada. Así como me fui ese día a trabajar me quedé, con esa ropa para mis otros dos hijos. Recibí el apoyo de mis familiares, pero no era lo mismo, yo necesitaba mis cosas, necesitaba sentirme en mi casa, saber qué era lo que había pasado. Todo se vino de repente y fueron gastos inesperados” recuerda la mamá de Laura.

Para su hija como para todas las mamás que han pasado por lo mismo que ella, Sandra sólo pide la rápida resolución de los casos y que las autoridades trabajen con perspectiva de género para que todos sean tipificados como feminicidios cuando sea el caso. Que no los tachen de suicidios u homicidios como lo hacen usualmente, pues eso no es lo que son.

Con respecto a datos estatales, el Observatorio de Violencia Social y de Género de Aguascalientes reporta que en 2019, además de Laura Angélica, otras siete mujeres fueron víctimas de homicidio doloso y cuatro de feminicidio. Del 2017 —cuando el feminicidio se tipificó como delito en Aguascalientes— al 2019, 31 mujeres tuvieron una muerte violenta. De ellas, 22 fueron registradas como homicidios dolosos y nueve como feminicidio.

Comparte

Ximena Torres
Estudiante de periodismo, fotógrafa y reportera feminista trabajando por hacer el periodismo en el que creo. Interesada en temas como justicia para las mujeres, salud, movilidad e interculturalidad. Ganadora del Premio Jalisco de Periodismo 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer