“Es esperanzadora la vacuna”: personas adultas mayores en Jalisco continúan en espera de dosis contra COVID-19

21 marzo, 2021

Hasta el momento, San Pedro Tlaquepaque, Tonalá y Guadalajara, dentro del Área Metropolitana de Guadalajara, han desarrollado sus jornadas de vacunación contra COVID-19 para personas adultas mayores, por lo menos, de la primera dosis necesaria para la inmunización de este sector de la población en el estado.

 En el caso de Guadalajara, cuya jornada se lleva a cabo desde el sábado 20 y hasta el martes 23 de marzo, ha persistido la desorganización de parte de la autoridad, así como la confusión de las y los adultos mayores y sus familiares, quienes han permanecido por días enteros a la espera de sus dosis en largas filas alrededor de algunos de los módulos de vacunación.

 Sin embargo, frente a la ausencia de acciones gubernamentales para la organización, fueron y han sido las y los ciudadanos quienes han gestionado sus lugares en las filas para obtener un turno para sus seres queridos o para ellas y ellos mismos.  

Texto y fotografìas por Leslie Zepeda / @lesszep2

Nueve fueron los puntos establecidos por el Gobierno de Jalisco para la aplicación de vacunas contra COVID-19 en Guadalajara. Uno de ellos, fue en el Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD) donde la Universidad de Guadalajara contabilizó que el primer día de vacunación se aplicaron mil 950 dosis a adultas y adultos mayores en un lapso de cinco horas.

Las personas que acudieron a este centro dijeron estar conformes con el orden que se estableció en la distribución de las vacunas, no obstante, manifestaron estar en desacuerdo por la falta de participación del gobierno, de la Secretaría de Salud, la Secretaría del Bienestar y demás autoridades pertinentes.

Por su parte, el Secretario de Salud, Fernando Petersen Aranguren mencionó que por ahora la vacuna contra el COVID-19 “es el bien más preciado”, por lo que, es “normal” que haya aglomeraciones para recibirla. Además, mencionó que las vacunas no llegarán a cada adulta y adulto mayor en el estado: “todo mundo tenemos derecho a la vacuna, pero no hay vacunas para todos”, afirmó.

Por lo tanto, familiares de las y los adultos mayores, demandaron a las autoridades que la información respecto a los puntos, documentación y organización sean claras, pues aseguraron que desde que se dio a conocer la llegada de la vacuna a México han manejado distintos discursos sobre la planeación. Un ejemplo de ello, fue que tras registrarse en la plataforma Mi Vacuna del Gobierno Federal, se recibirían una llamada para acudir a un centro de vacunación en específico, sin embargo, no fue así.

Si bien, la jornada de vacunación ha sido un trabajo en conjunto a nivel local, estatal y nacional, esto también ha generado que las distintas autoridades no delimiten sus responsabilidades y obligaciones en esta labor. Al tiempo que, las y los ciudadanos han sido los encargados de organizarse en medio de estas largas filas para que sus familiares adultos mayores puedan recibir la vacuna que les permita estar más cerca de la inmunización contra el COVID-19.

La pandemia ha sido especialmente complicada para las y los adultos mayores, por ello, para cada uno resulta esperanzadora la aplicación de la vacuna, así lo comentaron algunas de las personas que acudieron al módulo del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), donde la aplicación fue en su totalidad en Drive Thru (a bordo de un vehículo), se calcula que cerca de 600 vehículos acudieron durante el primer día de la jornada.  

Gregorio Contreras, 68 años de edad

Gregorio fue el primer adulto mayor en recibir la primera dosis para la inmunización del COVID-19 en el módulo del CUAAD. Desde el jueves a las 6:00 a.m. estacionó su camioneta a una cuadra del centro universitario para recibir la vacuna. Permaneció dos días en su automóvil para que él y seis familiares más pudieran sentir la tranquilidad de que el virus no los alcance.

“Es esperanzadora la vacuna esto ya nos da más armas para echarle pleito al Coronavirus”, comentaron algunos de los pasajeros de su auto.

Los siete familiares coincidieron en que ninguna autoridad se acercó a ellos durante la espera para posibilitar algún orden. Por el contrario, él junto con las personas que iban a bordo de los primeros 500 carros en arribar al módulo, decidieron contabilizarse y organizarse para que todos tuvieran un lugar durante el arranque de la jornada:

“Nos organizamos muy bien, nosotros hicimos la organización de 500 carros”, afirmó con gusto.

María Antonia Medina Jiménez, 64 años 

María y su familia llegaron, igualmente, desde el jueves. Su hijo fue quien permaneció en la fila dentro de su automóvil para asegurarse de que su madre y padre recibieran la inmunización. Aunque los nervios estuvieron presentes durante la espera, su emoción fue permanente por la idea de que el temor de contagiarse terminara: “ya venimos preparados mentalmente”, respondieron al unísono desde su auto. 

María y su esposo reconocieron el trabajo desempeñado por voluntarias y voluntarios y reconocen que la espera de dos días valió la pena:

“Están muy bien organizados. Esperamos protegernos un poquito más después con este virus, con confianza, tranquilos. Gracias a Dios pues ya nos llegó”

Emilia Socorro Cortés Espinoza, 73 años

A pesar del trago amargo que fue para Emilia y su familia la espera, todas y todos estuvieron felices por recibir la vacuna. Ella también arribó a este módulo desde el jueves; así lo confirma el vidrio de su auto, en el que se observa que le fue designado el número 224:

“Han sido tres días bien pesados, si lo hubieran hecho por abecedario hubiera sido mil veces mejor” opinó su hermana.

La hija e hijo de Emilia permanecieron esperando para que su madre y cuatro adultos mayores más de su familia pudieran ser vacunados. La felicidad en su rostro fue evidente y su sonrisa, momentos previos a la aplicación, permanente:

“La vacuna es salud, estar contenta una porque sabe que ya no se va a contagiar, eso esperamos. nos va a dar mucha tranquilidad y ojalá que de verdad sea una ayuda. Qué bueno fuera que para la próxima dosis haya mejor organización” confió Emilia.

Iván hijo de Imelda conduce el vehículo donde esperó que su madre fuera vacunada.

Imelda Tejeda, 67 años de edad

A diferencia de Emilia, el automóvil de Imelda tiene trazado con plumón fosforescente el número 612, hasta allí no se aplicaron más vacunas, apenas a las 14 horas del sábado. Luego de lo vivido, ella reconoce que no ha sido fácil acceder y permanecer en espera de una vacuna:

“Han sido muchas emociones y tristeza a la vez por la falta de organización, en verdad está muy mal organizado esto. No hubo apoyo, solamente desde la ciudadanía nos empezamos a organizar y no hemos obtenido apoyo” señaló Imelda.

Igualmente reconoció que la vacuna trae consigo un poco de luz dentro del panorama oscuro desde el inicio de la cuarentena para ella como adulta mayor:

“Esta vacuna significa mucho para mí porque desde que empezó la pandemia no he salido, no he tenido contacto con mi familia y he dejado de hacer todo lo que hacía por cuidarme.”

Iván Angulo, su hijo y quien permaneció en su auto para cuidar su lugar, también agregó que ante la ausencia de autoridades decidieron crear una forma de organización, entre cada 100 personas nombraron 2 o 3 representantes para vigilar cómo se organizarían.

Filemón, 72 años

Filemón se integró a la fila de automóviles a las 15 horas del sábado. Hasta ese momento la fila recorría alrededor de 7 kilómetros por Anillo Periférico. Él tan sólo tenía 10 minutos de haber arribado. Acudió solo y con hambre, la explicación fue que desde las 5 de la mañana se formó en el punto más cercano a su hogar, el colocado en el Museo del Ejército y la Fuerza Armada. Ahí le dijeron desde las 10 de la mañana que ya no alcanzaría una vacuna.

Después de irse a buscar en tres puntos más, sus rodillas ya no resistían mantenerlo de pie, pues por sus padecimientos de salud el dolor era constante. Filemón, decidió ir al CUUAD donde le informaron podía esperar desde su automóvil.

Este hombre adulto mayor de 72 años, solamente espera recibir su vacuna para poder trabajar en su oficio de zapatero, ya que a lo largo de la pandemia ha sido complicado encontrar algo más, sobre todo cuando le restringieron la entrada a ciertos establecimientos por su edad.

Después de 30 minutos de espera decidió irse a su casa para poder alimentarse y descansar con el deseo de tener más suerte al día siguiente.

Para las y los adultos mayores han resultado confusas las indicaciones de las autoridades, desde pensar que les llamarían para acudir, que habría algún orden alfabético, que entregarían fichas y que, en el caso del Drive Thrusolamente admitirían a dos personas por automóvil. Todas y todos piden que la implementación de la segunda dosis sea más eficiente, sobre todo, que no se les mantenga en espera dadas sus condiciones de población en riesgo.

La Secretaría de Salud Jalisco informó que el Gobierno Federal entregó al estado una cifra total de 276 mil 270 vacunas para la y los adultos mayores. Asimismo, solamente en Guadalajara se tiene registro de 146 mil 389 habitantes de 65 años en adelante, esto contabilizado por el Instituto de Información Estadística y Geográfica (IIEG) en 2019.

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZonaDocs

Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

Quizás también te interese leer