¿Y a mí quién me cuida?

2 mayo, 2021

COVID Persistente

Por Viridiana Hernández García / Covid-19 Persistente México 

Soy maestra, significa que me tocó, como a todos, vivir la “pandemia” de influenza en el 2009, significa que esta vez también creí que dejaríamos de trabajar dos semanas y después volveríamos como si nada a las aulas: estaba equivocada. 

Ha pasado más de un año desde que nos dijeron que el Covid era una gripa, que aunque nos enfermáramos, en dos semanas estaríamos como si nada, quizá por eso cuando en septiembre, perdí el olfato y comenzó a dolerme la garganta, no me preocupé de más. Recuerdo que le hablé a mi jefa y ella misma me aseguró que quienes perdían el olfato no se agravaban y que me mantuviera tranquila y así fue. Sólo que esto mismo no le ocurrió a mi esposo, quien durante tres semanas estuvo al borde de la muerte en casa por el miedo de acudir al hospital y salir con los pies por delante. 

Así que no pude aislarme por completo, entre ir a conseguir medicamentos, rellenar el tanque de oxígeno, comprar comida y seguir con las clases en línea, apenas pude ver por mí, aunque eso sí tomé paracetamol cada ocho horas porque como mi caso era leve no necesitaba más. 

Durante tres semanas “dormí” en el sillón de la sala temiendo subir a la recámara y encontrar a mi marido muerto, gasté mis ahorros, intenté remedios caseros, vaporizaciones con esto y con aquello, comida especial, lo intenté todo y lo logré: mi esposo sobrevivió, no tuve que decirle a mis hijos que se habían quedado sin padre y yo estaba bien, no olía nada y me dolía la garganta aún pero estaba bien. 

Pasaron tres meses, viví las fiestas de diciembre en casa intentando que mis hijos tuvieran una Navidad “normal” a pesar del confinamiento, seguí trabajando y me sentí “recuperada”, mi doctora me dijo que no valía la pena hacerme ya ninguna prueba, que por mis síntomas era seguro que había pasado la enfermedad y que generaría anticuerpos, así que sólo debía cuidarme de una reinfección, aunque ésta en realidad era muy poco probable. 

Nada más lejos de la realidad, el catorce de enero empezaron los síntomas persistentes: diarrea acompañada del malestar estomacal más extraño que he sentido en toda mi vida, así que hice lo que todo mexicano hace cuando se siente mal: auto medicarme. 

Me fue peor y de ahí todo ha ido cuesta abajo: fatiga, adormecimiento del brazo izquierdo que me hizo correr a urgencias creyendo que me daba un infarto, subidas y bajadas de presión inexplicables, baja temperatura, dolores articulares, reflujo, insomnio, estreñimiento, ardor de ojos, sequedad de nariz, obnubilación, niebla mental, taquicardias, neuropatías y el miedo de creer que en cualquier momento me iba a morir. 

No me he muerto, pero mi vida no es ya como era antes: no puedo hacerme cargo de mis hijos porque el mínimo esfuerzo me agota, he tenido que dejar de trabajar como lo hacía antes (así que la vuelta a las aulas no será y no porque yo no quiera), no puedo leer porque mis ojos se secan a tal grado que no soy capaz de llorar, no puedo caminar sin que alguien me sostenga y no quiero quedarme sola porque vivo con el miedo permanente de que algo me ocurra.

Cuando empezó esta locura, mi doctora me dijo, son secuelas y se te van a quitar solas, hoy siete meses después de mi contagio sigo esperando que se quiten solas, me consuela al menos saber que no soy la única, encontré en el grupo de COVID 19 PERSISTENTE MÉXICO COMUNIDAD SOLIDARIA, un espacio para compartir experiencias y sentirme al menos acompañada. De los doctores, bueno, no digo mucho sólo que no me han ayudado, de las instituciones me atrevo a decir que no les interesa ayudarme. 

Vivo al día, intento mantenerme fuerte y conservar el ánimo, a veces me pregunto porque soy persistente si mis síntomas fueron leves, a veces me invaden los hubiera, ¿y si hubiera llevado otro tratamiento?, ¿y si me hubiera aislado por completo?, ¿y si hubiera cuidado más de mí? Pero bueno, ya sabemos que el hubiera no existe y que aún ahora se espera que la mujer sea la que cuide.  

***

Si deseas unirte a esta comunidad puedes hacerlo en:

https://twitter.com/CovidComunidad 

 https://www.facebook.com/groups/2616062782037688/ 

Comparte

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ZonaDocs

Somos un proyecto de periodismo documental y de investigación cuyo epicentro se encuentra en Guadalajara, Jalisco.

Quizás también te interese leer