¿De qué manera la diversidad LGBTTTIQ+ suma a la economía del país?

El Museo Interactivo de Economía (MIDE) realizó una charla acerca de la influencia de la comunidad LGBTTTTIQ+ en el sector económico y laboral; así como de la la lucha por su visibilización en estos sectores; en el panel participaron Silvia Singer (moderadora), Jorge Guevara, Edgar Vielma y María Antonieta Ocampo.

Por Josué Ibarra / @josueibarrasala

En el Censo 2020 realizado por el INEGI se identificó que en el país hay 356 mil 940 hogares conformados por parejas del mismo sexo; esto significa que, por lo menos, se tiene ahora referencia de que hay 713 mil 880 personas pertenecientes a la Comunidad LGBTTTIQ+, lo que representa el 0.56% de la población mexicana.

Los tres primeros estados en tener esta conformación diversas en sus hogares están Estado de México (97 mil 802), Ciudad de México (65 mil 466) y Jalisco (52 mil 884).

Hablando de hijos o personas que comparten hogar con parejas del mismo sexo; en total, existen un milllón 382 mil 076 personas, lo que represente el 1.1% en la población nacional.

Tomando como referencia estos datos, Edgar Vielma, Director General de Estudios Sociodemográficos del INEGI, señaló que hoy no se puede negar el peso económico que tienen y puedes tener los hogares diversos en la economía, pues su presencia en los indicadores sociodemográficos comienza a tener similitudes con la inserción laboral de las mujeres en el campo económico, pues su inclusión tuvo un gran peso en la conformación de las economía nacionales, sobre en el marco de las guerras mundiales.

Para poder hablar de la población LGBTTTIQ+ y su aporte a la economía, Edgar Vielma indicó que los hogares diversos en el país están conformados, en su mayoría, por personas adultas que predominantemente tienen estudios, lo que les da acceso a un buen trabajo en el mundo laboral.

El promedio de escolaridad en estos hogares diversos es de 10 años, lo que está por encima del promedio nacional que oscila en los 9.7. Este promedio es más alto en los hogares diversos de la Ciudad de México (12.4 años), Nuevo León (11.5 años) y Quintana Roo (11 años).

En cuanto a la tasa de participación económica, Edgar Vielma indicó que en estos hogares se alcanza un 72%, 10 puntos por encima de la tasa nacional que es del 62%; por lo tanto, “excluir a esta población sería restar a la capacidad y fuerza laboral de nuestro país, pues los indicadores señalan que se estaría excluyendo a una parte de la población que tiene un mayor nivel educativo”.

“En India donde la conducta homosexual está penalizada y no existe legislación protectora para lesbianas, gay, bisexuales y personas transgénero, se estima que se pierde hasta el 1.7% del Producto Interno Bruto al año debido a la homofobia y la exclusión de LGBTTTIQ+”.

Al final de su participación concluyó que el INEGI para conocer más del tema realizará la Encuesta sobre diversidad sexual y género (Endiseg) en donde visitará 40 mil viviendas en el país, entre agosto y diciembre,con el objetivo de obtener información demográfica como: estado civil, nivel educativo, entre otros, que permitan representar a esta población en las estadísticas nacionales.

Incluir sin discriminar

María Antonieta Ocampo, especialista en temas de diversidad e inclusión y consultora de Adil México -agrupación que promueve la inclusión con respecto a las personas LGBTTTIQ+- comenzó su turno recordando un artículo donde se hacía referencia sobre que pasaría si todas, todos y todes los que integran esta comunidad fuesen un país: “su economía fuera tres veces más grande que la de México, y se viera nivel mundial, la comunidad sería la quinta economía más imrpotante”.

En la actualidad, las industria que más participan en el mercado LGBTTTIQ+- son el turismo, el arte y la moda, las cuales son pioneras dirigiendo el esfuerzo a la comunidad; sin embargo, María Antonieta Ocampo señaló que no debemos de olvidar que las, los y les intergrantees de la comunidad también han vivido discriminación laboral justo por sus identidad de género y sus preferencias sexuales, las cuales señala: “no fueron capaces de denunciar debido a su miedo por no poder demostrar que fueron despedidas por los motivos ya mencionados”.

Respecto a esto, María Antonieta hizo referencia al estudio que realizó el Center for Talent Innovation:

“Este estudio obtuvo indicadores de empresas que implementaron programas de inclusión de la comunidad basados en la innovación, en el cual decía que el 74% de los lideres aseguran que los equipos diversos son más propositivos, pues generan más ideas y soluciones concretas e innovadoras; también nos dice que el 87% de los colaboradores manifiestan sentirse más incluidos y considerados, así como libres para expresar sus emociones. También indicaron que el 48% de las empresas con programas de diversidad e inclusión incrementaron sus cuotas de mercado, pues el 46% de las éstas declararon haber capturado nuevos clientes”.

Por su parte, Jorge Guevara, vicepresidente de comunicación para América Latina de American Express y uno de líderes fundadores de la red de diversidad PRIDE de México, expresó la discriminación hacia la comunidad LGBTTTIQ+ también representa pérdidas económica, tal y como lo han realizado desde la Federación Mexicana de Empresarios LGBT:

“la discriminación hacia el grupo LGBT llega a causar casi 80 mil millones de dólares al año, eso le cuesta la discriminación al país; eso es equivalente según la Federación al producto interno bruto de cinco estados del país, para que nos demos un poco la idea del costo de la discriminación”.

Jorge Guevara también hizo explícita su definidión de diversidad:

“La diversidad sexual es sólo uno de los componentes que nos hacen diversos, pero en realidad cuando dos personas estamos reunidas ya hay diversidad en todo tipo, puede ser en género, en antecedentes, en capacidades cognitivas, también en la forma que aprendemos, en la forma que vemos el mundo o en la forma en la que creamos una realidad”.

Así mismo señaló su opinión sobre el por qué muy pocas organizaciones están teniendo éxito en los temas de inclusión y diversidad:

“Creo que gran parte es porque justamente la inclusión y la diversidad no es lo mismo, y muchas veces vemos que las estrategias se hablan como si fueran sinónimos, la diversidad esta y se da simplemente como dije hace un momento, solo porque dos personas están reunidas, la diferencia es si la vamos a celebrar, si la vamos a reconocer, esto ya existe en las compañías quieran o no, ¿dónde está el trabajo? En la inclusión, y en el tema laboral precisamente, ¿Dónde está la inclusión? En hacer y provocar una experiencia equitativa de colega y empleado en todas las fases de vida dentro de la compañía, desde reclutamiento y la selección, hasta que la persona deja la compañía, voluntaria e involuntariamente, que tenga una experiencia equitativa”.

Para dar conclusión al conversatorio, Silvia Singer del Museo Interactivo de Economía (MIDE) realizó la siguiente pregunta: ¿Qué podemos hacer en nuestros lugares de trabajo para fomentar que pueda haber este tipo de políticas incluyentes?

“Existe una certificación que es Equidad MX promovido por Human Rigth Campaing, nosotros somos socios implementadores de estas encuestas que buscan, justamente, identificar aquellas empresas que tienen buenas prácticas por tener programas de inclusión, aunque la verdad en temas de inclusión coincido con Jorge: nos falta muchísimo” .

En México, de acuerdo a la Priera Encuesta Nacional sobre Homofobia y el Mundo Laboral en México, 35% de las personas de la comunidad LGBTTTIQ+ ha sufrido algún tipo de discriminación en su lugar de trabajo.

Comparte

Josué Ibarra
Estudiante de Estudios Políticos y Gobierno en la Universidad de Guadalajara, predicando el progreso y escribiendo realidades. Caminando con las raíces de mi pueblo y luciéndolas con honor. El periodismo, la democracia, la empatía y la justicia son la estructura del progreso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer