¿Cómo es la representación mediática de lo afro y qué podemos hacer para cambiarla?

Cátedra AMIDI

Por Ana Lucía Mosquera Rosado / @UnescoAmidi

El racismo ha influido significativamente en todos los aspectos de la sociedad, impactando en la manera en la que personas racializadas son concebidas y percibidas, lo que afecta considerablemente su experiencia de vida. El racismo no solo se manifiesta a través de la interacción entre las personas, sino que se encuentra institucionalizado, impactando en espacios como los medios de comunicación y en el proceso de construcción de imágenes y representaciones.

Según Stuart Hall (1997), se entiende como representación al proceso mediante el que se utiliza el lenguaje de los signos y las imágenes para producir sentido. En esa misma línea, hablamos de la representación en medios de comunicación como el proceso mediante el cual los medios de comunicación, y quienes son responsables de acciones de comunicación, construyen imaginarios y les atribuyen sentido.

Estas construcciones no solamente tienen un impacto en lo que se transmite a través de medios tradicionales —como la televisión— o los «nuevos» medios, sino que además contribuyen al establecimiento de una serie de imaginarios sociales que impactan la manera en la que vemos y percibimos a las demás personas o grupos de personas y, por lo tanto, afectan también en la manera en la que nos relacionamos con ellas. Dichos imaginarios penetran en la sociedad y se convierten en parte de la cultura, contribuyendo a reproducir ideas o conjuntos de creencias sobre las personas y, en sociedades altamente impactadas por el racismo, sostienen y contribuyen a mantener una jerarquía que normaliza la discriminación.

Las personas afro en los medios: invisibles, estereotipadas y material para el humor

Es importante reconocer e identificar de qué hablamos cuando nos referimos a la representación mediática de «lo afro» y cómo se construyen estas representaciones que, comúnmente, están relacionadas a tres aristas importantes:

  • Invisibilidad. Existen muy pocas personas afrodescendientes en los medios de comunicación, ya sea que hablemos de países con una presencia significativa de población afrodescendiente o de países en los que esta población es minoritaria. La población afrodescendiente se encuentra subrepresentada en los medios de comunicación. Por ejemplo: a pesar de los avances en los últimos años, aún es muy poco común ver a personas afroperuanas en medios y en la industria publicitaria.

  • Aparición de estereotipos comúnmente asociados. En su mayoría negativos, que se reproducen de manera frecuente al referirse a estos grupos o al incluirles en algunos espacios en los medios de comunicación. Estos estereotipos funcionan como los operadores del racismo ya que validan esta ideología y las construcciones que resultan a partir de ella.

  • Sobrerrepresentación en programas humorísticos o de comedia. Si en el primer punto nos referíamos a la ausencia de muchos espacios en medios de comunicación, aquí podemos ampliar este punto e indicar que la aparición de la población afrodescendiente en medios de comunicación está casi siempre relacionada a la comicidad y a la colocación de los cuerpos negros como un medio para el entretenimiento

La construcción mediática de lo afro apela comúnmente a la caricaturización a partir de la exageración de rasgos físicos y estereotipos socialmente validados para brindarle a la caracterización un sentido de legitimidad.

En este punto me quiero detener para explicar qué pasa con el uso de blackface, una técnica que fue muy utilizada en el siglo XIX por parte de la industria artística estadounidense para «representar» a la población afroamericana y que consistía en pintarse la cara, cuello y espacios visibles con pintura de color negro, acentuando los labios en color rojo o blanco. A esto se le añadió una actuación que ridiculizaba a la población afroamericana y que generó la figura del minstrel.

La cosificación y mercantilización de las características físicas de la población afroperuana es significativamente dañina por múltiples razones, sobre todo si esta desconoce que, históricamente, son estas mismas características las que han sido utilizadas para justificar ideologías racistas y sistemas de dominación y opresión que afectan a las personas afrodescendientes. En ese sentido, esta construcción es problemática porque construye un imaginario limitado solamente a la visibilización de características negativas y que fue (y sigue siendo) utilizado para justificar la supuesta inferioridad de la población afrodescendiente en el mundo.

Como menciona Matthew W. Hugey: «los medios de comunicación ejercen una gran influencia en la promulgación y protección del racismo de facto a través de la combinación estampada de la normatividad blanca y los estereotipos antinegros».

Promover la diversidad, una responsabilidad para profesionales de la comunicación

Habiendo dicho esto, es importante preguntarnos quién crea las imágenes y cómo se genera este proceso de atribuir sentido. Esto nos ayudará a entender la responsabilidad que tienen las personas que trabajan en comunicaciones y en medios de comunicación para lograr una representación libre de estereotipos, y real, de las diversidades.

Es responsabilidad de las y los comunicadores promover contenidos diversos y promover la valoración positiva de la diversidad cultural como algo que nos potencia, que nos transforma y que, además, nos ayuda a desarrollarnos. En este caso, los comunicadores podemos, a través de lo que generamos, de lo que producimos y de las ideas que intentamos impulsar, promover esta diversidad y mejorar las imágenes de la población afrodescendiente.

Es importante que todas las personas entiendan que esto no solo se trata de producir televisión o spots publicitarios, sino que nos incumbe a todas las especialidades de comunicación trabajar los temas de diversidad, conocer e informarnos un poco más y ver cómo podemos hacer para evitar reforzar los estereotipos que existen.

Por ello, es necesario discutir sobre la importancia de la representación y el proceso de construcción de las imágenes sobre lo afrodescendiente desde los medios de comunicación y la industria publicitaria. Así podremos reflexionar acerca de los sesgos inconscientes y el racismo interiorizado operan en estos procesos. Esto debe invitarnos no solo a tener procesos de revisión y reflexión sobre los contenidos que se emiten en medios de comunicación, sino también debe motivarnos a generar espacios de discusión y (des)aprendizaje sobre estos temas en las salas de redacción, los sets de televisión y las agencias publicitarias y de relaciones públicas.

Para seguir aprendiendo

Ana Lucía Mosquera Rosado (Twitter: @AMosqueraRosado | Instagram: @analuciamosquera). Comunicadora, profesora universitaria, activista e investigadora especializada en temas de diversidad, interculturalidad, género y no discriminación. Master en estudios de Latinoamérica y el Caribe, y en Artes Liberales por la Universidad del Sur de la Florida.

Comparte

Catedra UNESCOAMIDI
Espacio para la investigación, formación, experimentación y divulgación sobre alfabetización mediática informacional y diálogo intercultural.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Quizás también te interese leer